ActualidadHistorias

Sarkozy ordenó desbloquear depósitos

"Los transportes constituyen una situación vital", dijo Sarkozy al ordenar a los manifestantes desbloquear los depósitos de combustible.

20-10-2010, 8:10:49 AM
Sarkozy ordenó desbloquear depósitos
Agencias
20 de octubre de 2010

Nicolas Sarkozy, presidente de Francia, informó que ordenó desbloquear todos los depósitos de combustible, ocupados en el marco de la oposición a la reforma de las jubilaciones, “para restabler lo antes posible una situación normal”.

“Para millones de nuestros conciudadanos, los transportes constituyen una cuestión vital. Se trata de una libertad fundamental. Durante los últimos días, la vida cotidiana de muchos franceses se vio perturbada por problemas de aprovisionamiento que afectaron a una parte de las gasolineras”, declaró Sarkozy durante el Consejo de Ministros.

“Ayer di instrucciones para desbloquear la totalidad de los depósitos de combustible con la finalidad de restablecer lo antes posible una situación normal”, afirmó, según un comunicado.

Sarkozy reiteró que la reforma de las jubilaciones “irá hasta el final”, a pesar de las huelgas y manifestaciones, y advirtió contra las consecuencias de las protestas sobre el empleo y la actividad económica. “Llevaré a su término la reforma de las jubilaciones, ya que mi deber como jefe del Estado es garantizar a los franceses que ellos mismos y sus hijos podrán contar con su jubilación y que el nivel de las pensiones será mantenido”, declaró el jefe del Estado.

“Es normal que en una democracia cada uno pueda expresar su preocupación o su oposición. Pero no se deben franquear determinados límites y mi deber es garantizar el respeto del orden republicano al servicio de todos los franceses”, agregó.

El martes, entre 1.1 millones de personas (según el ministerio del Interior) y 3.5 millones de personas (de acuerdo con los sindicatos) desfilaron en 266 protestas en todo el país contra la reforma de las jubilaciones, durante la sexta jornada de acción desde el regreso de las vacaciones de verano, demostrando que la oposición popular sigue siendo fuerte.

La policía francesa inició en la madrugada de este miércoles acciones para liberar el acceso a los depósitos de combustible. Cuando sigue aumentando el temor de una parálisis de la economía francesa, en la noche del martes a este miércoles, la policía procedió a despejar el acceso a tres depósitos de combustible en el oeste del país.

Pero en uno de ellos, los huelguistas volvieron a impedir el acceso. Otros dos depósitos fueron bloqueados este miércoles por la mañana en Normandía y en las inmediaciones de Marsella en el sur.

El martes por la noche, unas 4,000 gasolineras de las 12,500 en el país, estaban vacías – “en espera de abastecimiento” – según los términos del gobierno, que el domingo, por boca del primer ministro François Fillon, había descartado todo desabastecimiento de combustible.

El oeste de Francia y la región de París estaban particularmente afectadas por la escasez de gasolina y petróleo diesel.

“Seguiremnos liberando el acceso de los depósitos tanto como sea necesario”, declaró el ministro del Interior, Brice Hortefeux.

La víspera, Sarkozy había anunciado tomaría medidas contra el bloqueo de las refinerías, pero había llamado a cada cual a la “responsabilidad”.

Para este miércoles se preveían perturbaciones en numerosos sectores, como en la producción de energía o en los aeropuertos, donde los sindicatos anunciaron acciones de bloqueo de los accesos, en particular en el mayor de París, el de Roissy-Charles de Gaulle. El acceso al aeropuerto de Toulouse, en el suroeste era también muy difícil.

El tráfico ferroviario también estaba muy perturbado este miércoles. En la región de París, la circulación de metros y de trenes suburbanos era por el contrario “normal” o “casi normal”, según las autoridades.

Sin esperar el jueves, cuando se reunirá la intersindical de trabajadores para decidir la continuación del movimiento, los estudiantes de la educación secundaria y los universitarios esperaban continuar su movilización, particularmente importante el martes, con 180,000 jóvenes en las calles, según las organizaciones.

Los principales sindicatos estudiantiles llamaron a manifestarse delante del Senado, donde la reforma que apunta sobre todo a retrasar la edad de la jubilación a 62 años, estaba siendo discutida.

Los estudiantes secundarios anunciaron que contaban seguir bloqueandos los liceos. En cuanto a las universidades, 29 de ellas estaban “movilizadas”, de las 83 de todo el país, según el principal sindicato estudiantil. Entre seis y diez estaban bloqueadas y tres otras cerradas por decisión de las autoridades administrativas respectivas.

Las movilizaciones de estudiantes dieron lugar a acciones de violencia por parte de grupos de desconocidos que se mezclaron a los manifestantes. Anunciando la detención de 1,423 provocadores de disturbios en una semana, el ministro del Interior, Brice Hortefeux, amenazó: “No dejaremos impunes a los delincuentes”.

Los actos de violencia fueron particularmente impresionantes en el centro de Lyon (centro este de Francia), donde hubo tiendas saqueadas, vehículos incendiados y mobiliario urbano destruído. También se registraron actos de violencia en algunas comunas vecinas a París.

Relacionadas

Comentarios