HistoriasMarketing

¿Conoces el poder del empaque?

Además de contener, proteger y preservar el producto, el empaque es una poderosa herramienta de promoción y venta. ¿Sabes utilizarla?

10-12-2010, 1:39:54 PM
¿Conoces el poder del empaque?
Altonivel

Todo entra por los ojos. Esa es la consigna utilizada por todos aquellos comerciantes que enfocan gran parte de su atención en la envoltura de sus productos.

Y tienen mucha razón en hacerlo. Si bien, no es el fin mismo de una empresa, o la razón por la que un cliente adquiere unas galletas o un computador, el empaque sí es una parte fundamental de estos elementos.

Hablamos del contenedor de un .producto, diseñado y producido para protegerlo o preservarlo adecuadamente durante su transporte, almacenamiento y entrega al consumidor final. Pero también es muy útil para promocionar y diferenciar una marca, comunicar la información de la etiqueta y brindarles un plus a los clientes.

Según Lamb, Hair y McDaniel, grandes ensayistas del marketing, las cuatro funciones más importantes del empaque son:

  • Contenido y protección

Contener productos líquidos, granulados o divisibles de alguna manera. Además, permite a sus fabricantes vender productos en cantidades específicas, como litros y sus fracciones. Por otro lado, los empaques protegen a los artículos de posibles roturas, derrames o deterioro por factores como la luz, el calor y el frío.

  • Simplicidad de almacenamiento y uso

Las empresas mayoristas prefieren presentaciones fáciles de embarcar, almacenar y ubicar en los anaqueles. Los consumidores buscan artículos fáciles de manejar, abrir y cerrar, aunque algunos clientes deseen presentaciones a prueba de alteraciones y de niños.

Un empaque diferencia su producto de los competidores y puede asociar un artículo nuevo con una familia de productos del mismo fabricante. Gracias a su gran diversidad de diseños, colores, formas y materiales, logran influir en la percepción de los consumidores y su comportamiento de compra.

El 12 de enero de 2007, miles de personas pasaron junto a Joshua Bell mientras tocaba su violín en la estación L’Enfant Plaza en Washigton DC. La multitud pasaba a su lado, algunos miraban en dirección al artista callejero, algunos disminuyeron su velocidad, pero la mayoría pasaba de largo, ensimismados en sus pensamientos.

Sólo siete personas se detuvieron y lo escucharon tocar durante un minuto o quizás un poco más. Y Joshua hizo 32 dólares por su perfomance de 45 minutos.

Ellos no sabían que se trataba de uno de los violinistas más respetados del mundo, quien tocaba su Stradivarious valuado en 3.5 millones de dólares. Y que una entrada a cualquiera de sus recitales cuesta al menos 100 dólares.

La pregunta inmediata es: ¿cómo puede ser posible que un violinista de ese nivel, que gana más de mil dólares por minuto, no reciba la atención de los transeúntes?

La respuesta radica en el packaging o empaque.

Las empresas muy a menudo se guían por una popular frase: “Conten is king” (El contenido es rey), Joshua tenía “contenido”, pero nadie se lo comunicó a la muchedumbre.

Ahora imagínate esta escena: por la televisión se anuncia que un violinista de primer orden dará un pequeño concierto en la estación L’Enfant Plaza acompañado de su magnífica Stradivarius. Añade a eso seis guardias armados alrededor del concertista. El caos sería inevitable.

¿Resultado? Sin el packaging, para los transeúntes, Joshua es simplemente otro artista callejero

Tu empresa también puede tener el mejor contenido del mundo, pero si no se toma la molestia de proveerle un packaging adecuado, corre el riesgo de que su cliente no comprenda y por lo tanto no use su producto o servicio al máximo.

Por supuesto, el contenido continúa siendo el rey.

Relacionadas

Comentarios