HistoriasProtagonistas

Bruno Bichir: el actor que quiere poner en orden a la CDMX

Es actor, productor y creador artístico, y ahora busca por primera vez un espacio temporal en la política para darle un toque cultural y de izquierda a la nueva Constitución de la Ciudad de México.

26-05-2016, 7:40:03 PM
Bruno Bichir: el actor que quiere poner en orden a la CDMX
Darinka Rodríguez

Pasar del set de grabación al escenario político de la Ciudad de México es posible y así lo demuestra Bruno Bichir, el hermano menor de una familia de actores de descendencia libanés con amplia trayectoria en los escenarios de México.

Y aunque señala que no es experto en leyes, dice tener la sensibilidad suficiente como para redactar la carta magna de la Ciudad de México gracias a la enseñanza de su padre.

“No he estado nunca de la política, incluso desde niño mi padre siempre ha sido activista, siempre ha estado en la lucha social. A mis hermanos y a mí nos tocó nacer en ese entorno y por ese motivo la política no nos es ajena”, dice en entrevista.

Sin embargo, Bichir sabe que el principal papel a desempeñar en la Asamblea Constituyente no es ficción, y menciona que uno de sus principales objetivos es aportar elementos a la cultura de la Ciudad de México. Esto es lo que platicamos en Alto Nivel con el candidato por Movimiento de Regeneración Nacional (Morena). 

¿Cuál es tu experiencia para escribir una Constitución? 

Obviamente no la tengo, pero vamos por partes: estamos inmersos en un país donde en primer lugar las leyes no se respetan, eso es un problema. Las personas que aparentemente están preparadas no han dado muy buenos resultados, e incluso quienes vienen de otras instituciones educativas fuera del país tampoco.

No tengo ninguna preparación. El único de nuestra estirpe, de nuestro clan o gremio que está incluido en esta lista por Morena que somos Héctor Bonilla, Damián Alcázar y tu ‘servilleta’. Bonilla está absolutamente preparado, egresado de la UNAM en Ciencias Políticas.

No me lavo las manos por ahí, sino que es un error de concepción, de mala información a la cual estamos permeados en la sociedad. Yo quisiera saber si hay alguien que está de acuerdo con lo que está pasando en el país y yo creo que nadie. Si hay alguien que esté de acuerdo es muy extraño.

Soy una persona que ha sido congruente con lo que hace, con lo que ha vivido y con lo que cree, y tengo conocimiento del mundo, de las letras, de mi ciudad y de los problemas que tiene la ciudad y el país. Estoy al tanto de las cosas, me gusta investigar y si no supiera yo de leyes, hay muchas personas que podrán asesorarme para que las leyes sean bien redactadas.

 No se trata de que una sola persona vaya a salvar a la ciudad o hacer una constitución a prueba de balas; todos los que estamos ahí y confío, así de ingenuo puedo ser cuando hablo desde la trinchera de la izquierda, en que todos los partidos harán también su labor.

¿Cuáles son los temas que más urgen?

No tengo uno más urgentes que todos: desigualdad, contaminación, la recolección de basura, usos de suelo, la recaudación de impuestos, el agua, el transporte, educación, salud, seguridad, deporte, cultura… todo necesita algo.

Es una ciudad que está desequilibrada, sin decir que está fatal  porque para fortuna de todos nosotros es el centro del país y funciona mejor que muchos lugares del país, pero es una ciudad muy caótica con más de veinte millones de habitantes; es una ciudad muy chiquita y muy grandota al mismo tiempo que muy explotada y dejada a su suerte durante muchos años.

Yo no soy político ni me interesa la política en ese sentido, me interesa aportar lo que yo pueda aportar desde mi trinchera como creador, como ser sensible y preocupado por el bienestar común de los de abajo, los de en medio, los de arriba y todos.

Yo estoy angustiado. Si no sirvo, renuncio y punto. Yo no voy a cobrar por esto y no me interesa convencer a nadie: esto está atomizado y muchas personas están muy distraídas por cosas superfluas por lo que no hay oportunidad de convencer. 

Si nos ponemos inteligentes y a trabajar nos va a tomar cincuenta años. Esto está horrible y si no hacemos nada se nos van a reventar las coladeras llenas de porquería y nos va a reventar el narcotráfico y la pobreza. 

¿Cuál es tu carta fuerte?

Pretendo concentrarme en lo que a mí me compete que es la cultura. Necesitamos una ley de cultura mucho más vanguardista e incluyente que permita la independencia; es un país que descansa y que se alegra de su independencia y no hay independencia en el día a día.

Los creadores, y muy concretamente quienes se dedican a las artes escénicas y sobre todo los independientes tienen muchos problemas para desarrollar sus artes, que tienen que ver en su mayor porcentaje en aportar a la comunidad, aportar inteligencia, sensibilidad, un tejido social que ya no existe y que cuesta mucho trabajo hilvanar.

A eso voy ahora, a que no existe una ley y llevamos quince años tratando de que los espacios independientes puedan funcionar sin mayores sobresaltos en una ciudad tan compleja y con tanta diversidad, esto es muy complejo porque la ley no lo permite.

¿Por qué postularse por Morena?

Morena me convocó; nadie más se acercó a mí y si alguien más lo hubiera hecho lo hubiera pensado más aunque es probable que no hubiera aceptado ir por un partido de derechas, lo que me sorprende es que los partidos de derecha prometen abanderamientos propios de la izquierda.

Morena y las personas que la confirman tienen mi confianza y son afines siendo su ideología más cercana a lo que yo pienso, pero no me interesa quedar bien con ellos y no me interesa escalar a ningún lado. Tengo mucho trabajo, mucho trabajo en mi profesión y por fortuna no necesito este cargo para vivir o para cumplir mis objetivos.

Creo que puedo ayudar así a la comunidad y que puedo aportar mucho más allá de mi terreno que es la cultura. Va a costar mucho trabajo y como decía José Saramago “convencer a alguien es una especie de violación”.

¿Qué te gustaría cambiar?

Yo refundaría la ciudad y no se puede cambiar todo, pero hay muchas cosas que se pueden hacer, por ejemplo, el transporte público que no funciona en una ciudad como esta. Para arreglar eso también tenemos que arreglar la equidad económica de los habitantes. 

Tenemos muchos pobres y muy pocos muy ricos, hay mucha corrupción y muchas entretelas y yo no sé si yo o incluso si todos hacemos una buena constitución baste para arreglar.

Hoy la Constitución del país se viola todos los días, así que ojalá se pueda hacer algo por la Ciudad de México. 

Relacionadas

Comentarios