Estilo de VidaHistorias

Pensar en comida ayuda a comer menos

Científicos de Estados Unidos descubrieron que pensar constantemente en comer algo provoca más tarde inapetencia respecto a dicho alimento.

22-12-2010, 1:24:59 PM
Pensar en comida ayuda a comer menos
Altonivel

Un estudio publicado por la revista Science revela que pensar en comida puede ayudar a adelgazar.

Se trata de una investigación que realizó la Universidad Carnegie Mellon, en Pittsburgh, Estados Unidos, la que señala que pensar varias veces al día en comer, nos hará ingerir menos alimentos.

¿Por qué? El estudio se basa en la tesis de que, a medida que imaginamos que comemos un plato de comida repetidamente, cada bocado sabe menos sabroso que el anterior. Esto ocurre porque nos acostumbramos a ese alimento, lo que los científicos llaman “habituación”.

La habituación entonces hará que sintamos luego menos deseo de comer ese alimento que hemos imaginado.

A través de este comportamiento los investigadores probaron que nuestra mente es un poderoso alimento.

El experimento
Nuestro cerebro es una maquina muy potente y si sabemos manejarla nos traerá grandes beneficios.

Basados en esta afirmación, los científicos utilizaron el chocolate y el queso para comprobar que la imaginación puede ser suficiente para crear el efecto de habituación a los alimentos.

El experimento consistía en que cada participante debía imaginarse en diversas situaciones, realizando 33 actividades repetitivas. Por ejemplo, se imaginaban insertando monedas en las maquinas de lavado automático y luego pensaban en que comían bolitas de chocolate.

Así, el primer grupo se imaginó que insertaba 33 monedas en las lavadoras, el segundo que ponía 30 monedas y que comía 3 bolitas de chocolate; y el tercer grupo pensó que introducía 3 monedas y comía 30 bolas de chocolate.

Al finalizar el experimento disponían de una fuente llena de las mismas bolas de chocolate que imaginaban y el resultado fue que, los participantes que se vieron comiendo más chocolates, ingirieron menos cantidad que el resto de los grupos.

Sin embargo, para que el resultado tuviera real validez y no se tratara de simple autocontrol, los científicos intercambiaban lo que imaginaban los grupos. Se llegó a la misma conclusión.

“La habituación es uno de los procesos fundamentales, que determinan la cantidad que consumimos de un alimento o cuándo dejar de consumirlo. Nuestros hallazgos muestran que la habituación no se rige sólo por la vista, olfato, oído y tacto, sino también por la forma en que la experiencia del consumo es mentalmente representada. Hasta cierto punto, imaginar una experiencia es un sustituto de la experiencia real” dijo Joachim Vosgerau, uno de los autores del estudio.

Lo anterior significa que la línea que divide el hecho de imaginar con el de experimentar es mucho menor de lo que se pensaba.

Los usos que puede traer este experimento a la medicina podrían ser grandes, pues personas .obesas, drogadictas o fumadoras podrían encontrar aquí una solución.

El marketing no se queda atrás; sin embargo, en terreno contrario: ¿no vaya a suceder que las imágenes de sus anuncios proyecten el efecto contrario al esperado?

 

 

Relacionadas

Comentarios