ActualidadHistorias

Melones resisten 60 días

Científicos mexicanos logran sextuplicar la vida en anaquel de los melones, por lo que pueden permanecer hasta 60 días en buen estado.

20-10-2010, 3:38:02 PM
Melones resisten 60 días
Agencias
20 de octubre de 2010

Un grupo de científicos mexicanos del Cinvestav logró prolongar la vida en anaquel de los melones, que por lo regular no resisten más de 10 días sin deterioro, hasta 60, después de desactivar una enzima de ese fruto, explicó hoy a Efe el académico Miguel Ángel Gómez Lim.

La técnica puede tener aplicaciones en otros frutos como fresas, papaya y “prácticamente todos los frutos carnosos perecederos”, apuntó el académico, quien lidera el proyecto.

Gómez y su equipo, del Departamento de Ingeniería Genética del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) en la ciudad de Irapuato, obtuvieron con este descubrimiento el Premio Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos 2010 el pasado 6 de octubre.

Los investigadores, entre los que se cuentan también Laura Uribe y Héctor Gordon, lograron alargar la vida de anaquel de los melones conocidos como “gota de miel” y aumentar la calidad, la textura, el sabor y el aroma de dicho alimento, explicó Gómez, doctorado en Biología Molecular.

“Lo que hicimos fue inactivar una proteína denominada lipoxigenasa, que es la enzima responsable de degradar los lípidos de las membranas celulares, y de esta forma las membranas tuvieron más integridad”, lo que permite al fruto “durar más tiempo y conservar muchos atributos como la firmeza y el sabor, que normalmente pierde con el paso de los días”, indicó el científico.

El procedimiento consiste en introducir en las células de la planta una copia del gen de la enzima lipoxigenasa, “de tal manera que cuando las células ven esta copia extra se produce un mecanismo natural por medio del cual se inactivan las enzimas”, explicó.

Gómez añadió que el proceso de inactivación de la enzima se realiza en las plántulas (plantas en proceso de crecimiento), para que cuando produzcan un fruto este ya cuente con las características deseadas.

“El mecanismo sólo afecta al fruto, el resto de la planta queda normal”, señaló.

El experto detalló que este tipo de melones tiene un gran valor de exportación, ya que una “gota de miel” puede llegar a costar en Japón hasta 200 dólares.

Gómez, ganador también del Premio a la Innovación en Salud y Alimentación 2007 de México, señaló que su investigación tiene un impacto ambiental, ya que disminuye la generación de desechos por pérdidas pos cosecha.

Además, ofrece un beneficio económico, ya que permitirá almacenar los frutos perecederos por periodos más largos y transportarlos sin necesidad de infraestructura costosa.

De acuerdo con el especialista del Cinvestav, se trata de la primera vez que se modifica genéticamente un melón de este tipo.

Después de almacenar los melones a 21 grados centígrados y en ambiente seco, la mayoría conservó su consistencia, sabor y aroma durante un mes y medio, aunque algunos resistieron dos meses.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Relacionadas

Comentarios