Estilo de VidaHistorias

Auditorio Ravello, la última obra del gran Niemeyer

Se acaba de inaugurar el más reciente trabajo del arquitecto brasileño de 102 años, en el que plasma su gran experiencia en la construcción.

02-02-2010, 5:00:00 PM
Auditorio Ravello, la última obra del gran Niemeyer
Estilo Hoy

Nadie podría siquiera intentar poner en duda el talento, carácter y estilo del gran arquitecto brasileño Óscar Niemeyer. Su natural capacidad al frente de la arquitectura moderna, le permitieron distinguirse con sofisticadas creaciones y diseños, como la catedral de Brasilia, el Congreso Nacional de Brasil, y el Hotel Guaraní en Asunción, Paraguay.


Es por ello que no llamó la atención que fuera considerado para intervenir una de las zonas más hermosas de las playas de Italia, la Costa Amalfitana, exactamente en Ravello, donde acaba de ser inaugurado el auditorio Ravello.


Diseñado para ser un complejo arquitéctonico que no desentone con la arquitectuta local y sin caer en exceso de gastos, la obra de Niemeyer es formidable. Con esos objetivos en mente, el brasileño pensó el auditorio como un gran salón abierto, sobre el paisaje, delimitado por un muro curvo y bajo el cual se ubica el escenario, el patio de butacas, el entresuelo y la cabina de proyección.


La sala está equipada con 500 asientos, para que el público pueda aprovechar el declive natural del terreno, mientras que la orquesta y el vestíbulo están situados en una sofisticada saliente suspendida en el vacío.


Para permitir una mejor visión y una armoniosa relación con las calles que lo rodean, Niemeyer, que calculó todo detalladamente como es clásico en él, implementó una plaza que es enriquecida por el maravilloso entorno, constituyéndose independiente del auditorio como un lugar especial para el encuentro y la relajación.   


Con la idea de entregar una mayor comodidad a los asistentes, 100 cajones de estacionamiento fueron incluidos en el proyecto. Éstos, están ubicados debajo del auditorio, lo que permite un acceso ágil al edificio, que se convierte así en la primera muestra de arquitectura contemporánea en una ciudad marcada por su estilo árabe-normando.


La construcción de la nueva estructura, que se asoma sobre el Mediterráneo y cuyo valor es algo superior a los 25 millones de dólares y que se compone de una gran concha acústica, está inspirada en la otra gran creación en la que trabaja actualmente Niemeyer: “El complejo Niemeyer de Niteroi”, en la ciudad del Estado de Rio de Janeiro, obra que también considera un museo sobre el borde del mar. 


Pese a sus 102 años el talentoso y sobresaliente brasileño, aún tiene mucho que entregar a la arquitectura mundial.

Relacionadas

Comentarios