'; Alto Nivel
A Fondo

Alfredo Castillo y la crisis en el deporte tras Río 2016

Los Juegos Olímpicos exhibieron la herida que sufre el deporte mexicano: atletas que piden mayor apoyo, federaciones enojadas, y una Comisión Nacional del Deporte, cuyo titular es señalado como culpable y sin experiencia para resolver el problema.

22-08-2016, 2:15:00 AM
Alfredo Castillo y la crisis en el deporte tras Río 2016
Javier Rodríguez Labastida

Alfredo Castillo lucía sonriente cuando llegó a la Comisión Nacional del Deporte (Conade) la tarde del 16 de abril de 2015. Acostumbrado a ocupar puestos relacionados con la procuración de justicia, su experiencia en el deporte se resumía a la práctica del futbol y el pádel. Esta trayectoria y su gusto por los deportes le imponían su primer reto en el mediano plazo: buscar la mejor participación de México en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Dieciséis meses después, la ironía le jugó una mala pasada: Faltaban dos días para que terminaran los Juegos de Río y México había logrado dos sufridas medallas, un bronce en boxeo y una plata en marcha femenil. Castillo decidió entonces dejar en silencio suelo brasileño y apenas lo había hecho ocurrió el mejor día para la delegación mexicana en las competencias: tres medallas (dos de plata y una de bronce).

México terminó su participación cuestionado no por la calidad de sus deportistas, sino por la administración gubernamental. Fueron 15 días llenos de interrogantes dirigidos al titular de la Conade, de las asociaciones deportivas, de los partidos políticos, de los deportistas, de los medios de comunicación y también de las redes sociales.

Alfredo Castillo, el funcionario ‘bombero’ que Enrique Peña Nieto ha ocupado en varias ocasiones para apagar diversos fuegos en sus administraciones, no ha podido con el incendio que ocurre en el deporte nacional y que evidenciaron los Juegos Olímpicos e incluso ha puesto sobre la mesa su renuncia. “La instrucción que tengo es dar una explicación a la opinión pública y a la sociedad del resultado de estos Juegos; explicar cuáles son los resultados que se están obteniendo, cómo se obtuvieron y cuál fue la dinámica y la metodología”, dijo este martes en una entrevista con Carlos Loret de Mola, en Televisa.

Un polémico currículum

Alfredo Castillo Cervantes estudió la licenciatura en Derecho en la Universidad Autónoma Metropolitana, y la licenciatura en Economía en la Escuela Bancaria y Comercial. Llegó a la Procuraduría General del Estado de México en medio de la desaparición de la niña Paulette Gebara Farah en 2010, una de las crisis mediáticas más fuertes de la administración de Enrique Peña Nieto como gobernador. El caso terminaría con la resolución de la muerte accidental de la niña en su propia habitación.

En 2013, en los primeros días de la administración de Peña Nieto como presidente, ocurrió una explosión en una de las torres de Pemex. Castillo asumió la investigación a través de la Subprocuraduría de Procedimientos Penales de la PGR. Apenas duraría unos meses antes de ser transferido a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), tras la renuncia de Humberto Benítez, quien había sido obligado a renunciar por el escándalo en el que se vio envuelta su hija en un restaurante.

Castillo no cumplió ni un año en la Profeco, cuando fue removido para dar solución al conflicto de autodefensas en Michoacán, que en ese momento se perfilaba como uno de los focos rojos del país para la administración de Peña Nieto.

Mientras en la Profeco, Castillo fue cuestionado por su falta de resultados, como Comisionado en Michoacán fue señalado por el exlíder de las autodefensas, Hipólito Mora, de utilizarlo para hablar mal de José Manuel Mireles, uno de los representantes más reconocidos del movimiento de autodefensas, de acuerdo con una entrevista realizada por MVS Noticias.

Para justificar su salida de Michoacán, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo que el propósito era para ocupar nuevas responsabilidades en el gobierno de la República.

Un incendio llamado Conade

Alfredo Castillo estuvo bajo el ojo del huracán durante todos los Juegos Olímpicos, y más tras una declaración a MVS: “Conade es una agencia de viajes que propiamente lo único que hace es dar el dinero a las Federaciones”.

Las funciones de la Conade están establecidas en la Ley General de Cultura Física y Deporte. De acuerdo a la última versión que puedes consultar en este enlace, la Comisión tiene 30 responsabilidades, entre las que se encuentran apoyar a las asociaciones deportivas nacionales, y establecer los lineamientos para la participación de los atletas en competencias internacionales, entre otras.

Sin embargo, las asociaciones deportivas se han quejado en repetidas ocasiones del papel de Castillo al frente de la Conade, un pleito que tuvo en vilo la participación de México en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, y que provocó que varios atletas compitieran en los mundiales de su disciplina sin poder representar al país.

El mejor ejemplo de la situación del deporte en México lo evidenció Misael Rodríguez ‘El Chino’, medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Luego de 10 días de competencias sin resultados, el boxeador aseguró la primera medalla para México al clasificar a semifinales. Fue entonces que la Federación Mexicana de Boxeo posteó en Facebook una solicitud dirigida a Alfredo Castillo para “no colgarse la medalla” que se obtendría, fuera del metal que fuera.

Castillo desatendió la solicitud y posteó en sus redes sociales el activismo que hizo a favor de ‘El Chino’ durante su pelea en cuartos de final. Aunque ya no estaría presente en la pelea definitiva en semifinales.

A su regreso a México, la arquera Aída Román aseguró que la inexperiencia del titular de la Conade afectaba al deporte mexicano. “No es alguien que esté inmerso en el deporte, es muy difícil que alguien que no haya estado en el deporte pueda hacer una buena administración, sí tuvimos algunos apoyos, pero a cuenta gotas y desafortunadamente las federaciones peleadas con unos y otros”, dijo en una entrevista con Reforma.

Óscar Mendiola, jefe de entrenadores de taekwondo en Atenas 2004 y coordinador de Deportes de la Universidad Iberoamericana, aseguró en una entrevista reciente con Alto Nivel, que la Conade debería apoyar a los atletas no para la siguiente olimpiada, sino para 2024. “No les importa, no les interesa a directivos la investigación, no es algo importante y se guían más por la práctica hacia el chico y si no se tiene ciencia deportiva nada fluye”.

Los Juegos Olímpicos ya terminaron con una actuación agria de la delegación mexicana, en la que de acuerdo con especialistas, los menos culpables son los atletas. Mientras tanto, Alfredo Castillo libra ahora la carrera de obstáculos que más ha cuestionado su trayectoria, y la meta para definir su desempeño está cerca: Los partidos de oposición pidieron su renuncia y la Comisión Permanente del Congreso de la Unión avaló que sea citado para comparecer por el papel de México en Río 2016. El resultado lo sabremos muy pronto.

Relacionadas

Comentarios