HistoriasNegocios

Carlos Slim: el millonario que hace cuentas a mano y ama las crisis

El empresario construyó uno de los emporios más grandes del mundo con base en los conocimientos que le heredó su padre y las experiencias junto a su esposa. Esta es su historia.

18-05-2017, 5:48:45 AM

Nota del Editor: Con este texto inauguramos nuestra sección Historias de Alto Nivel. Espérala los martes y jueves.

Carlos Slim se enfrentó a uno de los momentos más dolorosos de su vida en 1999, cuando murió la mujer con la que construyó un imperio. Soumaya Domit, su esposa desde 1966, falleció debido a una insuficiencia renal y fue despedida con claveles, flores escogidas por simbolizar el orgullo y la belleza. El legado de 33 años juntos es de 6 hijos, 18 nietos, empresas valuadas en millones de dólares y uno de los museos más importantes de México: el Soumaya, que cuenta con dos recintos (Plaza Loreto y Plaza Carso).

Sobre su familia, Carlos Slim declaró en una entrevista a la revista Quién que no se volvería a casar: “la familia que tengo es a todo dar, ¿para qué la voy a descomponer haciendo otra?”. Y es que casi todo de lo que ha llegado a ser, asegura, se lo debe a su círculo cercano.

Carlos Slim Helú, quien nació el 28 de enero de 1940, aprendió de su padre los cimientos de una carrera empresarial. Julián Slim Haddad, un comerciante que emigró del Líbano a México, le enseñó a administrar desde temprana edad. Tenía libretas de ahorros, las cuales algunas conserva todavía. A los 12 años, abrió su primera cuenta de banco, y a la fecha, sigue haciendo las cuentas a mano.

Se graduó como ingeniero civil en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1961. Inversora Bursátil, su primera empresa y el antecedente directo de Grupo Carso, fue creada en 1965. Emprendió en los sectores inmobiliarios, de construcción y otros más hasta 1980.

El amante de las crisis

En momentos de crisis, como la petrolera de 1982, Carlos Slim siempre ha visto oportunidades. Ese año adquirió diversas empresas como la compañía Minera Frisco, Seguros de México (ahora Inbursa) y Cigatam, que actualmente es Philip Morris México, de la que ya no es socio activo. Posteriormente, en 1990, ganó la licitación para comprar Teléfonos de México (Telmex), que cotiza en la bolsa de valores de Nueva York desde 2008.

Después de que Donald Trump tomará protesta como presidente de Estados Unidos y ante la serie de ataques contra México, Slim dijo que se viera el momento como una etapa para crecer: “La mejor barda son las inversiones y las oportunidades de empleo en México. La gente se va porque no encuentra oportunidades para trabajar. Hay que generar esas oportunidades de empleo”.

Carlos Slim es una de las figuras de mayor peso en el mercado de las telecomunicaciones al ser también propietario de América Móvil, la cuarta operadora a nivel mundial, que fue pionera del sistema de prepago en la telefonía celular.

Sin embargo, la diversificación es la clave del crecimiento del Grupo Carso que tienen presencia hasta en The New York Times, donde Carlos Slim cuenta con el 7% de las acciones. Eso se debe a su mentalidad plural como él mismo afirma en Slim: Biografía política del mexicano más rico del mundo de Diego Enrique Osorno: “Yo no soy univocacional: no tengo una mentalidad uniforme”.

El Grupo Carso (inspirado en las iniciales de él y su esposa) cuenta con tres divisiones: industrial (Condumex), Comercial (Sanborns) e infraestructura y construcción. Es así que ha logrado estar entre los cinco hombres más ricos del mundo durante más de una década.

Algo que pocos saben es que el empresario estuvo a punto de morir en tres ocasiones por problemas cardiovasculares, sin embargo, como reza la frase de su decálogo “El optimismo firme y paciente siempre rinde frutos”, salió avante y se enfocó en labores filantrópicas sin hacer a un lado los negocios.

La Fundación Slim cuenta con 12 ejes de acción: educación, salud, empleo, desarrollo económico, migrantes, seguridad vial, deporte, medio ambiente, justicia, cultura, desarrollo humano y ayuda humanitaria. Carlos Slim también ideó la Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México, que ha revitalizado la zona, y proyectos de rescate ecológico como la Ciudad Jardín Bicentenario en el marginado municipio mexiquense de Nezahualcóyotl, el cual se construyó sobre el Bordo de Xochiaca, donde, además de un centro comercial, hay dos universidades.

En una entrevista con Eric Schmidt, Presidente y CEO de Google, Carlos Slim habló acerca de la importancia de la educación para los jóvenes y la creación de oportunidades laborales con los programas sociales que impulsa a través de la Fundación que lleva su primer apellido.

Un ejemplo de lo que afirma es Impulsora del Desarrollo y el Empleo en América Latina (IDEAL), “orientada a la creación y desarrollo de infraestructura física y capital humano”. Es así que uno de los componentes del Decálogo que creó para su saga empresarial es la base de su altruismo: “La creatividad empresarial no sólo es aplicable a los negocios, sino también a la solución de muchos de los problemas de nuestros países”.

Carlos Slim ha sido reconocido como Empresario del Año varias veces y, en 2009, recibió la Medalla del Presidente de la Universidad George Washington. A pesar de poseer una fortuna que ha sido valuada hasta en 63,500 millones de dólares, el empresario, en una carta que escribió a los jóvenes hace un par de décadas, aseguró que el éxito “no es una opinión exterior, es un estado interior. Es la armonía del alma y de sus emociones, que necesita del amor, la familia, la amistad, la autenticidad y la integridad”.

Sophia Loren, a quien Slim le organizó un homenaje cuando la actriz cumplió 80 años, tiene esta frase para definir el empresario: “Es un gran amigo. No se parece a nadie, es único”.

Relacionadas

Comentarios