md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 02:00 21/11/2014
Síguenos:

¿Sabes cómo delegar tareas a tu equipo?

Conoce qué consideraciones debes tener para poder desarrollar una acción en conjunto con tu personal, delegando tareas y alcanzando objetivos.

management_objetivos

Confianza es la palabra clave entre el manager y su equipo.

25-02-2011
POR: Altonivel

El poder manejar principios y puntos clave en la dirección y administración de organizaciones y empresas, no es tarea simple. Por esta razón nacieron los Managers.

Peter Drucker, un reconocido escritor de management, señala que la labor de éstos se destaca en cinco categorías: 1. Establecer objetivos 2. Organización 3. Motivar y comunicar 4. Medición del trabajo logrado y 5. Desarrollar a las personas.

Por esto, un manager trabaja en la coordinación y dirección de actividades propias, hasta conducirlas a un fin particular. Con esto, es su deber llevar adelante las tareas necesarias que llevarán al negocio a alcanzar sus objetivos.

Drucker, considerado como el padre del management moderno, señala que la tarea fundamental de un manager es lograr que las personas puedan ser capaces de desarrollar una acción conjunta al entregarles objetivos comunes, una estructura correcta y dándoles continuo adiestramiento y desarrollo, lo que conseguirá que alcancen resultados y enfrenten cambios.

Esta capacidad de análisis y síntesis la desarrollan preguntándose: ¿qué cambios podrían ser un problema?, ¿cuáles son las oportunidades que se buscan? o ¿qué es necesario mantener o cambiar?

En función de estas premisas el manager toma decisiones, genera objetivos y verifica su cumplimento, controlando así los resultados. Todo esto basándose en funciones como definir una misión o tarea, gestionando recursos humanos y tareas de liderazgo, y aplicando técnicas especificas en cada área de la organización.

Consideraciones para delegar tareas

Esta toma de decisiones y verificación de objetivos es importante a la hora de delegar tareas en los subordinados de una empresa.

Es importante que se entienda que el delegar no es dejar que otros realicen las tareas sencillas para las que no se tiene tiempo. No es sólo conseguir más tiempo para otras labores, sino ayudar a los miembros del equipo a desarrollar un potencial que aumentará la eficiencia en su trabajo.

Delegar tareas implica repartir responsabilidades, proporcionando a determinado miembro del equipo objetivos, plazos y requisitos para que desarrolle su tarea, siendo éste el que decida cómo realizarlas. De esta forma, el empleado sentirá satisfacción al lograr un resultado positivo.

Como dijo Drucker, el management entrega objetivos y estructuras a las personas, para que estas desarrollen una labor, o sea, se preocupa de saber delegar tareas. Para esto es necesario tener ciertas consideraciones para conseguir excelentes resultados.

He aquí algunas claves a considerar al momento de delegar tareas:

1. – Definir objetivos: el definir el trabajo y determinar los objetivos es lo primero que debe hacerse al momento de delegar. Para esto es necesario reunir toda la información que sea necesaria sobre el trabajo que se pedirá realizar, los costos que tendrá, datos de rendimiento, opciones de presentación y análisis de la competencia.

Al tener toda la información sobre la propuesta, ya se sabe cuáles son los objetivos que se deben cumplir y los tiempos que se utilizarán.

2.- Escoger el empleado: es importante que la persona a cargo de la labor sea alguien que maneje los términos que se emplearán durante el proyecto.
Por ejemplo, si el trabajo encomendado es una investigación, es necesaria una persona metódica y cordial, que tenga buen trato y sepa convencer a una persona muy ocupada, de buscar datos, aun cuando pierda tiempo valioso.

3.- Establecer parámetros: es necesario que a quien se le delegue el trabajo, tenga claro cuáles son los objetivos a los que debe responder. Para esto debes proporcionarle la meta, un plazo de entrega, medidas de calidad, presupuesto, información con los recursos de los que dispone y los límites de su autoridad.

Si consideras que es necesario, pídele a tu empleado que te enseñe que línea de trabajo tomará, pero no la cambies a no ser que se prevea un problema. De cualquier forma, es importante que sea el empleado el que resuelva el problema. La palabra principal aquí es confianza.

comentarios