Opinión

Así se perfila 2018 tras las elecciones del 5 de junio

El PRI ya no jugará con el poder de antes, la izquierda está más dividida que nunca, aunque Morena incrementa su fuerza, y el PAN parece estar de regreso en el país, entre otros detalles que deja la jornada electoral.

06-06-2016, 7:55:25 AM
Así se perfila 2018 tras las elecciones del 5 de junio
Jorge A. Monjarás, director editorial de Alto Nivel

Lo que dijimos en las páginas de Alto Nivel por medio de expertos como Alfonso Zárate y Roy Campos fue cumpliéndose. No sacamos la esfera de cristal para adivinar resultados, pero si dibujamos los escenarios más factibles respecto de estos comicios. Fueron elecciones muy disputadas, pero también muy sucias, polarizantes y hasta violentas. Pero aquí un recuento de lo que previmos y lo que no.

Veracruz y Oaxaca

Anticipamos que los candidatos de Morena en Veracruz y Oaxaca bien podrían alterar el equilibrio de una aparente pelea entre dos facciones. No previmos, por supuesto, la descarada maniobra de la CNTE, que le hizo un flaco favor a Morena al cometer varios delitos electorales para apoyarlos.

Pero Morena sí logró partir en tres las preferencias electorales en Veracruz y Oaxaca, provocando un resultado muy cerrado y difícil de esclarecer. En Veracruz, el organismo público local electoral (Ople) terminó cerrándole la boca a Miguel Ángel Yunes (PAN/PRD), pues su conteo rápido le dio el triunfo por poco más de cinco puntos, pese a que él mismo había anunciado horas antes que lo desconocería.

Durante el día, el gobierno de Duarte cometió lo que podría ser uno de sus últimos errores, detener al hijo del candidato opositor y senador Fernando Yunes, sembrando el rumor de que traía millones de pesos en una maleta de donde no salió más que su ropa de viaje. El político, inteligentemente, no permitió que la policía estatal le revisara las maletas. Luego de varias horas, salió libre y, al final, los millones no existieron.

Al final, en Veracruz, pareciera que el ganador sí será el Yunes del PAN/PRD, pero el lentísimo conteo electoral aún tenía arriba a Cuitláhuac García, de Morena (con 20% de las casillas). El PRI podría incluso estar, en ese caso, en tercer lugar. No por nada todo habrá sido tensión la noche que pasó: Javier Duarte sabe que la cárcel podría ser su nueva residencia si pierde, por lo cual, la oposición no dudaba en prevenir un intento de arrebato a la antigua. Si nada pasa, al final las impugnaciones serán entre Morena y PAN/PRD.

En Oaxaca, el factor Morena podría haberle costado el triunfo a José Antonio Estefan del PAN/PRD y favorecido al priista Alejandro Murat. En este caso se cumpliría un escenario que previmos: un PRI triunfante frente a una izquierda dividida. En todo caso, lo cerrado del resultado anticipa una resolución en tribunales.

Te recomendamos leer: Quién se perfila para ganar en las elecciones por estado

Puebla e Hidalgo

Al parecer el triunfo de Antonio Gali, por el PAN, fue uno de los pocos muy claros desde el principio. Como lo consideramos, el sucesor de Rafael Moreno Valle no encontró muchos obstáculos en esta elección. En cuanto a Hidalgo, Omar Fayad no la tuvo tan fácil como anticipábamos, pues hacia las dos de la mañana y con 50% de las casillas contabilizadas en el PREP, apenas le llevaba 33,000 votos a Francisco Berganza, del PAN. Sin embargo, no parece que el PAN cuente a esta entidad como un posible triunfo.

Tamaulipas

Fue uno de los estados en donde pensamos que todo podría pasar. Afortunadamente, la violencia no marcó este proceso (por lo menos hasta hace unas horas), como nos temíamos. Sin embargo, el resultado se dividió claramente entre PRI y PAN. Las encuestas los daban prácticamente como empatados en la tarde del domingo, pero hacia las dos de la mañana, con 35% de las casillas computadas en el PREP, Francisco García Cabeza de Vaca llevaba una ventaja de casi 15 puntos, para totalizar 50% del total.

Chihuahua

Lo anticipado por nuestros expertos era una pelea entre PRI y PAN con un posible ruido por parte del independiente Chacho Barraza. Así sucedió, pero al final el voto útil pareció volcarse hacia el panista Javier Corral. Con 20% de las casillas computadas, le llevaba 7 puntos de ventaja al priista Enrique Serrano. La sonrisota del líder nacional del PAN, Ricardo Anaya, indicaba que este es uno de los triunfos que considera en la buchaca.

