El MundoHistorias

Así fue como un fotógrafo retrató el asesinato del embajador de Rusia

El fotógrafo de la agencia AP pensó que se trataba de una obra de teatro, sin embargo al darse cuenta de la gravedad de la situación decidió hacer su trabajo: tomar fotografías.

20-12-2016, 10:29:09 AM
Reuters Burhan Ozbilici es capturado por otro fotógrafo durante el ataque al embajador Andrei Karlov.

La fotografía del asesinato del embajador de Rusia, Andrei Karlov, en Ankara, dio la vuelta al mundo. El impacto que generó entre la sociedad hizo que ganara el World Press Photo, el premio más importante del fotoperiodismo en el mundo. Te contamos la historia de ese momento en voz de Burhan Ozbilici, el fotógrafo que capturó la instantánea.

El 19 de diciembre, el mundo fue testigo de cómo un policía turco asesinó a sangre fría al embajador de Rusia, Andrei Karlov, en Ankara.

Las imágenes que comenzaron a circular rápidamente en internet tienen detrás el nombre y apellido de un fotógrafo: Burhan Ozbilici.

Esa noche, el reportero gráfico de la agencia Associated Press (AP) llegó por casualidad a un evento que recordará por el resto de su vida.

Ozbilici había concluido su jornada laboral. Estaba listo para ir a casa, pero decidió asistir a la apertura de la exposición ‘De Kaliningrado a Kamchatka, en los ojos de los viajeros’ que le quedaba de camino.

Al llegar, el embajador ruso estaba por dar su discurso, por lo que Burhan decidió acercarse a fotografiarlo pensando que las imágenes le serían útiles cuando se publicara algo sobre las relaciones turco-rusas.

“Hablaba suavemente y -por lo que yo podía decir- amorosamente de su patria, deteniéndose de vez en cuando para permitir que el traductor transmitiera sus palabras en turco. Recuerdo haber pensado en lo tranquilo y humilde que parecía”, relata el reportero gráfico en un artículo escrito en primera persona y publicado por AP.

Momentos después, la historia cambiaría por completo.  El policía Mevlüt Mert Altintas, que se encontraba a las espaldas del diplomático, abrió fuego asesinando a Karlov.

A unos centímetros de distancia, el fotógrafo no entendía lo que acababa de ocurrir, incluso, llegó a pensar que se trataba de una obra de teatro, debido a la temática de la exposición.

“Parecía un evento rutinario más. Cuando un hombre con traje oscuro y corbata sacó un arma me quedé atónito. Pensé que era una actuación teatral, aunque en lugar de eso se trataba de un asesino que calculó con frialdad”, recuerda Ozbilici.

Tras ocho disparos, el embajador cayó al piso y los testigos comenzaron a gritar y correr en busca de refugio en las columnas y debajo de las mesas.

Al ver el cuerpo del diplomático, el fotógrafo tomó unos segundos para comprender lo que había ocurrido: un hombre había sido asesinado delante de él. Entonces, tomó una decisión.

“Yo estaba asustado y confundido, pero encontré un escondite parcial detrás de una pared e hice mi trabajo: tomar fotografías.”

Ozbilici explica que se movía hacia la derecha y hacia la izquierda para lograr capturar el momento, mientras que el policía de 22 años hacía gestos con su arma hacia las personas que estaban en el piso.

El fotógrafo declara que al principio no pudo entender lo que había motivado al tirador. Al inicio llegó a pensar que se trataba de un militante checheno, pero un video tomado por uno de los testigos más tarde revelaría la razón principal: “¡No olviden Alepo! ¡No olviden a Siria!”, gritaba el policía de 22 años.

Recomendamos: “¡No olviden Alepo!”, grita asesino del embajador ruso en Turquía

“Probablemente estaba enojado por los bombardeos rusos de Alepo que estaban dirigidos a expulsar a los rebeldes anti gubernamentales. Muchos civiles han muerto en los combates”, lamenta el fotógrafo en la publicación.

El miedo siempre acompañó a Ozbilici. Sabía del peligro que corría, pero eso no le impidió fotografiar al policía Mevlüt Mert Altintas.

A pesar del temor, el fotógrafo siempre mantuvo un pensamiento: “Estoy aquí, incluso si me golpean, me dañan o me matan, soy periodista, tengo que hacer mi trabajo, podía huir sin hacer fotos, pero no tendría una respuesta apropiada si la gente me pregunta más tarde: ‘¿Por qué no tomaste fotos?'”.

Cuando entró la policía, los guardias de seguridad le pidieron a los testigos desocupar el inmueble. Minutos después llegaron ambulancias y vehículos blindados.

El joven de 22 años fue asesinado durante un tiroteo.

Cuando el fotógrafo regresó a la oficina para editar las imágenes, asegura que se sintió sorprendido al ver que el tirador se encontraba de pie justo detrás del embajador mientras hablaba. “Como un amigo o un guardaespaldas.”

Una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso confirmó el lunes el fallecimiento del diplomático Andrei Karlov, una de las repercusiones más graves del conflicto sirio en Turquía hasta la fecha.

Rusia es un aliado cercano al presidente sirio, Bashar al-Assad, y sus ataques aéreos fueron fundamentales para que las fuerzas sirias acabaran la semana pasada con la resistencia rebelde en la ciudad norteña de Alepo.

Relacionadas

Comentarios