md_ipad md_ipad md_ipad
Actualizado a las 02:00 28/08/2014
Síguenos:

Asia importa granos ante temores

Debido al temor que se ha generado en los mercados con respecto al abasto de alimentos, Asia compra a Australia arroz y trigo.

granos

Los altos precios podrían alentar a los agricultores a sembrar más.

16-02-2011
POR: Reuters
16 de Febrero de 2011

Los compradores asiáticos están abasteciéndose de más arroz y de un trigo australiano barato para asegurarse sus necesidades de alimentos y forraje, en medio de una escalada de los precios a máximos históricos que hace temer por protestas y un golpe a sus economías.

El presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, dijo que los precios de los alimentos alcanzaron "niveles peligrosos", lo que destaca la ansiedad entre los gobiernos a que se repita la crisis alimentaria del 2008, que disparó saqueos desde Egipto hasta Haití.

"Hay una acumulación de reservas y un acaparamiento desde Bangladesh, hasta Indonesia y Filipinas, dado que todos están asustados por la inflación", dijo Sajjid Haider Pasha, director de la agencia marítima y corredora de granos Shunshing Group.

"Pero no estamos seguros sobre por cuánto tiempo la gente pueda mantener un nivel de importaciones tan fuerte", dijo el ejecutivo en una lateral del Foro Mundial de Intermediación de Granos, en Singapur.

Los operadores del mercado dijeron que Filipinas se aseguró una de sus mayores compras de harina de soja en años por el temor a que los precios de los granos -que rondan los niveles más altos en dos años- sigan creciendo.

Los temores a un déficit de trigo en el 208 llevaron a una batalla por los granos, que culminaron en restricciones a las exportaciones de productos como arroz y a una escalada de un producto clave en la dieta de los asiáticos.

Varios analistas han minimizado la posibilidad de que se repita una crisis como la del 2008, que además disparó un salto en la inflación y profundos déficits comerciales debido a que varios países debieron enfrentar un alza de los costos de sus importaciones.

Sin embargo, las reservas globales de granos se han ido estrechando en los últimos meses, en momentos en que sequías, inundaciones y un rápido crecimiento de la demanda han llevado a que los precios del trigo y el maíz crecieran más del doble desde el último verano boreal.

Los precios del trigo, la soja y el maíz están actualmente en los niveles del 2008, pero una diferencia clave es que el arroz se encuentra a menos de la mitad del máximo que alcanzó ese año.

Los compradores están asegurándose granos tanto para la producción de alimentos como para forraje.

Bangladesh está pagando más para importar 200,000 toneladas de arroz de Tailandia, mientras que Filipinas compró 200,000 toneladas de trigo forrajero y firmó uno de sus mayores acuerdos en años, con la adquisición de 240,000 toneladas de harina de soja de Sudamérica.

China, el mayor productor mundial de trigo, ya compró hasta 500,000 toneladas de trigo forrajero australiano y podría duplicar esas compras este año.

El Grupo de 20 naciones desarrolladas y emergentes, cuyos ministros de Finanzas se reunirán el viernes y sábado en París, prometió tomar medidas ante el alza de los precios de los alimentos.

Pero las expectativas de Francia -que posee la presidencia del grupo este año- de imponer duras limitaciones a las especulaciones con materias primas parecen no encontrar adeptos.

No obstante, Indonesia dijo el miércoles que instará al G20 a incrementar la presión en los mercados financieros para frenar la especulación sobre los precios de los alimentos.

Un informe del Banco Mundial reveló que los altos precios de productos como el trigo, el maíz, el azúcar y los aceites comestibles, han llevado a 44 millones de personas a la pobreza extrema en los países en desarrollo desde junio del 2001.

Los altos precios podrían alentar a los agricultores a sembrar más, pero ello no sería suficiente para que los precios bajen a niveles históricos, dijo Freddy Pranteda, director de la firma de intermediación de granos Cosur.

"El escenario actual de los precios es alentados, en el largo plazo, todos los productores de Sudamérica buscarán más superficies para sembrar e intentar satisfacer la demanda", dijo Pranteda.

"Necesitamos acostumbrarnos a una nueva estructura de precios. Creo que los precios seguirán estando entre 40 y 50% por encima de sus niveles históricos. Los suministros seguirán siendo ajustados", agregó.

(Escrito por Simon Webb y Clarence Fernandez; Editado en español por Juan José Lagorio)

comentarios