HistoriasProtagonistas

El cazatalentos que reta a las empresas mexicanas

El director general de Hays, firma británica especializada en la búsqueda de talento, no solo se ha retado a sí mismo, sino también a los corporativos con los que trabaja y les dice que no sólo basta el perfil académico o la trayectoria profesional de un alto ejecutivo, sino su pasión.

23-01-2017, 7:09:10 AM

“Ya no aportas más valor a la empresa”, le dijo la compañía que había empleado a Gerardo Kanahuati por 6 años.  En 2011, el actual director de una de las empresas más importantes de reclutamiento y selección de personal fue despedido del trabajo que, en ese momento, consideraba ideal. Este panorama no hubiera resultado favorable para nadie.

Sin embargo, el ejecutivo mexicano encontraría, ese mismo año, la oportunidad laboral en el corporativo que dirige en este momento. “Tienes que ponerte en una situación difícil y retarte para realmente desarrollarte”, dice en entrevista Gerardo Kanahuati, director general de Hays México.

El encargado de la firma de selección de personal británica no solo se ha retado a sí mismo, sino también a los corporativos con los que trabaja la empresa con presencia mundial en 33 países. Kanahuati cree que no sólo basta el perfil académico o la trayectoria profesional de un alto ejecutivo.

“Mi trabajo es explicar y transmitir que es más importante tener a alguien que sienta pasión por su trabajo, aunque no satisfaga totalmente la parte técnica”, dice el hombre que reta a las empresas mexicanas a cambiar su visión corporativa y crecer en los negocios.

México vive una crisis de talento laboral. La pelea por atraer y retener a los mejores perfiles ha creado una presión salarial que alcanza un promedio de 25 por ciento, lo que no resulta la mejor noticia para industrias especializadas como la energética, automotriz, telecomunicaciones y aeronáutica, de acuerdo con los datos que expone el índice Global de Habilidades 2016, elaborado por Hays.

Gerardo Kanahuati quiere aportar su visión profesional para reducir la crisis de talento y generar oportunidades trabajo frente a un panorama económico que no parece nada halagador en 2017. Te contamos la historia de este cazatalentos.

Lección de talento

Desde su nacimiento hasta su muerte, uno de los tíos más admirados por Gerardo Kanahuati fue un apasionado de la construcción. A pesar de no haber concluido la carrera de Arquitectura o haber cursado la licenciatura en Ingeniería Civil, el familiar del director general de Hays no frenó su sueño de edificar.

El tío de Kanahuati pidió recursos entre sus conocidos y construyó dos edificios en la Ciudad de México.

“Persigue tu pasión”, le dijo aquél tío al ejecutivo de origen libanés, quien cree que “si no te hace vibrar y te apasiona lo que estás haciendo, haz otra cosa y tendrás éxito.”

Gerardo también ambicionaba en su niñez convertirse en ingeniero para enfocarse en la construcción de edificios, centros comerciales y grandes obras. “Siempre me llamó la atención, pero le tenía aberración a las matemáticas, ya que tuve malas experiencias y dije: voy a estudiar cualquier cosa que no tenga que ver con cuestiones numéricas.”

Así fue como Kanahuati decidió estudiar Publicidad y vivió gratas experiencias durante los 3 años de estudio. Sin embargo, el mexicano aceptó que la carrera universitaria no llenaba sus expectativas profesionales y “moriría de hambre” si se dedicaba a esta rama creativa.

Una maestría en el Tecnológico de Monterrey le mostró que su camino era el de los negocios, y tomó una oportunidad laboral en una compañía de telecomunicaciones en el área de Marketing cuando apenas tenía 22 años y, de forma posterior, ingresó en el área de Finanzas.

Al final, el actual director de Hays tomó la decisión de buscar oportunidades laborales en la bolsa de trabajo de la universidad, en donde llegó una propuesta que parecía equivocada: la oferta era como asesor financiero, como consultor de inversión.

“Yo tenía las credenciales para ese puesto, ya que apenas me estaba certificando, y tampoco tenía el interés en el puesto”, recuerda el ejecutivo.

La bolsa de trabajo aceptó que había cometido un error y mandó una nueva propuesta que se relacionaba con un empleo en el área de ventas, una oportunidad que le agradaba más al joven egresado  de Publicidad.

Sin embargo, unos días después de haber visto la nueva vacante, la empresa interesada en contratarlo como asesor financiero le llamó por teléfono para insistirle en que aceptara entrar en la fase de selección para el puesto. Gerardo decidió aventurarse ante la insistencia de la firma que lo buscaba.

