HistoriasInnovaciónManagement

Innovación en la organización

La capacidad de competir, crecer y desarrollarse ya no depende del capital, el trabajo y la tierra, ahora la innovación es la herramienta.

08-10-2010, 12:51:06 PM
Innovación en la organización
Carla Martínez

La innovación es un nuevo activo para las organizaciones. La capacidad de competir, crecer y desarrollarse ya no depende principalmente del capital, el trabajo y la tierra, sino cada vez más de la capacidad de innovación que tienen las organizaciones.

“El cambio demográfico, el desarrollo tecnológico, las nuevas formas de comunicarnos y la movilidad internacional retroalimentan este fenómeno que ha transformado cómo entendemos la generación de valor social y económico”, comentó Mónica Flores Barragán, directora general de Manpower México, Centroamérica y República Dominicana.

Durante la presentación del estudio Talento para la Innovación: Una Nueva Cultura de Negocios, la directiva dijo que la globalización, el rápido desarrollo tecnológico y la transición demográfica que se está viviendo en todo el mundo, han significado cambios en los paradigmas que nos ayudaban a responder preguntas básicas acerca del funcionamiento de nuestras sociedades.

Por ello, Manpower ha analizado los fenómenos que están cambiando estos paradigmas y, desde la perspectiva de la gestión de talento, ha generado capital intelectual a través de reportes y estudios que sirven a empleadores y tomadores de decisiones como guía para asimilar y adaptar sus organizaciones a la realidad de estos fenómenos.

“Por esto vemos cómo en todos los ámbitos de la vida social y económica están surgiendo a gran velocidad nuevas ofertas, propuestas, formas de identificar problemas y de plantear soluciones. En este mundo del trabajo acelerado e hipercompetitivo estamos obligados a innovar, tanto los empleadores como los individuos, independientemente del tamaño, sector o localización geográfica en la que nos encontramos”, dijo Flores Barragán.

Así, el estudio enumera los ejes de la innovación, para poder implementarla y administrarla en la empresa.

a) La fuente (¿quién?). Indica si la innovación se realizó dentro o fuera de la organización. La innovación interna puede ser orgánica (aquélla que se da de manera espontánea y sin una estrategia concreta para generarla) o sistémica (es la que está respaldada por una práctica definida por la organización). La innovación orgánica es generada por algún integrante de la organización.

Por otro lado, las innovaciones externas se pueden dar por adquisición, colaboración con otras organizaciones o por una política de desarrollo de proveedores innovadores.

b) El enfoque (¿qué?). Se refiere al resultado principal de la innovación, ya sea un producto, servicio, proceso o nuevo modelo de negocio. De este enfoque dependerá el usuario final de la innovación. Los productos y servicios están dirigidos al consumidor, donde los procesos y el modelo de negocio afectan a la organización, ya sea en parte o en general.

c) El origen (¿dónde?). Éste puede ser una empresa existente o un start-up; es decir, una empresa en su punto de arranque. La innovación generada en un start-up puede ser el activo más importante para el desarrollo de la nueva organización, por lo que todos los esfuerzos giran en torno a ella. En el caso de empresas existentes, la innovación puede tener distinto nivel de importancia y trascendencia.

d) La dirección (¿cómo?). La innovación puede ser promovida desde los altos ejecutivos (top-down) o desde la base de la compañía (bottom-up). El hecho de que la dirección sea top-down no garantiza que la innovación se realice sistémicamente utilizando un proceso o metodología ni que el nuevo producto o servicio tenga éxito una vez lanzado en el mercado.

e) El nivel de transformación (¿cuánto?). La innovación puede presentarse en distintas formas. Hay mercados que requieren un flujo continuo de innovación para mantener su crecimiento; en ellos se requiere la innovación incremental o sostenida. En otros mercados, cuya competencia se basa en cambios agresivos en sus estrategias o línea de productos, es necesaria la innovación disruptiva.

“Estamos convencidos que la generación de valor a través de la innovación ya no es para nuestra región una alternativa sino una realidad. ¿Cuánto nos vamos a tardar en enfrentarla?”, concluyó Flores.

www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios