NegociosPara Entender

Así se forman los líderes de la economía del comportamiento

Franz Heukamp dirige la escuela de negocios más importante del mundo y forma líderes bajo la mentalidad de un ciclista: trabajo en equipo y equilibrio. Esta es su historia.

17-04-2017, 6:30:59 AM

Para llegar a las oficinas directivas de la IESE Business School, en Barcelona, Franz Heukamp tiene que subir cuesta arriba mientras pedalea en su bicicleta. La imagen del esfuerzo que se requiere para llegar a una meta es una de las metáforas que usa Heukamp para definir su trabajo como formador de líderes en esta escuela de negocios.

“El ciclismo requiere un esfuerzo continuo, una constancia que también lo requiere el trabajo empresarial. Aunque se necesita de un esfuerzo personal importante, no es un deporte solitario sino al contrario: en equipo es mejor”, dice en entrevista.

Desde septiembre de 2016, Heukamp es el encargado de formar líderes empresariales desde esta escuela de negocios como decano y profesor de Ciencias de Economía de Comportamiento así como programas de Gestión Avanzada para altos ejecutivos empresariales.

Esta escuela con sede en Barcelona, Madrid y Nueva York forma parte de las mejores escuelas de negocios con los mejores MBA (Maestría en Administración de Negocios) de acuerdo con el Financial Times, en donde también se incluye al IPADE Business School de México, con quienes han tenido una estrecha relación en 50 años de existencia.

“En México sin duda hay un impacto muy positivo en la economía de los más de 35 mil egresados de esta escuela de negocios. Debemos seguir pensando en cómo contribuimos en la formación de líderes que saquen adelante a la economía mexicana”, menciona.

Lee: El hombre que forma a empresarios de México.

Los principios de la economía del comportamiento

En la vida, pero sobre todo en los negocios, todo se basa en tomar buenas decisiones. Heukamp lo sabe bien y lo aplica desde el momento en que decide tomar su bicicleta para llegar a su oficina en el IESE o al momento de enseñar cómo cerrar un acuerdo de la mejor manera.

Ingeniero civil de formación y con un doctorado en ciencias por el Massachusetts Institute of Technology (MIT),  Heukamp cree que hay que ponderar tiempo, riesgo y probabilidad para obtener mejores resultados antes de tomar una decisión, aunque también que definir prioridades, según el caso.

“Las personas toman decisiones, pero la toma de decisiones a nivel directivo y de organizaciones también incluye aspectos psicológicos para evaluar cómo es que se toman”, destaca.

Con esa doctrina, Heukamp asegura que los directivos del siglo XXI con esquemas de negocios disruptores como los de Uber y Airbnb no deben olvidar que la tecnología no lo es todo, sino que el trabajo de un buen líder es dirigir personas.

Hay que estar al tanto de lo que pasa con la tecnología, claro, pero no hay olvidar que a las empresas las componen principalmente las personas, no robots”, recomienda.

Como cuando se anda en una bicicleta, a veces se tienen que tomar riesgos como subir una cuesta arriba, lo que requiere no sólo el esfuerzo de uno sino de todo el equipo para llegar a la meta, calcular el tiempo que nos va a tomar y evaluar si el modo en que pedaleamos es el mejor para llegar.

“Al final, llegar arriba y tener resultados en una bicicleta es muy satisfactorio como tomar una buena decisión”, finaliza.

Te recomendamos: El directivo runner que puso a correr a una cadena hotelera.

Relacionadas

Comentarios