ActualidadHistorias

“Gasolinazo” amenza con crisis a Bolivia

El decreto que elimina la subvención del Estado a los combustibles generó insatisfacción en organizaciones sindicales y sociedad.

28-12-2010, 9:09:05 AM
“Gasolinazo” amenza con crisis a Bolivia
Altonivel
28 de diciembre de 2010

La amenaza de un estallido de conflictos asomó el lunes en Bolivia, al converger una masiva huelga de transportistas y amenazas de duras protestas sindicales contra una fuerte e inesperada alza de combustibles decretada por el Gobierno de Evo Morales.

El gobernante indígena restó importancia a las protestas y defendió el llamado “gasolinazo” con el repetido argumento oficial de que su empobrecido país no podía prolongar más la “sangría” de una subvención a los combustibles que le costaba este año 380 millones de dólares.

Para analistas, .Evo Morales no debe minimizar el riesgo de una crisis política derivada del aumento de los combustibles que, según cálculos preliminares, podría impactar en un alza general de precios y pondría en juego la gobernabilidad que le dio tener a su lado a los sindicatos.

Los combustibles para automotores subieron el domingo en hasta 83%, llevando el diésel a 0.96 dólares el litro, en una medida justificada por el Gobierno en la gran diferencia entre los mercados interno e internacional, pero que fue denunciada por varios sindicatos como “neoliberal”.

“La nivelación de precios de los hidrocarburos es para evitar la sangría de la economía”, dijo Evo Morales en su primera declaración sobre el tema, durante una reunión con alcaldes rurales, en la que no mencionó específicamente a las protestas.

“Esta medida no es para hacer daño a nadie, jamás vamos a abandonar a los sectores o a los trabajadores, pero no podemos permitir que la plata siga chorreándose hacia fuera”, agregó, refiriéndose al contrabando de combustibles subvencionados.

La Central Obrera Boliviana (COB), que agrupa a todos los sindicatos del país y era considerada aliada del Gobierno, dijo que definirá el martes medidas de protesta. “El aumento traerá consecuencias negativas como el aumento del costo de vida, por eso pedimos que se abrogue este decreto”, dijo a reporteros el líder de la COB, Pedro Montes.

En línea con la aparente poca preocupación de Morales, el ministro de Economía, Luis Arce, dijo que el Gobierno esperaba dialogar con todos los sectores y confiaba en que varias medidas paliativas aprobadas también el domingo darán resultado.

“No estamos en una crisis sino que es un buen momento económico para que los efectos no se sientan”, dijo Arce, citando entre esos paliativos al congelamiento de las tarifas de agua, electricidad y telefonía.

Además de un próximo aumento salarial que aseguró compensará la inflación del 2010 que llegaría al 7% frente al 0.26 del 2009 y la prevista alza de precios de enero venidero a causa de la medida de incremento de los combustibles.

 

Relacionadas

Comentarios