Estilo de VidaHistorias

Bugatti Veyron Fbg Hermès: Elegancia y distinción en un auto de lujo

Un ejemplar que conjuga velocidad, diseño y lo más refinado de manufactura en cuero.

03-03-2009, 5:00:00 PM
Bugatti Veyron Fbg Hermès: Elegancia y distinción en un auto de lujo
Estilo Hoy

El flamante automóvil denota la antigua y ferrea amistad entre dos grandes casas: Bugatti y Hermès, una de la mano de un hombre que fabricaba autos, pero vivía para los caballos;  y la otra, del confeccionador  de sillas de montar,  que amaba la velocidad.


En la última versión del Motor Show de Ginebra, celebrada el año recién pasado, fue la ocasión que aprovecharon Bugatti y Hermès, firmas unidas a través del tiempo, para presentar el nuevo fruto de su trabajo conjunto luego de décadas. Se trata del Bugatti Veyron Fbg para Hermès, un ejemplar que conjuga velocidad, diseño y lo más refinado de manufactura en cuero. El diseñador italiano Gabriele Pezzini fue el encargado de hermanar ambos estilos, en un modelo que ya es leyenda.
 
Todo para realzar la personalidad del sport coupe, con motor de avanzada tecnología, más 16 cilindros y 1001 caballos de fuerza, logrando alcanzar los 100 km/h en sólo 2.5 segundos y una velocidad límite de 407 Km/h. Asimismo, cuenta con un sistema de frenos revolucionario y un poder de desaceleración sin precedentes. En éste influyen los alerones traseros, que en velocidades superiores a 200 Km/h se posicionan en un ángulo de 113 grados, en menos de 0.4 segundos. Los frenos de emergencia, en tanto, se activan a los 400Km/h, facilitando la detención del vehículo en solo 10 segundos.
 
Placer, confort, amor por la velocidad, cuero y detalles finos. Todos estos atributos fueron rescatados por Pezzini, quien fue invitado por la dirección de arte de Hermès, al momento de repensar un modelo que reflejara el espíritu de ambas casas. Meta lograda con creces, porque basta ver sus líneas aerodinámicas y minimalistas, semejantes a las del Bugatti Type 35 de 192 -el más famoso de todos los tiempos-, su motor de última generación y las terminaciones de las butacas de piel de becerro. Esto, sumado al revestimiento del cockoit o el interior de las puertas.


Lo mismo con las manillas, que evocan las de maletas y bolsos de viaje de la casa francesa, con un exclusivo compartimento en la guantera, diseñado para disponer pequeños accesorios útiles y una cartera. La letra “H” abunda en este excepcional modelo, cuyo valor asciende a 1.5 millones de euros.
 

Relacionadas

Comentarios