Estilo de VidaHistorias

Bauhaus, legado que no muere

Conoce esta escuela que impuso la idea del funcionalismo y de la colaboración del artista en los nuevos procesos industrializados.

13-09-2009, 5:00:00 PM
Bauhaus, legado que no muere
Estilo Hoy

Antes de Bauhaus no existían ni el diseño gráfico ni la arquitectura como profesiones formales. Así de radical es el pensamiento de muchos respecto a la importancia de esta escuela de diseño, arte y arquitectura fundada en 1919 por Walter Gropius en Weimar (Alemania) y cerrada por autoridades prusianas en 1933.

Surgió en un contexto político y económico que le permitió florecer y esparcir sus postulados rápidamente.

Por una parte, el mundo se industrializaba y urbanizaba; la nueva escuela quería hacer que el arte participara en el desarrollo de una sociedad y un hombre nuevo. Por otra, Alemania vivía un intento de periodo democrático y el deseo por construir una sociedad post guerra hacía necesaria una corriente intelectual que pusiera énfasis precisamente en la construcción al servicio de la sociedad.

Por todo ello Bauhaus quiere decir “la casa del constructor” y por eso también, la corriente arquitectónica que impulsó se llamó funcionalismo, en donde el diseño está al servicio de la función.

Tuvo tres fases marcadas, así como también tres asentamientos: Weimar, Dessau, Berlín. Tras el cierre, por parte de los nazis, sus exponentes se trasladaron a EU donde impusieron el nuevo estilo.

Propuesta estética y aportes
La propuesta estética consistió en apelar a los colores primarios (rojo, azul y amarillo) y al respeto de las formas básicas (triángulo, círculo y cuadrado) para crear un lenguaje plástico moderno, por su perfil abstracto y geometrista, pero también poético, pues regresaba a lo básico, a lo esencial.

La Bauhaus apelaba al ahorro en los costos de construcción, al funcionalismo de los edificios, a la conciencia urbanística.

La colaboración con la industria fue una constante y sus diseños de muebles, lámparas, papel tapiz, vajillas y cubiertos, fue una importante fuente de financiamiento para sostener a la escuela, objetos que hoy nos son imprescindibles.

De su seno también nacieron los muebles tubulares, la museografía interactiva, las lámparas de arquitecto, la iluminación dirigida a museos, las unidades habitacionales, la inclusión de clases de fotografía en una escuela de arte, fotomurales y más.

Uno de los objetos más conocidos fue la silla de tubo metálico curvado (de Marcel Breuer), un nuevo tipo de mueble adecuado para la producción industrial y que aprovecha de forma admirable la elasticidad del material.

Exponentes
Entre sus exponentes destacan Johannes Itten, Walter Gropius, Josef Albers, László Moholy-Nagy, Ludwig Mies van der Rohe y Marcel Breuer, cerebros de obras tan renombradas como el edificio Fagus-Werk, la Casa Tugendhat en Brno o el Pabellón Alemán en Barcelona.

Relacionadas

Comentarios