ActualidadHistorias

Medicina antigua ayudó a mineros

En la mina hubo que atravesar situaciones de salud difíciles para lo que recurrieron "a los saberes médicos más antiguos".

13-10-2010, 4:35:54 PM
Medicina antigua ayudó a mineros
Agencias
13 de octubre de 2010

En el interior de la mina hubo que atravesar situaciones de salud muy difíciles entre los 33 mineros atrapados para lo que debió recurrirse “a los saberes médicos más antiguos”, dijo a la agencia Télam el ministro de Salud chileno, Jaime Mañalich.

“Lo que pasó en la mina, queda en la mina: pero hubo que sobrepasar situaciones médicas muy difíciles”, admitió el funcionario.

Mañalich afirmó que “de los 33 mineros, hay 10 que son los más frágiles, porque padecen diabetes, presión alta, y algunos pueden experimentar problemas de restricción pulmonar, pero creemos que tenemos el protocolo médico para resolver cualquier circunstancia adversa” que pueda presentarse al momento de que los mineros salgan a la superficie.

“Los hemos preparado física y psicológicamente para este estrés agudo que van a atravesar, pero sabemos que todos tienen la capacidad para soportar la prueba”, confió.

Mañalich confesó que “hubo momentos críticos en los que, médicos formados con modernas tecnologías como las que existen hoy, vanidosos como somos, tuvimos que recurrir a antiguos libros de medicina y a los profesionales de la medicina más viejitos” y experimentados.

“Prevenir se transformó en una verdadera obsesión, y fueron muy útiles las entrevistas físicas y psicológicas que realizamos todos los días, que permitieron que nos activáramos preventivamente ante la mínima sospecha”, precisó.

El ministro manifestó una “admiración profunda por los mineros, heroicos, que supieron armar una verdadera Nación con unidad férrea, poner límites, leyes, reglamentos, rutina, y mantener una extrema vigilancia para no bajar la guardia”.

Mañalich enfatizó que, a la hora de trazar un diagnóstico, “los médicos más viejitos saben trabajar sin tomografía y resonancia magnética”.

Además, “sin Jhonny Barrios, el minero con conocimientos de enfermería, hombre muy humilde y siempre bien dispuesto, no podríamos haber llegado a este punto”, reivindicó.

El ministro contó que los sanitaristas tuvieron que “adaptar un protocolo de apendicitis aguda, y eso fue un drama”.

Mañalich consideró que “con esta experiencia podremos hacer un libro de anécdotas, porque pasaron muchas cosas médicas y fue todo muy impresionante: después de todo esto, podemos hacer cantidad de publicaciones”.

Entre las dolencias más complejas que tuvieron que atravesar en el período desde el 5 de agosto, cuando una falla de seguridad laboral produjo un derrumbe en la mina San José, en la norteña región del Desierto de Atacama, Mañalich mencionó “serios dolores de muelas, afecciones en la piel e infecciones respiratorias”.

“Tuvimos que ponernos en alerta con elementos muy precarios y siempre ayudados de una cámara, un teléfono y las medicinas que creíamos adecuadas”, balanceó.

Una vez en la superficie, los mineros deberán recibir cuidados especiales de la vista, los dientes y la piel, luego de permanecer más de dos meses sin acceso a la luz solar.

Deberán usar lentes que los protegerán de la luz ultravioleta, mientras sus ojos se adaptan a los rayos del sol.

Liliana Debia, especializada en medicina de desastre y encargada del primer chequeo de salud, dijo que “los cuidados de salud deberán continuar para evitar la aparición de ciertos problemas”, consignó el diario La Tercera.

El primer chequeo se realizará en una habitación con luz tenue, y se usarán lágrimas artificiales si sus ojos se resecan al pasar de un ambiente húmedo a uno muy seco.

El estado de dientes y encías será otro de los primeros puntos a evaluar.

El consumo de alcohol es otro factor a controlar hasta que se normalicen sus niveles de vitamina B, que es un potente protector del cerebro cuando se bebe.

Los mineros deberán normalizar el ciclo de sueño y vigilia tras un largo encierro sin luz natural, que puede generar depresión e irritabilidad.

El neurólogo Leonardo Serra, del Centro de Trastornos del Sueño de Clínica Alemana, explicó que para recuperar el ciclo sueño-vigilia se puede indicar melatonina, sustancia que secreta el organismo en forma natural cuando duerme.

Si existe un insomnio mantenido, se puede recurrir a hipnóticos que se usan entre dos y cuatro semanas, con buenos resultados.

Serra sostuvo que también deberán estar alertas a la aparición de pesadillas después de la primera semana, señal de estrés postraumático, “aunque han estado acompañados entre ellos y comunicados con el exterior”.

 

Relacionadas

Comentarios