Estilo de VidaHistorias

Alpina Avalanche Extreme Regulator Automatic

Este reloj seduce a las mujeres con su estilo deportivo, materiales innovadores y diamantes.

27-01-2009, 5:00:00 PM
Alpina Avalanche Extreme Regulator Automatic
Estilo Hoy

La historia de Alpina puede rastrearse hasta 1883, cuando una asociación de fabricantes y distribuidores de componentes para relojes evolucionó y se convirtió en una marca. Aquel grupo de personas, que solían llamarse “alpinistas” por su lugar de trabajo, vivió la época dorada de la firma. Luego, ante el embate de la crisis del cuarzo, los integrantes de la siguiente generación resistieron todo lo que pudieron hasta que finalmente, en 2003 y después de cambiar de propietario, resurgieron con un estilo renovado, pero conservando sus principios.


Leer la hora en un formato diferente continúa como una tendencia para establecer un diálogo entre el reloj y quien lo porta. Así ocurre con el modelo Regulador Automatic de la colección Avalanche Extreme, que ha logrado crear un lazo perdurable entre los chicos y la marca Alpina, y ahora aparece libre de cualquier rastro de testosterona. Como si se tratara de una pintura abstracta del artista ruso Vasili Kandinsky, o de símbolos cartográficos sobre un mapa, Alpina ha plasmado su devoción por las montañas en un triángulo. Pues bien, en esta versión dicho rasgo es ahora evidente en los seis tornillos que sujetan el bisel de acero incrustado con 48 diamantes, así como en la decoración de la carátula del reloj, los remates de la corona e incluso el contrapeso de la manecilla de los minutos.


El extremo femenino
Para la mujer, el acero de la caja característico del Avalanche Extreme Regulator Automatic da paso a la cerámica, mientras el pavonado sobre el bisel cede su lugar a los diamantes, con lo que agrega frescura. Y como hoy en día femenino no es sinónimo de pequeño, este modelo tiene 42 milímetros de diámetro y se fija al pulso con una correa de caucho. Su carácter deportivo se proyecta también en detalles como la corona atornillable, que le permite mantener su hermeticidad en el agua hasta una profundidad de 100 metros. Así, la solidez deja de ser requisito para convertirse en tendencia.


A través de la tapa posterior de cristal es posible ver un calibre de carga automática que cobra vida al ritmo de 28,000 alternancias por hora. Y además de tener puentes decorados con perlado, puede almacenar energía suficiente para funcionar durante 42 horas. El regulador surge de un triángulo con seis elementos: tres ángulos que unen tres lados con tres manecillas, cada una para tres escalas diferentes.


Generalmente las montañas aguardan a los conquistadores, pero cuando se trata de Alpina los papeles se invierten, lo que no deja de ser irónico. Al unir un diseño exitoso con materiales de alta tecnología, como la cerámica, los “alpinistas” preservan sus valores deportivos y los dirigen esta vez a la creación de un compañero acorde con el dinamismo de la mujer contemporánea.


Para más información vista:
www.alpina-watches.com

Relacionadas

Comentarios