HistoriasNegocios

Los errores en el consumo de energía

Muchas empresas desconocen por qué deben pagar recibos de luz tan costosos. Si quieres saber en qué te equivocas, continúa leyendo.

12-10-2010, 3:54:43 PM
Los errores en el consumo de energía
Ana Paula Flores

La escalada en los precios de los energéticos para los años venideros es un hecho; sin embargo, el estudio internacional Energy Outlook reveló que el consumo energético aumentará 57% para 2030, por lo que las empresas deberán encontrar formas de reducir su consumo de energía para mantener finanzas sanas.

Jaime Jiménez Nuñez, director general de Trane México, dijo que su empresa, dedicada a la proveeduría de sistemas de aire acondicionado, ventilación y calefacción, realiza corridas financieras con la finalidad de indicar a los clientes qué se puede hacer para reducir los gastos que la empresa realiza en energía eléctrica.

Las mejoras en materia de energía generan ahorros de entre 20 y 50% dependiendo de las características de cada edificio, dijo Jiménez Núñez. Por ello, uno de los primeros pasos que recomienda a sus clientes es la automatización de equipos eléctricos. Al programar el funcionamiento de los equipos se evita que el consumo dependa directamente de la gente, con lo cual se logran grandes ahorros en el consumo energético de inmueble de forma prácticamente inmediata.

Automatizar todos los equipos puede parecer un gasto inicial muy fuerte. No obstante, existen empresas que rentan los equipos y se encargan de darles mantenimiento, con lo cual la inversión se reduce a la contratación de un servicio.

Lo primero que tienes que hacer para detectar si necesitas automatizar tus equipos, es analizar si estás cayendo en alguna de estas prácticas:

Desconocer el consumo real de energía en la edificación

Cifras del Consejo Mundial de Negocios para el Desarrollo Sustentable afirman que del total de la energía que consume un edificio, 12% se utiliza en la etapa de la construcción, mientras que el 84% se gasta durante la vida útil por calefacción, ventilación, agua caliente y electricidad. El restante 4% se emplea en el mantenimiento del edificio.

No establecer medidas de prevención

Tener una cultura correctiva en lugar de preventiva puede resultar en gastos inesperados y mayores costos a mediano y largo plazo, además del impacto que causa tanto en el ámbito financiero como en el confort de los ocupantes.

A través de un mantenimiento preventivo y con la implementación de sistemas de control con monitoreo que permitan predecir una falla en los sistemas para reparar posibles desperfectos antes de que éstos se presenten, se logrará una importante reducción de gastos de reparación no planificados.

Contar con equipos obsoletos de acuerdo a las nuevas necesidades del edificio

Al pasar los años, los sistemas de automatización y de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) de su edificio no funcionan como al principio: su sistema de aire acondicionado es menos eficiente; los sistemas de iluminación pueden ser anticuados e incluso las tuberías utilizan más recursos de los requeridos.

A través de actualizaciones de sistemas de aire acondicionado “autofinanciados”, se pueden generar reducciones significativas en costos de operación. Todo esto, con un enfoque en el uso total de energía de un edificio que incluya los sistemas y servicios de HVAC, así como de iluminación, materiales para techos, energía renovable y otras oportunidades (a veces denominadas la envoltura del edificio), de manera tal que se logran ahorros de energía del 10 al 50%.

No unificar los sistemas de su edificio

Existen herramientas de análisis y modelo de energía que simulan la interacción de los sistemas de un edificio y cómo impactan en el rendimiento de energía. Además, proporcionan datos que comparan el costo anual de energía de un edificio con otros inmuebles similares y con el presupuesto asignado para este rubro.

Estas herramientas permiten que cada zona de un edificio logre la temperatura, humedad y ventilación adecuadas, y generar con ello un mejor desempeño en consumo de recursos, sin importar el propósito del edificio.

Según Jiménez Núñez, el retorno de inversión (ROI) ronda entre los cuatro y los cinco años de haber implementado estos cambios. Además, los equipos pueden funcionar con eficiencia hasta 20 años y existen empresas que ofrecen buenos esquemas de financiamiento.

Finalmente, Jaime Jiménez Núñez indicó que es el aire acondicionado el equipo que más energía gasta en una empresa, ya que representa 50% del consumo total, por lo que es conveniente comenzar cambiando estos equipos en la empresa por aquellos que son automatizados y cuentan con ahorro eléctrico.

www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios