Estilo de VidaHistorias

Beijing, descubriendo una ciudad extravagante

Los templos de la capital china reflejan la cosmología de un pueblo famoso por la profundidad de sus ideas.

15-01-2009, 5:00:00 PM
Beijing, descubriendo una ciudad extravagante
Estilo Hoy

Los recintos budistas, confucionistas y tibetanos son una buena forma de iniciarse en las costumbres, mitos y esperanzas del pueblo chino. El Templo del Cielo es el principal de Beijing y del resto del país. El recorrido por este espacio sagrado descubre una serie de templos y puertas que se van revelando poco a poco, conforme se camina hasta el centro del complejo.


Primero se levanta ante el visitante una plataforma circular, abierta y sin columnas, que representa el centro del universo (Yuanqiutan). El camino continúa hacia un pequeño templo llamado Bóveda Imperial del Cielo (Huangqiongyu). El recorrido prosigue hasta el templo principal, el Salón de las Oraciones para las Buenas Cosechas (Qiniandian).


Camino de paz
Otro de los templos importantes es el Yonghe o Lamaísta, uno de los templos tibetanos más populares en Beijing para orar. En el interior del templo hay un conjunto muy apretado de pagodas que compiten por la atención de los creyentes; cada una resguarda imágenes de distintas encarnaciones de Buda. Una de las más grandes es la del Buda Maitreya, con 18 metros de altura, que se ubica en el Pabellón de las Diez Mil Felicidades y fue hecho con una sola pieza de madera de sándalo.


La arquitectura de estas pagodas no corresponde completamente a la tibetana, pues también tienen características de la dinastía Han china. Las vigas que soportan los pesados techos están decoradas con pinturas de tonos vibrantes que a veces no resultan armónicos para el ojo occidental. En los templos, los fieles hacen procesión a lo largo de las interminables imágenes budistas, y por momentos uno olvida que en el exterior la vida de la población china del siglo XXI gira en torno al comercio mundial.


Las enseñanzas de Confucio
A sólo un par de cuadras del Templo Lamaísta se localiza el Templo de Confucio, donde millones de chinos siguen las enseñanzas del gran filósofo. De hecho, el confucianismo es una de las tres religiones más importantes en China, junto con el budismo y el taoísmo. A la entrada del templo, una solemne estatua de este pensador es acompañada por enormes lozas con los nombres tallados en caracteres chinos de 51 mil 624 grandes maestros de las dinastías Yuan (1271-1368), Ming (1368-1644) y Chin (1644-1911). El contraste es grande si se le compara con el Templo Lamaísta, sobre todo por la cantidad de gente, pues a este templo llegan pocos visitantes.


Sin embargo, la soledad y sus 22 mil metros cuadrados de extensión lo hacen un remanso de paz entre el ajetreo de la gran ciudad. Deambular por las antiguas pagodas invita a la reflexión, y la sencillez de su arquitectura refleja, en cierto modo, algo de las enseñanzas del gran maestro. Al fondo se encuentra la gran pagoda de Cheng, que fue construida en 1302 y desde entonces las dinastías Yuan, Ming y Chin han venerado a Confucio en este sitio.


Los templos de Beijing permiten conocer pasado y presente de la cultura china. Lo que no sabemos es cuánto tiempo más durará intacta, pues los acelerados cambios que experimenta el país son tan fuertes que tal vez, dentro de algunas décadas, sus templos sean simplemente vestigios de tiempos idos, pero sin el encanto que otorgan las tradiciones vivas.


Hoteles


CROWNE PLAZA BEIJING
www.crowneplaza.com


HOLIDAY INN BEIJING DOWNTOWN
www.holiday-inn.com/espanol


RAFFLES BEIJING HOTEL
http://beijing.raffles.com/


THE PENINSULA HOTEL BEIJING
http://beijing.peninsula.com


GRAND HYATT BEIJING
www.beijing.grand.hyatt.com


 

Relacionadas

Comentarios