Para EntenderTecnología

7 cosas que Mark Zuckerberg esconde de las noticias falsas en Facebook

El informático presentó algunas soluciones para contrarrestar el daño que generan las noticias falsas en la red social. Sin embargo, la realidad es que él tampoco fue muy honesto. Te contamos por qué.

13-12-2016, 3:15:45 PM
Reuters Mark Zuckerberg aceptó su parte del problema: ciertas noticias que se difunden en la red social moldean la percepción de las personas.

Imaginemos una sociedad que funcione de forma similar a Facebook. Caminamos por la calle y seleccionamos a los amigos que queremos a nuestro lado; sólo aquellos que comparten nuestras ideas y opiniones. Ubicamos sus casas junto a las nuestras y de pronto tenemos una pequeña comunidad de unas 500 personas, que se expande a los alrededores por los mismos seres que ellos quieren tener cerca.

Ese pequeño grupo social se multiplica exponencialmente y comienza a enunciar críticas y opiniones de otra comunidad que se desarrolla en otro lado. Los miran con desprecio por tener ideas diferentes, pero como todos los individuos están rodeados de personas que hablan y piensan igual, considerar que los otros quizá tengan mejores opiniones parece imposible.

Eso fue prácticamente lo que sucedió durante las elecciones para la presidencia de Estados Unidos en 2016. Lo que pensábamos una mayoría absoluta a favor de Hilary Clinton, resultó menor de lo que realmente era. La red social engañó “sin querer”. Su forma de unir a las personas los encerró en mundos falsos, que indicaban que Clinton llegaría a la Casa Blanca y el país norteamericano finalmente tendría una mujer presidente. No fue así. Trump resultó ganador por el simple hecho de trabajar en la realidad y tener un mayor impacto en ella de lo que Internet nos hizo pensar.

Te puede interesar: Elecciones en Estados Unidos: todo lo que necesitas saber

Mark Zuckerberg, creador de Facebook, aceptó su parte del problema. Notó que ciertas noticias y su difusión en la red social moldeaban la percepción de las personas; creó una fantasía que no conectaba con el resto de la realidad.

Aunque el informático presentó algunas “soluciones” para contrarrestar sus daños, la realidad es muy distinta a como él cree que funcionará. Sus mentiras se ven reveladas por el simple hecho de ser pronunciadas y a continuación te decimos por qué.

1. Detección acertada de la información incorrecta

Zuckerberg habla de “mejorar los sistemas técnicos” para detectar la información incorrecta. Primero establece que ahora serán algoritmos los que las identifiquen mediante distintos factores. El problema es que su creación impulsa a un mar infinito de información que es casi imposible de clasificar de inmediato. Las noticias salen “al momento” y que exista una fuerza computarizada que analice todo lo que sucede alrededor del mundo parece inconcebible, al menos en este punto de la informática.

2. Optimizar la presentación de los informes de dicha información

El informático miente al decir que será más óptimo su sistema de alerta de noticias falsas y resaltará las principales mediante otros algoritmos. Tal implementación puede acabar con efectos similares a lo que se mencionó en la introducción: sólo las noticias consideradas “importantes” resaltarán y ese tipo de objetividad no puede ser acertada por algoritmos que se enfocan en presentar información personalizada a cada usuario.

3. Verificación por terceros

No quedó muy claro este punto, pero a lo que pudo referirse es a solicitar el servicio de otra compañía que se encargue exclusivamente de ofrecer todo tipo de información relevante que sitúe a los usuarios en el “mundo real”. Si Facebook es una de las compañías más grandes del mundo, parece irónico que no cuente con los medios para desarrollar su propia rama de investigación. Asimismo, se traspasan los problemas mencionados previamente sobre cómo estaba estructurada la red social desde un inicio.

4. Hacer advertencias de si una noticia puede ser falsa

Zuckerberg buscará implementar advertencias en los feed de noticias de las personas sobre si alguna nota ha sido clasificada falsa…Sólo que no especificó si cualquier usuario podía reportar una irregularidad. Si ése es el caso, entonces la integridad de su sistema se ve comprometida por los conflictos de interés de los usuarios sin una opinión objetiva. Además, digamos que Facebook y Zuckerberg son completamente ajenos a un partido político, pero a la vez comparten ideales hacia un sistema más libre. Aún si existen candidatos como Trump, existiría una fuerza inevitable para limitar la distribución de la información.

5. Darle prioridad a artículos de calidad

¿Qué califica un artículo de calidad de forma objetiva y cómo le dará oportunidad a nuevos medios que no tienen la reputación de otros establecidos como el New York Times, la BBC o The Guardian? Zuckerberg idealiza el comportamiento de sus programas y cree que simples algoritmos con algunos terceros pueden señalar si un texto de algún medio vale la pena difundir. Asimismo, existe información que no está escrita de forma “profesional” y sirve como un mensaje. ¿Qué impediría su viralización? Las políticas de la fantasía de Zuckerberg.

6. Reducir ingresos para los sitios que ofrezcan noticias falsas

The Onion, Cracked y sitios similares que presentan noticias satíricas (que de forma idiota son tomadas como reales por cierto porcentaje de la población) están en riesgo bajo esta política además del hecho de que, si implementan una opción general de denuncia, todo el sistema caerá bajo su propio peso. Es positiva su visión de eliminar aquellos que simplemente atraen para ganar dinero, pero arriesga la profesionalidad de comedia y de medios que cometan equivocaciones y después las corrijan.

7. Escuchar

“Vamos a trabajar con periodistas y otras personas de la industria para recibir sus aportaciones”. Probablemente este punto no simboliza una mentira ni una fantasía idealista, pero si es cierto que aprenderán del periodismo, necesita encontrar una objetividad y una forma más seria para acercar a los usuarios a la realidad, que miren los verdaderos riesgos y no se encierren en una comunidad hermética donde todo parece lógico porque están rodeados de personas que piensan igual. La única forma en que este punto sea verdad es si se arriesga a ver la realidad que creó.

Zuckerberg trata de ser positivo y de arreglar la disfuncional realidad que él mismo creó. Es un hombre que moldeó al mundo. Facebook, en su mente, conectaría a las personas, pero el experimento se salió de control. Es una plataforma, una calle donde protestar y donde criticar. Los grupos sociales se unen, los liberales, los de izquierda, los racistas, los grupos de odio y cada uno, al limitarse en su realidad, se aleja de las otras y falla en ver que el mundo es muy diferente a como la pantalla en su teléfono lo mostraba.

Texto publicado originalmente para Cultura Colectiva.

Relacionadas

Comentarios