El MundoHistorias

‘Bienvenidos al infierno’: Así se vivió el triunfo de Trump

En Washington, sede de la Casa Blanca, las calles quedaron en silencio; hubo lágrimas y tristeza entre los jóvenes; en contraste con la euforia de los seguidores del republicano, que celebraron en el Trump International Hotel.

09-11-2016, 10:14:20 AM
‘Bienvenidos al infierno’: Así se vivió el triunfo de Trump
Santiago Betancourt/Enviado

WASHINGTON.- Fumaron marihuana, se colgaron de los árboles y gritaron “Fuck Donald Trump”. Levantaron pancartas de “Welcome to Hell” y “Stand Up to Racisim” en la reja de la Casa Blanca. Los universitarios de Washington se mezclaron en un revoltijo de seguidores de Hillary Clinton y Donald Trump. En principio, la reunión era para celebrar que por primera vez una mujer ocuparía la Oficina Oval, pero el festejo nunca llegó.

Alrededor de la una de la mañana, la Associated Press dejó a Donald Trump a sólo 4 votos electorales de la presidencia, y fue en ese momento cuando empezaron las lágrimas entre los jóvenes reunidos en la Plaza Lafayette.

La capital quedó atónita ante el resultado.

Cuando llegó la noticia de que los Republicanos mantendrían su control en el Senado y la Cámara de Representantes, dos amigas se vieron a los ojos y se dieron un abrazo.

A unas cuadras de esta protesta, los seguidores de Donald Trump se reunían afuera del Trump International Hotel inaugurado a mitad de la campaña. Ya no había acceso, los bares y restaurantes del complejo estaban saturados.

“La gente que lo ha estado criticando y diciendo que es un misógino, es el mismo grupo de gente que cuando Beyoncé está en el escenario moviendo sus nalgas en el escenario, o Milery Cyrus twerkeando, solamente aplauden”, decía un grupo de mujeres reunidas afuera del hotel. “Y este hombre [Donald Trump] dijo algo, en una conversación privada, y sólo lo difaman… no es coherente”,

Con sus gorras de Make America Great Again los votantes de Trump criticaban el rol de los medios en esta elección. “Los medios inventaron las encuestas, deberíamos empezar a cobrarles impuestos”, decían, mientras comenzaban a discutir con un periodista de la televisión británica.

Afuera del Trump Hotel criticaron el rol de los medios tradicionales, les dijeron vendidos y mentirosos, “son aliados de Hillary Clinton”, agregaron. Pero cuando llegó ABC, una de las cadenas de televisión más grandes de Estados Unidos, le dieron una entrevista muy emocionados. “Qué bien que me rasuré”, gritó uno cuando estaban por salir al aire.

Adentro de la Organización de Estados Americanos se vivió un fuerte nerviosismo. Reunidos en el Salón de las Américas, escoltados por las banderas de los estados miembros, diplomáticos, asesores políticos, ciudadanos e inmigrantes no podían creer lo que pasaba frente a sus ojos.

Aplaudían cuando Hillary Clinton ganaba un estado. Volteaban los ojos al celular cuando Trump ganaba otro, buscando otras fuentes, confirmando la información, calculando qué podía ganar la Demócrata para repuntar.

Se comunicaban con amigos y familiares tratando de encontrarle pies y cabeza a los resultados, a la elección, a la relación de Estados Unidos con América Latina. A las 11:30 de la noche evacuaron el edificio, “no podremos conocer el escenario esta noche”, declaró el maestro de ceremonias cuando solicitó abandonar las instalaciones.

Washington DC, en silencio.

“Perdón por tenerlos esperando, es un negocio complicado, complicado”, dijo Trump a sus seguidores a las tres de la mañana cuando salió a dar su discurso de triunfo. Pero a esa hora, el exembajador de México en EU, Arturo Sarukhan, lo definía de la mejor forma.

El silencio se rompía cuando la gente pasaba por el hotel para insultar al nuevo presidente electo. “Fuck you”, gritó un ciclista que no se detuvo frente a la entrada del hotel.

En la madrugada, los estudiantes regresaron a sus dormitorios cabizbajos, desolados, sin palabras. En la esquina de Pennsylvania Avenue y la Avenida 15, una pancarta que decía “El lugar de las mujeres es en el Senado, en la Cámara de Representantes y en la Oficina Oval” yacía en el suelo.

Relacionadas

Comentarios