Estilo de VidaHistorias

Duerme bien y baja de peso

Dormir el tiempo correcto aumenta las probabilidades de eliminar la grasa corporal. Lee la investigación de Annals of Internal Medicine.

13-10-2010, 4:04:47 PM
Duerme bien y baja de peso
Altonivel

Una investigación realizada por la Annals of Internal Medicine logró terminar con una de las mayores creencias populares, incluso profesionales, respecto a los cambios que provoca en el cuerpo la cantidad de horas que duerme una persona cuando busca adelgazar.

La nueva ecuación es simple: mientras más te acerques a las nueve horas de sueño que toda persona necesita a diario, mayor será la grasa corporal que podrías perder, contrario a los que muchos nutriólogos pensaban.

La investigación, que se suma a las evidencias de que los hábitos de sueño influyen en la regulación del peso, pues sugiere que las personas que inician una dieta para adelgazar deberían asegurarse de dormir “lo suficiente” cada noche.

Y es que la falta de descanso interferiría con la perdida de grasa muscular que sufre la mayoría de las personas que intenta adelgazar.

Las diferencias se deben a que, cuando se restringe el sueño, aumentan los niveles de “grelina”, una hormona que estimula el hambre y reduce el gasto energético, además de retener grasas.

De este modo, si se reduce el sueño a la mitad, se pierde el mismo peso que tras un sueño de unas ocho horas, pero la quema de grasas se reduce a la mitad.

Lo anterior hace pensar además que aquellas personas con trastornos del sueño son más propensas a sufrir alteraciones en su peso y le costaría mucho más que otras cumplir con las metas indicadas por sus nutriólogos.

En el laboratorio

El estudio dirigido por el doctor Plamen Penev, profesor asistente de Medicina de la University of Chicago, incluyó a 10 hombres y mujeres con sobrepeso que vivieron en un laboratorio del sueño durante dos periodos de dos semanas con intervalos entre sí.

En ambos momentos realizaron la misma dieta reducida en calorías; pero en un periodo durmieron 8.5 horas cada noche y en el otro 5.5 horas.

El objetivo de esta diferencia era, precisamente, observar si existían diferencias notorias entre ambos periodos. Y se consiguió.

De este modo, los autores observaron que los participantes adelgazaron por igual bajo ambas condiciones: menos de 3.5 kilos, en promedio.

Sin embargo, durante el periodo con menos horas de sueño perdieron más músculo que grasa corporal.

Cuando durmieron 8.5 horas por noche, más de la mitad de los kilos perdidos fue de grasa mientras que, cuando durmieron menos apenas un cuarto del peso perdido provino de misma fuente, es decir 55% menos de grasa.

En cambio, la mayoría del peso perdido durante el periodo de privación de sueño fue de “tejido magro”, es decir, músculo y otros tejidos distintos a la grasa.

“De modo que adelgazaron la misma cantidad de peso, pero con una composición distinta”, precisó Plamen Penev.

Dichos descubrimientos fueron interpretados por la comunidad médica internacional como un gran avance contra la reducción de los altos niveles de obesidad en el mundo.

Relacionadas

Comentarios