Para EntenderPolítica y Sociedad

Así fue como cinco mexicanos hicieron historia contra la corrupción

Este fue el mecanismo que se siguió para llegar a la Comisión que seleccionó a los cinco mexicanos encargados de vigilar que no se cometan actos corruptos en México.

11-07-2017, 5:25:52 PM
corrupcion

Tras un sexenio que ha brillado, en buena medida, por la cantidad de casos de corrupción en los que se han visto expuestos gobernadores y funcionarios de alto rango, el Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) se anticipa como una iniciativa que podría tener un alcance distinto y mejores resultados.

Al menos, en esta ocasión, la propuesta va más allá de políticos que someten a juicio a otros políticos, pues incluye la participación ciudadana como uno de los aspectos más importantes y diferenciadores de este nuevo sistema.

“Por primera vez los ciudadanos elegimos a otros para encabezar un órgano de Estado Mexicano, de manera abierta, clara y transparente ante los ojos de la sociedad”, dijo Edna Jaime, directora de México Evalúa, al presentar el Libro Blanco de la Comisión de Selección del SNA.

El Libro Blanco es un documento que registra de forma detallada el proceso para llegar a esa Comisión de Selección, desde las reglas internas, los mecanismos de transparencia, el proceso para integrar el Comité de Participación Ciudadana, convocatorias, metodologías y canales de rendición de cuentas.

“La corrupción es el principal problema de México: impide el crecimiento económico, agrava la injusticia social, explica mucho de la inseguridad y la violencia, frena a las empresas y a las personas, arrebata la salud y la educación a los más débiles, le quita la vida a miles de personas al año. Por eso tenemos la obligación política, intelectual y moral de repudiarla”, enfatizó Jaime.

De acuerdo con la también coordinadora de la Comisión de Selección, el SNA representa no sólo la mayor apuesta institucional de estos tiempos en la lucha contra la corrupción, sino la única con ese potencial, no hay un plan b, por lo que, si no funciona, pasará otro sexenio de discusiones para salir del gran problema que representa la corrupción en entes públicos, principalmente.

El Gobierno en turno se ha visto, más que nunca, en medio de fuertes turbulencias de corrupción, con casos internacionalmente sonados que han terminado con el señalamiento y arrestos de exalcaldes.

Desde Javier Duarte (Veracruz), Tomás Yárrington (Tamaulipas), Guillermo Padrés (Sonora), por mencionar tres, la corrupción ha puesto a desfilar nombres y estados, como si se tratara de un certamen de belleza.

El Comité de Participación Ciudadana del SNA se decantó tomando en cuenta credenciales profesionales –conocimiento en materia de Derechos Humanos, vinculaciones con organizaciones de la sociedad civil, experiencia en órganos colegiados y en implementación de plataformas tecnológicas orientadas a la transparencia y rendición de cuentas–, así como a perfiles demográficos –de género y geográficos, por ejemplo–.

La Comisión de Selección, dice Jaime, da a conocer, a través del Libro Blanco, la limpieza del juego con el que se eligió al Comité de Participación Ciudadana, el cual desarrollará un papel trascendental para exigir transparencia a los organismos públicos y para empezar a desmentir aquella salida fácil que asegura que “la corrupción es un problema cultural”.

Estos son los puntos clave del Libro Blanco, de la Comisión de Selección y del Comité de Participación Ciudadana.

  • La Comisión de Selección sienta un precedente importante, pues se trata de la primera ocasión en que un órgano colegiado de ciudadanos es seleccionado por ciudadanos que no ostentan un cargo público.
  • Se buscó un equilibrio en todos los aspectos en el Comité de Participación Ciudadana, incluso de género, por lo que quedó integrado por dos mujeres y tres hombres: Mariclaire Acosto Urquidi, Alfonso Hernández Valdez, José Octavio López Presa, Luis Manuel Pérez ce Acha y Jacqueline Peschard Marisca. El Comité fue nombrado hace cinco meses.
  • El Libro Blanco podrá servir como ejemplo y apoyo para los sistemas locales anticorrupción en cuanto al proceso de diseño institucional, o como una referencia para las comisiones de selección de las entidades federativas y sus propios comités de selección ciudadana.
  • Contar con un Comité de Participación Ciudadana dentro de un Sistema Nacional Anticorrupción implica que se involucre a un componente enteramente surgido de la población, sin afiliaciones partidistas e independiente para diseñar estrategias de rendición de cuentas y transparencia.
  • Se puede descargar el Libro Blanco en este enlace.

 

Relacionadas

Comentarios