HistoriasNegocios

Eficiencia en salud, un desafío: OCDE

Un estudio de la OCDE analiza los esfuerzos actuales para mejorar la eficiencia de atención en el sector y las proyecciones de éste. Entérate.

28-10-2010, 3:21:10 PM
Eficiencia en salud, un desafío: OCDE
Altonivel

El gasto en salud sigue aumentando día a día en la mayoría de los países que conforman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

La mayor parte de este gasto proviene de las arcas públicas y, dada la reciente recesión económica, las naciones están buscando maneras de mejorar la eficiencia del gasto en salud.

La publicación “Value for Money in Health Spending” de la OCDE analiza los esfuerzos actuales para mejorar la eficiencia de atención de salud, incluidas las herramientas que parecen ser prometedores para ayudar a los sistemas de salud a proporcionar el mejor cuidado para su dinero, como pago por desempeño, la coordinación de la atención, la evaluación de tecnologías sanitarias, las guías de práctica clínica, la información y la comunicación.

Cabe destacar que los países de la OCDE han hecho enormes progresos en la mejora de salud de la población en las últimas décadas. La esperanza de vida al nacer ha aumentado en un promedio de 10 años entre 1960 y 2008. Así, hoy en día una mujer de 65 años puede esperar vivir otros 20 años y un hombre un adicional de 17 años.

El documento señala que, aunque las desigualdades socioeconómicas en el estado de salud y el acceso a la asistencia siguen existiendo, las reducciones en la mortalidad infantil y el aumento de la salud de la población han mejorando a un ritmo constante.

Estos logros pueden atribuirse, en parte, al aumento de los ingresos y mayores niveles de educación, explica la OCDE. Y agrega que una buena parte de esas ganancias proviene de las mejoras en la atención de la salud, gracias a mejores tratamientos y tecnologías.

Los sistemas de salud son más eficaces y de mayor calidad que nunca, indica el documento y afirma que el acceso a la atención también ha seguido mejorando.

Por ejemplo, cita que México y Turquía han introducido recientemente reformas para dar cobertura a las personas más pobres o sin seguro.

Estados Unidos en tanto, acaba de aprobar una ley que exigirá la cobertura de seguro de salud para casi todos los ciudadanos y, en general, los países de la OCDE están más cerca que nunca de lograr una cobertura universal o casi universal de un conjunto básico de servicios. Estas reformas tienen especial importancia durante las recesiones, cuando los ingresos son más bajos para algunas familias.

Una salud más exigente
La crisis económica ha dado lugar a una mayor presión sobre las finanzas públicas. Dado que la mayor parte del gasto en salud se financia con cargo a los presupuestos públicos, las restricciones fiscales aumentarán la necesidad de los gobiernos por controlar los costos y mejorar la rentabilidad del gasto sanitario.

Sin embargo, estos objetivos a corto plazo vienen en el contexto de las tendencias a más largo plazo: la presión para aumentar el gasto en salud va a ser implacable, impulsada por los cambios tecnológicos, las expectativas de la población y el envejecimiento.

El informe dice que los gobiernos tienen a su disposición una amplia gama de instrumentos de política para controlar los costos. Muchas políticas pueden mantener los gastos en el corto plazo, pero a menudo tienen consecuencias nefastas en un periodo más extenso. Además, los países hacen poco o nada para moderar las presiones subyacentes que están impulsando el gasto de salud.

Por otra parte, para cosechar estos beneficios potenciales a menudo se requiere por adelantado de nuevas inversiones. Por lo tanto, muchos países se enfrentan a un dilema: el que las prioridades políticas a corto y largo plazo a veces se contraponen porque van en direcciones diferentes.

En nuestro país, los grandes gastos de salud se generan por patologías como la obesidad y sus consiguientes consecuencias. Esta enfermedad provoca al sistema de salud mexicano costos equivalentes a más de 5 mil 800 millones de dólares y la cifra podría ir en ascenso, según indican estimaciones gubernamentales.

De acuerdo a las autoridades, si el problema no se detiene a tiempo en el año 2017 el monto llegará a 170 mil millones de pesos (más de 13 mil 195 millones de dólares).

Relacionadas

Comentarios