Durango y Quintana Roo

Previmos que la disputa en Durango estaría entre PRI y PAN, pero esperábamos un mejor desempeño de Morena. Sin embargo, el voto útil pareció volcarse hacia José Rosas Aispuro, por el blanquiazul. Hacia la madrugada, y con la mitad de los votos en el sistema, la ventaja era para el PAN, pero el margen no permitía un pronóstico definitivo.

En Quintana Roo las cosas marcharon mejor de lo esperado (o encuestado) para Carlos Joaquín, y pese a que otro senador panista también fue detenido por las autoridades locales. Con lentitud pasmosa, el blanquiazul iba adelante por 12 puntos, en comparación con el priista Mauricio Góngora.

Zacatecas

La pelea fue entre Alejandro Tello, del PRI y David Monreal de Morena, una pelea que relegó al candidato del PAN al tercer lugar. Sin embargo, los conteos rápidos y los preliminares del PREP anticipaban un triunfo del priista, en un estado en donde sí hubo un suceso grave, el ataque con bombas molotov contra el Congreso de Zacatecas.

Aguascalientes y Tlaxcala

En suelo tlaxcalteca, previmos que podría pasar cualquier cosa, en donde el priista Marco Antonio Mena se enfrentaba a tres mujeres fuertes por el PAN, PRD y Morena. Al final, con un flaquísimo 17% computado a las dos de la mañana, el PRI llevaba la delantera, frente a la perredista Lorena Cuellar en segundo. No había explicación para que el PAN se declarara ganador, como lo hizo.

En cuanto a Aguascalientes, el PAN conservaba una modesta delantera de cuatro puntos porcentuales con Martín Orozco, frente a su única competidora, Lorena Martínez del PRI.

Ciudad de México

Todo lo bien que le ha ido al PAN o al PRI en el resto del país no es el caso en la capital. En la elección por la Asamblea Constituyente, el primer lugar, como se esperaba, fue para Morena, con 601,000 votos computados con 93% del PREP. Sin embargo, el PRD pudo regresar, al totalizar 527,000 hacia las dos de la mañana. Muy debajo de esto, el PAN, con 187,000 votos. El PRI quedó en cuarto lugar nuevamente, por debajo de los votos por candidatos independientes.

Te recomendamos leer: Ellos son quienes escribirán la Constitución de la CDMX

¿Y ahora qué?

Los resultados de 2016 anuncian un buen año para Morena y para el PAN. El primero pudo consolidar su mayoría en la ciudad de México, al tiempo que mostró un importante ascenso en los populosos Oaxaca y Veracruz, votos que de conservar le servirán mucho a la candidatura de Andrés Manuel López Obrador. La alianza con la CNTE, para bien o para mal, será de ahora en adelante un factor de definición del voto por este partido.

En cuanto al blanquiazul, aún con una eventual pérdida en Oaxaca, podría resultar un importante ganador, si consolida Veracruz, Tamaulipas y Chihuahua, los triunfos más seguros al momento. Pero si a ellos le suma Aguascalientes, Durango y Quintana Roo, el festejo será grande para el partido y para Ricardo Anaya. Conserva, por cierto, la mayoría en las elecciones del congreso estatal en Baja California.

El PRI mantiene Sinaloa, Hidalgo, Zacatecas, Tlaxcala y recupera Oaxaca, sin embargo, no sería lo mismo si no gana también Aguascalientes, Durango y Quintana Roo. De estas entidades depende si la gestión de Manlio Fabio Beltrones fue buena o no y, por ende, sus aspiraciones presidenciales.

El PRD compartiría la victoria en Veracruz y eventualmente en Quintana Roo, pero su retroceso en términos de votos en total es un indicador de que está perdiendo la batalla contra Morena, pese a haberse defendido un poco mejor de lo esperado en la capital.

¿Y los independientes? Este año no pintaron, pero no dejan de ser un factor a considerar hacia 2018. Las elecciones vuelven a dejar ese mal sabor de boca de la guerra sucia, el encono, la división. Ante ello, también evidencian un árbitro muy capaz logísticamente, pero también muy debilitado frente a los partidos políticos: el INE. Hay que notar que 25% de los candidatos no declararon sus gastos de campaña a tiempo, una total falta de respeto a la ley. Para qué, si el Tribunal Electoral determinó ya que eso es pecata minuta, al fin ni es su dinero, lo pagamos los contribuyentes.

Por último, hay que resaltar la gran lentitud de los diversos PREP, que apenas arrancaron hacia las 11 de la noche. Por alguna razón, lo que pude ver en una de las juntas distritales en la CDMX fue una larga cola de gente llevando sus paquetes hacia las 10:30 de la noche. La logística se apreció más lenta, en general. Suponemos, es el precio de que ahora el INE coordine todas las elecciones del país.

Relacionadas

Comentarios