HistoriasNegocios

Aseguradoras: el año de la recuperación

Son 98 las instituciones que participan en un sector que no termina de crecer, pero que tiene todas las intenciones de hacerlo.

11-05-2010, 2:59:00 PM
Aseguradoras: el año de la recuperación
Paul Sánchez Aguilar

La penetración del sector asegurador mexicano apenas corresponde al 1.96% del Producto Interno Bruto. Por ello, es urgente aumentar el nivel de asegurados mediante productos flexibles y acordes con las necesidades del consumidor.

Durante 2009, las primas emitidas por el sector asegurador ascendieron a 236,859 millones de pesos, de las cuales el 98.3% correspondieron a primas directas y el resto al reaseguro tomado, según cifras al cuarto trimestre de 2009 de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Los datos abarcan a las 98 instituciones que existen en el país, 15 de ellas incorporadas a un grupo financiero y 57 con capital en su mayoría extranjero. Eso sí: todas con autorización para operar como filiales de firmas del exterior.

Para el arranque de 2010, las primas directas del sector presentan un crecimiento de 9.6% en términos reales, en comparación con el cuatro trimestre de 2008. El avance se vio incentivado por la renovación (en febrero de 2009) de la póliza integral de seguros multi-anual de Petróleos Mexicanos.

Retos y oportunidades

Recaredo Arias Jiménez, director general de la AMIS, destaca que el sector asegurador mexicano salió bien librado de la crisis. Reconoce que aún falta que repunte la economía a nivel mundial, pero que, por el momento, el sector ya demostró solidez y buena capitalización.

Para el directivo, la experiencia mexicana dictaba que, frente a las crisis económicas (1988, 1994), la acción preferida de muchas firmas era proceder a cancelar sus negocios con las aseguradoras. Por ello, el mayor reto de 2009 consistió en buscar que el sector mantuviera e incrementara sus primas.

No obstante, Jiménez estimó que la posición de México puede sufrir cambios, pues si Estados Unidos no sale de la crisis económica (y, por consecuencia, se eleva el precio del dólar), ello desatará una turbulencia en las tasas de interés, afectando los portafolios de inversión de algunas aseguradoras.

Áreas de oportunidad

Cuando se le pregunta en específico por las áreas de oportunidad que enfrenta el sector, la nueva directora general de MetLife México, Carmina Abad, señala que falta ampliar la cobertura y generar mayor conciencia de la importancia de estar asegurado. Por lo tanto, parte de los esfuerzos deben centrarse en fomentar la cultura de la prevención entre los mexicanos y trabajar de la mano del asegurado para que entienda el valor y los beneficios que da una cobertura.

Mario Vela, director general de Seguros Monterrey New York Life, apunta que aun cuando la penetración de los seguros es baja, en México hay espacio suficiente para crecer en todos los sectores. Señala que la gente ya se está dando cuenta de la importancia de contar con seguros para los imprevistos.

Transferencia del riesgo

Horst Agata, director general de Gen Re, reaseguradora que pertenece al grupo Berkshire Hathaway de Warren Buffet, relata que el siniestro de mayor impacto en la industria de seguros en los últimos años fue el huracán Katrina. Su costo ascendió a más de 45 mil millones de dólares.

Ello fue determinante para que en los próximos años veamos el inminente aumento de los bonos catastróficos para apoyar al capital reasegurador. Por lo pronto, México ya goza de estas nuevas coberturas (basta decir que algunos Fondos de Desastres Naturales están cubiertos con bonos catastróficos).

Respecto al endurecimiento del mercado, el directivo precisa qué ocurrirá pero como siempre, sólo de forma local.

La regulación prefiere el riesgo

En los últimos años, la regulación del sector asegurador ha pasado de tradicional a basada en riesgo ¿El objetivo? Atender aspectos que inciden de manera directa en la solvencia, liquidez y estabilidad de las compañías.

A nivel internacional las tendencias varían, aunque una constante de las regulaciones basadas en el riesgo es que no todas tratan por igual el conjunto de las compañías de ese mercado. Además, el buen funcionamiento de estas regulaciones depende de una ley confiable.

.www.altonivel.com.mx

 

Relacionadas

Comentarios