Estilo de VidaHistorias

Barcelona, la ruta de los sentidos

Estilohoy.com te invita vivir de un modo diferente esta ciudad española, a través los múltiples colores y frescura de sus 46 mercados y gastronomía.

16-08-2010, 5:00:00 PM
Barcelona, la ruta de los sentidos
Estilo Hoy

Texto por: David Sendra


Desde el lado opuesto de las Ramblas, bajo un sol de justicia, me preparo mentalmente para lo que se avecina. Respiro hondo, cruzo por debajo del arco modernista que hace las veces de entrada, y me sumerjo en la marabunta de turistas que se adentran en la Boquería, esquivando unos a otros. Más que mercado parece un museo viviente y allí están los comerciantes tratando de vender mientras los fotografían.


Lo que no se encuentra en el mercado de la Boquería es que no existe, suele decirse. Por supuesto exageran. No obstante, no deja de ser uno de los mejores mercados de Europa y merece la pena adentrarse en sus profundidades. La Boquería se remonta a la Edad  Media, pero es tradición e innovación en uno.


De vuelta a las Ramblas, el paseo que une Plaza Cataluña con el mar, uno se reencuentra con el sol veraniego. Las Ramblas ganan en color y frescura con el Mercado de las Flores, otro de los reclamos del itinerario. Se trata de un pequeño jardín a pie de calle, para alegría de los visitantes que se mueven en un mundo de orquídeas, gladiolas, rosas, margaritas, lirios, etc.


Ahora dejo las Ramblas y su ajetreo para dirigirme al Mercado de Santa Catarina. Llego allí tras cruzar el Barrio Gótico. Finalmente tras pasar por delante de la imponente Catedral de Barcelona y cruzar la Vía Laietana, se abren ante mi la Avenida Francés de Cambó y el mercado. 


El Cuines Santa Caterina es un restaurante integrado al mercado con los productos y la cocina a la vista del cliente. De todo ello se deriva un ambiente joven, informal, multirracial, divertido y altamente dinámico, a tal punto que, si bien hay mesas para pequeños grupos de comensales, lo ideal es optar por compartir mesa para disfrutar de una excelente cocina.


Tras llenar el estómago y antes de que el mercado cierre sus puertas, lo recorro. Su estructura arquitectónica es sorprendente, juega con la madera y ofrece una imagen de figuras geométricas agradables a la vista. El interior no desmerece en nada al exterior. Posee una cubierta de formas ondulantes y unos pasillos centrales mucho más relajados que los de la Boquería.


Para disfrutar de los mercados en Barcelona, 46 en total, teniendo en cuenta sus horarios de apertura y cierre al medio día, hay que dedicarle unos días. Por ello ¿qué mejor que seguir con el diseño? Para eso está el W Barcelona, creación del arquitecto Ricardo Bofill, en una exclusiva ubicación al lado de la playa y bien visible con sus forma de vela.


Desayunar bien para empezar el día
Tras una agradable ducha para despertar por completo y comer una crepa de yogur griego con miel acompañada de café recién hecho en el Wave del W, estoy preparado para seguir con la visita a los mercados. Hay que dirigirse al exclusivo barrio de Sarriá-Sant Gervasi, pero con una parada en el mercado de la Barceloneta, cerca del hotel. Está ubicado en una zona muy popular de edificios humildes y se lega tras recorrer unas pocas estrechas y rectilíneas, todas paralelas o perpendiculares al puerto.


La remodelación que le hicieron en 2007 ha preservado su estructura de hierro pero le ha dado un toque Guggenheim por su forma. Sigue manteniendo el aire marinero y pescador del barrio, y sin duda un plus es su Restaurante Llucanés, de cocina contemporánea, premiado con una estrella Michelin e incorporado al mercado.


Siguiendo con el itinerario me dirijo al Mercado de Galvany, ya en Sarriá-Sant Gervasi, cerca de la parada de ferrocarril de Muntaner y emplazado en el espacio de un antiguo mercado al aire libre. Es un edificio modernista con su cubierta metálica y una capa de láminas de madera, apoyado en columnas de hierro y repleto de mosaicos que otorgan luz natural. Un verdadero monumento artístico.


Más arquitectura y gastronomía
Dejando atrás Sarriá, reinicio el paseo hacia el mercado de la Libertad, casi al lado del metro Gracia. Igual que el de Galvany, en el exterior cuenta con puestos de venta variados y la cantidad de comercios de la zona aledaña señala la dirección en que está el mercado. En la decoración se nota la admiración que el arquitecto sentía por Gaudí. Por dentro se mezclan los puestos más antiguos con locales casi de diseño.


Y como estoy muy cerca del Roig Robí, que hace honor a la cocina catalana tradicional y contemporánea, ¿por qué no comer algo? Tras ver tantas carnes, pescados y frutas secas, el estómago pide combustible. En una agradable terraza de verano los camareros comienzan a servir los platillos: buñuelos con bacalao, patas de cerdo con muselina de ajo; habas y guisantes rehogados con cebolla tierna y butifarra negra.


Por la tarde mi intención es visitar el mercado deles Encants, un mercado al aire libre. Cero contaminación y sí mucha ropa, antigüedades, electrodomésticos, libros y un sinfín de cosa de primera o segunda mano. Ahí resulta imposible perderse si uno busca la figura de la Torre Agbar. Mesas de madera o simples mantas en el suelo con su mercancía dispuesta encima. Es un lugar donde se puede encontrar casi todo.


La despedida cultural
Finalmente ya el domingo, el mercado de Sant Antoni, una feria especializada en libros y revistas, cromos de colección, cómics japoneses… La feria más grande del mundo con esas características. Algunos de los vendedores actuales son tercera generación ya, nietos de aquellos que arriesgaron su vida para vender libros prohibidos por la dictadura.


Me aproximo y voy sintiendo el bullicio. Todo está a la vista. Multitud de puestos a lado y lado, dejando un estrecho pasillo central que da la vuelta a la parte exterior del edificio. En las esquinas, grupos de gente intercambian cromos, otro pasean a la caza de algún curioso ejemplar. Lo mío es ir sin ideas predeterminadas. Sólo así o me volveré con 30 libros o con ninguno. La maleta va cargada de regalos, así que en cualquier caso tendré que elegir bien.

Relacionadas

Comentarios