HistoriasNegocios

Banxico: política de puertas abiertas

Las reuniones de la Junta de la institución podrían dejar de ser privadas y abrirse al público; una disyuntiva que genera debate.

03-05-2010, 4:45:54 PM
Banxico: política de puertas abiertas
Altonivel

Desde sus inicios en 1925, el Banco de México (Banxico) ha sido una institución financiera esmerada en promover la moneda nacional y, por ende, la economía del país.

85 años después de su nacimiento, el organismo continúa ejerciendo con mucho éxito esta labor, aunque dicha tranquilidad se ha visto interrumpida por algunos desacuerdos sobre la posibilidad de abrir los encuentros de la Junta de Gobierno y de la Comisión de Cambios, decisión que significaría transparentar los votos de sus integrantes en cada uno de los temas que, hasta ahora, se han discutido a puertas cerradas.

Sus inicios
Banxico inició sus actividades el 1 de septiembre de 1925, pero sus antecedentes se remontan hasta principios del siglo XIX cuando, durante el reinado de Agustín de Iturbide, se presenta un proyecto que buscaba crear una institución con la facultad de emitir billetes y que llevaría por nombre “Gran Banco del Imperio Mexicano”.

Ya durante la Segunda Guerra Mundial se añadió a sus facultades la manipulación de la tasa de los depósitos de liquidez, lo que se transformaría en el principal instrumento de regulación monetaria hasta que, durante la segunda mitad de los setenta, Banxico comenzara a practicar las denominadas “operaciones de mercado abierto”, incluidas en la Ley del Mercado de Valores.

Unos años más tarde, en 1978, las autoridades anunciaron la creación del CETE (Certificado de la Tesorería de la Federación), título con el cual podrían llevarse a cabo las operaciones para inyectar o absorber liquidez del sistema.

El mayor cambio
A partir de 1994, esta institución obtuvo su autonomía por decreto, acontecimiento que vino a fortalecer su trabajo en materia de política económica y fiscal, permitiéndole tomar decisiones que hasta la fecha han sido de suma importancia para el desarrollo de México.

Para los expertos, la autonomía administrativa del Banco Central se justifica por una mayor libertad para impedir un uso abusivo del crédito de las instituciones emisoras.

Al poco tiempo de iniciar este cambio, Banxico debió colaborar con la Secretaría de Hacienda en el enfrentamiento de las crisis de balanza de pagos y bancaria que se manifestaron durante los primeros meses de 1995, la que se resolvería, principalmente, mediante mecanismos fiscales.

Desde entonces, la institución ha sabido cumplir a cabalidad con sus objetivos, procurando de forma correcta la estabilidad del poder adquisitivo del peso mexicano y el sano desarrollo financiero.

El debate: ¿transparentar o no?
Durante las últimas semanas, la institución que actualmente encabeza Agustín Carstens, ha sufrido un choque de opiniones en el sector financiero, discusión que tiene su origen en la intención de hacer más transparente la gestión del Banco, en especial, la del directorio.

Para algunos especialistas, la medida refuerza la autonomía, la credibilidad y la institucionalidad de la autoridad monetaria.

Este es el caso del especialista en política monetaria de Banamex, Joel Virgen, quien piensa que dar a conocer las minutas de la Junta de Gobierno del Banco Central, integrado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y Banco de México, puede generar una mayor transparencia.

Sin embargo, otros expertos plantean que conocer a detalle lo que expresa el gobernador del Banco Central y sus subgobernadores se puede volver un factor de presión a los integrantes de la Junta de Gobierno.

Miguel Mancera Aguayo, por ejemplo, quien fuera el primer gobernador del Banco de México (1982 – 1998), dice que no es necesario puesto que ya hay informes sobre el sistema financiero, cada tres meses reporta el resultado de la inflación y hay tres informes sobre su situación, a lo cual se suma boletines de prensa sobre resoluciones de política monetaria y presentaciones de sus funcionarios.

“El banco cuenta con un auténtico gobierno colegiado, indispensable en una institución autónoma. El voto de cada miembro de la Junta tiene tanto valor como cualquier otro, excepto cuando el del gobernador resulta de calidad, en caso de empate”, dijo.

Además, este cambio podría generar algunos problemas: algunos expertos aseguran que se prestaría para que algunos miembros de la Junta fueran presionados de manera más directa por intereses en general.

Lo cierto que es que el debate se mantendrá por algunas semanas más, toda vez que se transformaría en uno de los cambios más importantes en su historia como entidad autónoma.

.www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios