mb5-705 og0-093 640-875 300-075 70-413 300-070 pmi-rmp 98-349 dev-401 70-483 hp0-s42 jn0-102 hp2-z31 642-437 1z0-053 70-341 400-201 e05-001 itilfnd c4040-252 400-101 70-467 200-310 hp5-b04d 70-533 1z0-803 1z0-434 mb2-708 1z0-051 9l0-422 n10-005 350-018 ns0-101 70-466 og0-091 070-487 70-346 300-206 1y0-201 hp0-j73 hp2-z12 98-364 hp2-h35 iia-cia-part3 c2090-610 101-400 pegacsa71v1 c4090-971 98-367 ex0-005 300-101 70-410 412-79 646-365 adm-201 300-135 70-465 2v0-620 lx0-103 640-911 pmp 1z0-052 ccd-410 70-463 sy0-401 hp0-d31 300-208 070-246 pmi-sp hp0-s41 70-534 1z0-047 70-480 70-414 010-111 312-49v8 ns0-157 700-260 3002 tb0-123 cissp 70-448 070-347 100-101 jn0-660 e20-690 210-060 70-347 70-532 1z0-808 icbb 500-260 e10-001 mb6-703 sk0-003 642-889 mb6-702 350-080 70-412 300-209 102-400 icgb vmce_v8 hp2-z34 070-411 4a0-m01 70-411 070-488 210-260 mb2-704 070-465 70-685 c_tadm51_731 aws-sysops 070-486 200-120 642-997 cbap hp0-y51 cas-002 2v0-621 70-462 98-365 070-642 70-980 640-722 300-115 70-533 70-331 070-412 mb6-704 hp2-b115 70-687 1y0-301 640-692 c_tfin52_66 400-051 220-801 1z0-133 70-417 70-487 070-480 070-483 a00-211 prince2-foundation hp0-a116 pr000041 tk0-201 070-410 1z0-067 c_tscm62_66 cisa 220-802 cism iia-cia-part1 jn0-360 70-662 74-678 c2180-401 700-501 1z0-060 cwna-106 642-999 n10-006 101 642-980 640-554 ex200 810-403 1z0-804 70-461 70-243 070-461 c4040-251 c4040-250 640-864 642-874 1z0-061 1v0-601 70-486 352-001 cca-500 1y0-400 mb2-707 640-916 642-737 642-998 300-320 1z0-062 itil 70-488 810-401 ax0-100 hp2-z33 700-280 700-701 mb2-701 2v0-621d 9l0-012 p2080-099 700-039 Lo que debes saber del vino
PUBLICIDAD
LO ÚLTIMO

Lo que debes saber del vino

Conoce desde el procedimiento previo a una cata, hasta las combinaciones más adecuadas para cada cepa.

todo_vino
Estilo de Vida
Alto Nivel 04-02-2011

Altonivel

Desde su aparición hace siete mil años, estimados gracias a restos de viñedos cultivados en el Caucaso con esa antigüedad, el vino se ha convertido en uno de las bebidas más apetecidas por las personas. No importan clase social, color, religión, ni temporada, una buena copa de vino siempre será símbolo de clase y sofisticación.

Sin embargo, ingresar al mundo vitivinícola no es tan sencillo, ya que disfrutar una copa de vino requiere un conocimiento de rituales y términos que no cualquiera maneja, y que sumados a la amplia gama de posibilidades de maridaje que éstos requieren, transforman el consumo de la vid en una verdadera cultura.

Cualquier paladar puede percibir diferencias muy marcadas entre diferentes tipos de vino, en función de la variedad de uva, el clima donde se cultivó y saber hacer de la bodega. Si estás interesado, te invitamos a comenzar este viaje entregándote algunos conocimientos que te convertirán en un verdadero catador.

  • Escoger el mejor vino

No siempre el vino más caro es mejor, sin embargo, te asegura cierto rango de calidad, pero no “la mejor opción”, ello dependerá mucho de tus propios gustos y de la situación en que lo vayas a consumir. Por eso es importante desarrollar un criterio propio a la hora de valorar cualquier vino.

  • Cuatro elementos

Existen cuatro factores que impactan la calidad del vino, estos son:

Tierra: el suelo aporta características específicas al vino.    

Clima:
cuanto más cálido, más potente será el vino, y tendrá más cuerpo y más alcohol. Y cuanto más frío, más ácido y refrescante será.    

Varietal o tipo de uva: la variedad de uva es fundamental a la hora de determinar el carácter de un vino.

Elaboración: una vez obtenida la uva, el saber hacer del enólogo es determinante para obtener un vino de calidad: la temperatura de fermentación, el proceso de filtrado y clarificación, la posible mezcla de varietales, el tipo de barrica utilizada para la crianza, entre otros aspectos.    

  • Crianza y evolución

En la barrica: cuando es de roble el vino obtiene taninos y aromas de la madera, que le dan mayor complejidad. Además, la madera tiene pequeños poros que dejan pasar oxígeno, con lo que el vino también va envejeciendo. Sólo los vinos con mayor estructura y concentración pueden aguantar periodos largos de crianza.

En la botella: en este espacio el vino se redondea y perfecciona. Después de unos cinco o 10 años en botella el vino llega a su mayor grado de calidad, luego la calidad del vino empieza a decaer lentamente.

  • Tipos de vino

Generoso: se trata de vinos de más de 13º o 14º de alcohol, a muchos se les añade más alcohol. Suelen ser dulces, pero también los hay secos.

Tranquilo: tinto, blanco o rosado. Sin burbujas y con menos de 15º de alcohol.

Espumoso: Cava, Champagne y otros. Obtienen las burbujas gracias a una segunda fermentación en botella.

Gasificado:
incorporan gas artificialmente, como un refresco. Por ejemplo, el Lambrusco.

  • La temperatura al servir

Generosos: se sirven aún más fríos, a 5º C o 7º si son secos, y entre 4º C y 5º si son dulces.

Tinto: debe estar entre 16º y 18º C. Si la temperatura ambiente es superior, tendrás que enfriarlo en una cubitera con hielo y agua.

Blanco: su temperatura ideal radica entre los 12º y 16º C. Consérvalo en el refrigerador, y sácalo un poco antes de consumirlo, porque se entibia con bastante rapidez.

Espumosos: Debe estar a unos 8º C. Recién salidos del refrigerador y mantenidos en una cubeta con mucho hielo.

  • ¿Cómo catar un vino?

Catar un vino es aguzar los sentidos para percibir mejor sus características. Para ello, primero debes comenzar por la vista. El color del vino, por ejemplo, te indica su estructura. De este modo, si un vino es muy opaco será más carnoso, y más ligero si es menos denso.

También te permite ver la edad y crianza del vino. Para ello, tienes que fijarte en el ribete (la parte del líquido que pega con el cristal). Los vinos jóvenes muestran un ribete con tonos violáceos, que nos transmite el color puro de la uva. En cambio, un reserva, posee un ribete color teja que es efecto de la oxidación que ha sufrido durante su envejecimiento en barricas.

El paso siguiente será descubrir los aromas del vino. Para ello puedes girar la copa para que el vino desprenda mejor sus aromas. Así descubrirás si se notan más los aromas de la fruta, o si hay olores que vienen de la madera de la barrica.

Ten precaución con los vinos con olores a corcho, avinagrados o de “reducción” (olor a cerrado), puesto que denotan una mala conservación y el probable ingreso de bacterias.

Una vez que has llevado el vino a tu boca, podrás valorar su sabor del vino, y también su untuosidad, textura, grado de acidez (frescura) y grado alcohólico.

Al respecto, las papilas gustativas pueden captar cuatro sabores básicos: dulces, ácidos, amargos y salados. El salado no se puede encontrar en el vino, salvo en el caso de la manzanilla. El amargor viene de los taninos, que pueden dar sensación de sequedad. El grado de dulzor depende mucho del tipo de uva y de la región donde se haya producido. Mientras que la acidez se asocia con una sensación de frescura en el vino.

Para concluir, debes saber que lo mejor de la cata o degustación es la sensación global que nos deja un vino, que muchas veces continúa y se alarga en el tiempo. Es lo que se llama el "recuerdo" de un vino, es decir, la persistencia de las sensaciones.

Y como alguna vez declarara el chef venezolano Sumito, "lo mejor de un vino es la compañía". Ahora sí, a disfrutar.

COMENTARIOS
Siguiente ¿Cómo elegir un buen vino para una comida de negocios?

¿Cómo elegir un buen vino para una comida de negocios?

Tu elección reflejará qué tipo de empresario eres. El presidente del Consejo Mexicano Vitivinícola explica los puntos para decidir el mejor.