Michael Page era la empresa que lo invitaba a integrarse a sus filas, la cual se dedica al reclutamiento y selección de perfiles laborales. La falta de experiencia en el área no fue impedimento para que el joven ingresara al corporativo y a sus 28 años tomó la aventura laboral que marcaría su vida, ya que le daría la experiencia  para que, 6 años después, fuera invitado para laborar con Hays.

“Durante los primeros seis meses, yo no sabía lo que estaba haciendo y alguien me dijo: ‘la experiencia te hará saber que lo realizado por ti está bien hecho y tendrás la certidumbre’”, recuerda Kanahuati.

En julio de 2011, Gerardo Kanahuati se despidió de Michael Page y se integró a la operación de Hays México, como un apoyo para el director general que provenía de una operación en el extranjero.

El encargo que tenía Gerardo era mejorar a las empresas para la que trabaja Hays y lograr que las personas que fueran contratadas tuvieran un desarrollo pleno.

Un año después de su ingreso a la firma británica de reclutamiento y selección de personal, el joven ejecutivo ya era el director general de Hays México. La verdadera vocación de Gerardo Kanahuatia había sido descubierta: un cazatalentos laborales.

México y sus oportunidades

El abuelo de Gerardo llegó proveniente de Siria en el siglo XX. El inmigrante sirio era un abogado que, al llegar a México, tan solo hablaba árabe y francés, pero que decidió dejar todo y cambiarlo por la venta de telas en la capital del país.

La enseñanza por obtenida por Kanahuati era que su abuelo no vendía lo que la gente quería, sino lo que necesitaba, ejercicio que le apasionaba y no desmeritaba sus objetivos de vida.

“Porque pueda, no quiere decir que deba”, se repite Gerardo Kanahuati.

El fundador de Hays era un contador que se aburrió de la labor que desempeñaba, por lo que decidió cambiar el rumbo de su vida, recuerda el directivo mexicano.

En 2010, Hays inició sus operaciones en México y su especialización se ha dado en 6 áreas de especialización profesional: Contabilidad y Finanzas; Ingeniería, Mercadotecnia y Comercial, Recursos Humanos, Life Sciences y Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones.

Gerardo Kanahuati tiene una misión desde que se volvió director de la compañía en el país: retar a las empresas.

El objetivo es acercarse a las medianas empresas, las cuales tienen el potencial de crecer para consolidarse en sus respectivos mercados.

A Kanahuati le gusta romper los paradigmas que existen en las propias empresas en donde trabaja, así como en las firmas que contratan a Hays para encontrar el mejor talento disponible en México.

“Tocamos la vida de las personas y el futuro de las empresas”, dice.

El año pasado, Hays facturó más 800 millones de libras y México puede convertirse en una operación trascendente para el grupo.

“Somos una operación estratégica para el negocio, pero todavía no somos una operación clave”, dice Kanahuati.

México se encuentra en la región de las Américas, la cual se integra por 7 países, entre los que se encuentran regiones como Canadá o Estados Unidos. Hays tiene en la mira la región para crecer su operación y trabajar con los grandes corporativos.

“México puede ser una operación tan grande e importante como la de Francia”, dice Gerardo.

El país cuenta con una calificación de 5.6 dentro de un rango que va de 0 a 10, en donde rebasar el 5 representa estar fuera del equilibrio laboral necesario para un desarrollo pleno del mercado nacional

“Entender los intereses de los individuos y ser empáticos es lo que nos ayuda a prosperar en los negocios”, dice el ejecutivo mexicano.

Un nuevo orden

El pasado 9 de noviembre, Donald Trump fue electo presidente de Estados Unidos. A partir de ese momento, la incertidumbre mundial se ha hecho presente y amenaza a México por la amenaza que se cierne para las empresas que elija a México para establecer sus operaciones, como lo ha dicho el republicano.

Las empresas en la búsqueda de talento también comparten la incertidumbre. “Estamos viviendo un momento clave, porque no sabemos lo que va a pasar”, explica Gerardo.

El mercado estadounidense es muy escaso de talento y el trabajo de Hays es arrojar luz sobre la necesidad de generar talento desde México, advierte el ejecutivo.

Por ahora, Gerardo Kanahuati anima a los jóvenes a no temer al fracaso, ya que es parte de la experiencia. “El potencial que tiene México es extraordinario y mi trabajo es hacerle entender al mercado esa visión.”

Relacionadas

Comentarios