NegociosPara Entender

Así ocurre el ciclo de corrupción en las empresas

El 70 por ciento de los casos de corrupción entre empresas y gobierno empieza con los clientes y proveedores, lo que provoca un daño económico altísimo.

21-02-2017, 2:43:23 PM

En México, los casos de corrupción entre empresas y gobiernos son tan comunes, que muchas personas ya se acostumbraron a escuchar de casos como Oderbrecht o de las empresas que vendieron pruebas de VIH falsas al gobierno de Veracruz. Pero este comportamiento no es normal y afecta severamente la economía del país en su conjunto.

De acuerdo con datos de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), en 2015 se reportaron irregularidades por 165 mil millones de pesos, de los cuales, 65 mil millones corresponden a inconsistencias observadas en estados y municipios, y el resto a anomalías detectadas en el gasto de los poderes de la Unión y los órganos autónomos.

El origen de este problema en las empresas se da en la mayor parte de los casos, en clientes y proveedores, según explica Manny Alas, líder de prácticas anticorrupción de PwC en Estados Unidos

“Cuando tienes casos de corrupción, hemos encontrado que en el 70 por ciento de los casos se da con clientes o proveedores que contratas para representar a la compañía”, explica.

De acuerdo con cifras de la consultora, 1 de cada 5 empresas ha sido víctima de soborno en el país, empezando en la mayor parte de los casos en el intermediario en las empresas y el gobierno en turno.

El ciclo, en el 67 por ciento de los casos detectados, inicia a través de pagos indirectos a través de socios comerciales, clientes o proveedores a un gobierno municipal o local en el 60 por ciento de los casos y el restante 40 a órganos a nivel federal. En el resto de los casos, son los propios miembros o directivos de la empresa quienes buscan saltarse algún trámite o recurso mediante el pago de sobornos o bien, acceder a contratos de manera directa con el gobierno.

Max Kaiser, director de Anticorrupción del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) indica que la creación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) es un primer paso a la exigencia de la sociedad de transparencia, sobre todo por que el proceso inicia en los niveles locales de proveduría gubernamental. 

“Estos casos (como el de Veracruz) han despertado a la sociedad civil y a las empresas, aunque no haya grandes sanciones el sector empresarial ya es consciente de que tienen que dar el ejemplo y empezar por la casa, ya no  puedes levantar el teléfono, hablarle al gobernador y pedirle que me de un contrato a cambio de dinero para su campaña”, dice.

Sin embargo, aún queda pendiente el nombramiento del titular de la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción, lo que a decir de organismos empresariales como la Coparmex, es pieza clave para terminar con historias como las ocurridas en Veracruz.

“Aunque no es suficiente con este tema, es un primer paso para que se lleven a cabo conforme a las leyes y que haya autoridades dedicadas al tema”, indica.

Colaboración, clave para acabar con la corrupción 

Los casos de corrupción son cada vez a nivel global y el caso de Oderbrecht lo demuestra. En ese sentido, se requiere que cada vez más haya colaboración no sólo entre empresas y gobierno a nivel país, sino entre empresas a nivel global para detectar dónde está el flujo de efectivo.

“Se requieren de agencias de gobierno y actores que se dediquen a eso y que además no actúen solos, sino con ayuda de otros gobiernos, sólo así se combaten los casos de corrupción”, considera Alas.

En México existen 14 casos sancionados por el Foreign Corrupt Practices Act (FCPA), encabezando la lista de países de corrupción en Latinoamérica, por lo que nuestro país es considerado de alto riesgo para invertir y hacer negocios.

 

Relacionadas

Comentarios