Estilo de VidaHistorias

Antonio Navalón, representante de Grupo Prisa en México

Se desenvuelve en las esferas de los negocios y la cultura: es escritor, periodista y promotor de negocios.

20-01-2009, 5:00:00 PM
Antonio Navalón, representante de Grupo Prisa en México
Estilo Hoy

Grupo Prisa edita el diario El País; también propietario de Grupo Editorial Santillana, líder en el sector en América Latina, que a su vez cuenta con sellos como Alfaguara, Taurus, Altea y Aguilar.


Le preguntamos a Navalón ¿Cómo hace para dirigir un gran consorcio en el extranjero? Responde que la fórmula es sencilla: trabajar con generosidad.


México y sus alcances
Como periodista y analista internacional publica artículos en medios como Letras Libres y la Revista de la Universidad de México, además de dictar conferencias sobre los fenómenos mundiales que debemos enfrentar en este siglo XXI.


Navalón explica que el Acuerdo de Asociación Económica en 2005 entre México y Japón estableció una alianza importante y una oportunidad única para que ambas naciones aprovechen su capital tecnológico y humano frente a la avalancha China en Estados Unidos. 


Hechos de lo mismo
Navalón nació en España, pero se nacionalizó mexicano. Explica: “En mi niñez no sabíamos nada de México, pero el cariño fraterno y la empatía entre ambos pueblos ha sido inherente desde siempre. Sin tener ninguna información, ninguna fotografía, ninguna aproximación, teníamos una complicidad, un cariño natural por México”.


“El bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución, que se celebrarán en el año 2010, son la oportunidad para hacer una reflexión sobre lo que hemos sido; porque durante mucho tiempo tuvimos la impresión equivocada de que España y México eran cosa distinta, y lo cierto es que a 200 años debemos admitir que ninguna situación política ni militar ha podido borrar ese vínculo histórico”.


Cuando se restableció la relación bilateral, en 1977, Nava lón visitó por primera vez este país. “Eran un México muy distinto y una España muy distinta. Era un México de partido político único. Era un México también del inicio de una larga transición democrática”.


Fue entonces cuando decidió que algún día viviría en México, y desde 2001 cumplió ese propósito, por que –aclara– él es un hombre que concreta todos sus proyectos de vida. Y aunque Antonio se refiere a él mismo como “vendedor de libros, que es a lo que me dedico ahora y que, por cierto, es una de las profesiones más bonitas que he tenido”, la verdad es que este hombre inquieto, que constantemente genera ideas a partir de su aguda observación del mundo, tiene en puerta siempre algún proyecto interesante. “Soy  muy afortunado porque la vida me permite dedicarme a lo que me gusta”, nos dice a modo de despedida, con una sonrisa con la que promete seguir militando y promoviendo el orgullo de la mexicanidad.

Relacionadas

Comentarios