HistoriasNegocios

Mujer con ingresos y sin autonomía

Las parejas en donde ambos trabajan no son sinónimo de un ambiente homogéneo o igualitario para la mujer. Lee la opinión de especialistas.

18-10-2010, 3:36:28 PM
Mujer con ingresos y sin autonomía
Altonivel

Que una mujer tenga un trabajo remunerado y obtenga sus propios ingresos no siempre propicia su autonomía, ya que el dinero no deriva en una mejor posición de ellas dentro del hogar, afirmó la especialista Sandra Dema Moreno.

Durante una presentación en el auditorio del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades (CEIICH) de la UNAM, la especialista de la Universidad de Oviedo, España, indicó que las parejas de doble ingreso no son realmente homogéneas ni automáticamente igualitarias.

La experta señaló que las mujeres que ganan menos que su marido suelen asumir un papel subordinado en la toma de decisiones y las que tienen un ingreso mayor, tratan de evitar que se sepa públicamente.

Según Dema Moreno, las parejas se pueden dividir en varios tipos. Existe la tradicional, la igualitaria y la que trata de establecer una relación equitativa; sin embargo, a su juicio, ninguna de ellas garantiza la autonomía femenina.

En la primera de ellas, el poder está legitimado por la tradicional socialización de género; él es proveedor y ella ama de casa, pero ambos cuentan con un trabajo remunerado y ganan lo mismo.

En el segundo caso, hay un interés por establecer relaciones de igualdad, pero al interior se dan los tratos de poder. “Son parejas que teóricamente deberían ser equivalentes, pero en la práctica no lo logran porque encuentran numerosos obstáculos a lo largo del desarrollo de su vida habitual”, precisó.

En la tercera se busca establecer una relación equitativa. En este modelo, ambas partes hacen lo posible por tener una relación más equilibrada, sobre todo en el tema económico. Sin embargo, surgen diversos impedimentos que estropean el funcionamiento cotidiano y, por ende, la consecución de la igualdad, indicó.

“En este tipo de relaciones ambos son coproveedores, es decir, ya no hay un proveedor principal y una abastecedora secundaria, sino que ambos consiguen el mismo rango y nivel en la relación”, dijo la experta.

A su parecer, existe un ideal favorable de equidad, pero con fuertes tensiones que impiden que se consoliden las relaciones en igualdad de circunstancias.

En el informe “Objetivos de Desarrollo del Milenio: Una mirada desde América Latina y el Caribe”, se indica que a comienzos de la actual década, México mantenía rezagos sobre la “promoción de la igualdad entre los sexos y la autonomía de la mujer”.

El documento realizado por la Organización de las Naciones Unidas muestra una importante división de género en el trabajo, ya que se observa que las mujeres se dedican en mayor tiempo, y en más proporciones, a las actividades domésticas.

Agrega el texto que las mujeres están a cargo de las compras, la cocina, el cuidado de personas con discapacidad, limpieza y cuidado de niños, preparación de alimentos y limpieza de la vivienda, mientras que los hombres aparecen principalmente en actividades como el pago de trámites, reparaciones y cuidado de enfermos.

Relacionadas

Comentarios