DeportesHistorias

Babe Ruth, el niño rechazado por sus padres que se hizo una leyenda

Su infancia fue muy compleja, no solo por el rechazo de sus padres, sino por ser víctima de bullying. Sin embargo, supo superar la adversidad hasta convertirse en el gran ídolo del béisbol.

27-07-2017, 5:42:16 PM
babe ruth

Nota del Editor: Este texto pertenece a nuestra sección Historias de Alto Nivel. Espérala los martes y jueves.

Babe Ruth no tuvo una infancia fácil. Ni siquiera él se imaginó que se convertiría en una de las más grandes estrellas del béisbol. Rechazado por sus propios padres, creció en un reformatorio destinado para niños huérfanos, y aún así, llegó a ser una leyenda.

George Herman Ruth Jr. nació el 6 de febrero de 1895 en Baltimore, Maryland. El hecho que lo marcó de por vida fue ingresar a la edad de siete años como un “incorregible” a la St. Mary’s Industrial School for Boys de los misionarios javerianos. Permaneció en ese lugar durante doce años y fue ahí donde aprendió a jugar béisbol. También se formó en el oficio de camisero, el cual nunca abandonó del todo pues siempre se arregló sus propias camisas hasta el último de sus días.

“Creo que nací como bateador el primer día que lo vi golpear a una pelota de béisbol”.

En esa escuela encontró una nueva familia: el béisbol. Babe Ruth solía recordar en particular a uno de los javerianos: el hermano Matthias Boutilier, quien era el prefecto de disciplina. De origen canadiense, el hermano Matthias fue su mentor y, como el Bambino escribió en su autobiografía, “era el padre que necesitaba. Él me enseñó a leer y escribir, y la diferencia entre el bien y el mal”.

Es sabido que Babe Ruth visitaba la escuela que lo vio formarse para charlar con los niños acerca de su carrera y alentarlos a realizar sus sueños. También solía recorrer escuelas, hospitales y orfanatos a la par que hacía grandes donaciones en metálico para ayudar a los desprotegidos como él lo fue en su momento.

El bebé de Jack Dunn

A pesar de ser zurdo, Babe Ruth jugó en todas las posiciones del béisbol. Sin embargo, empezó a ser conocido por su habilidad como pitcher y su facilidad para lograr home runs.

Jack Dunn, el dueño de los Orioles, fue quien le dio la oportunidad de jugar profesionalmente. A los 19 años firmó con este equipo de Baltimore. Su apodo es de estos tiempos: los miembros del equipo de las ligas menores comenzaron a llamarlo Jack’s Babe (“El bebé de Jack”). A los pocos meses Babe Ruth fue fichado por Red Sox de Boston. Era 1914, año en que también conoció a Helen Woodford, quien sería su futura esposa y con quien adoptaría a una niña, Dorothy.

En la St. Mary’s recibió el mote de “Niggerlips” (“Labios de negro”), debido a sus facciones. Este apodo racista resurgió cuando era ya un jugador famoso, a quien llamaban “Big Pig” (“Gran Cerdo”), “Big Baboon” (“Gran Baubino”) y “Tarzan of the Apes” (“Tarzán de los Monos”), lo cual lo llevó al borde de las lágrimas en más de una ocasión. Sin embargo, lograba sobreponerse para dar lo mejor de sí mismo en el campo.

Hacia el estrellato

Babe Ruth llegó a la Serie Mundial y continúo imponiendo récords. A principios de los años veinte, el jugador fue traspasado a los New York Yankees. Gravísimo error para su anterior equipo, que no volvió a ganar ninguna Serie Mundial hasta  2004, lo que se conoce como La Maldición del Bambino. En esa década, Babe Ruth se convirtió en una leyenda viva. En su debut con el equipo neoyorkino estableció un nuevo récord: 54 homeruns en una sola temporada, superándose a sí mismo el año anterior.

La fama del Bambino hizo que construyeran un estadio para los Yankees, quienes lo compartían con los Giants. Este recinto se conoce como la Casa de Ruth.

Dejó de vestir el uniforme de rayas azul marino en 1934 para unirse a los Boston Braves. Con ellos jugó su última temporada. Se retiró con 714 homeruns.

El hombre y el mito

Si bien su manera de jugar lo elevó a la figura de un mito, el hombre de carne y hueso era considerado un irresponsable por sus colegas. Su reputación afectó su futuro profesional. Babe Ruth tenía fama de mujeriego y su tren de vida, caracterizado por el alcoholismo, le impidió ser el entrenador de los Yankees como deseaba.

También esperaba tomar las riendas de los Boston Braves y los Brooklyn Dodgers pero no tuvo éxito.

En 1946 le diagnosticaron cáncer y murió a los 53 años en 1948. Miembro del Salón de la Fama del Béisbol desde 1936, Babe Ruth ha sido nombrado infinidad de veces como el mejor jugador de béisbol.

¿Podrá ser superado algún día? El bateador Albert Pujols recién superó el número de imparables de Babe Ruth. El dominicano, que forma parte de los Angelinos de Anaheim, se ha mostrado escéptico. Sabe que nadie puede llegar a igualar a Babe Ruth y su legado.

Relacionadas

Comentarios