ActualidadHistorias

Candidatos tensos ante segunda vuelta

Tanto Dilma Rousseff como el opositor José Serra mostraron nerviosismo en la jornada electoral de Brasil y ante la evidente segunda vuelta.

04-10-2010, 12:59:31 PM
Candidatos tensos ante segunda vuelta
Agencias
4 de octubre de 2010

Las elecciones en Brasil se desarrollaron en un clima de absoluta normalidad, en el que la mayor tensión se observó en las nerviosas sonrisas de la candidata oficialista a la presidencia, Dilma Rousseff, y del opositor José Serra, al momento de votar.

Rousseff, abanderada del Partido de los Trabajadores (PT) y clara favorita para ganar las presidenciales, votó en la ciudad de Porto Alegre, en el sur del país, y en su rostro pareció reflejar las dudas que han sembrado las encuestas ante la posibilidad de una segunda vuelta.

“Nuestra militancia es aguerrida, es guerrera y no desiste nunca. Ella es mejor ante los obstáculos que ante las facilidades. No le temo a nada”, declaró tras emitir su voto la candidata apadrinada por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, a quien las encuestas le atribuyen entre un 50 y 51% de las intenciones de voto.

El margen de error de dos puntos porcentuales deja a Rousseff en el límite que la separa de una victoria definitiva hoy, o de tener que encarar una segunda vuelta, si no logra superar la mitad de los sufragios.

Rousseff aseguró; sin embargo, que “sea cual sea” el resultado que arrojen las urnas, ella y su partido darán “una buena lucha”.

La misma tensión reflejó el “carómetro” cuando votó José Serra, abanderado del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que fue el último de los principales candidatos en acudir a las mesas.

Tras emitir su voto en un colegio cercano a su residencia en el barrio Alto de Pinheiros, en la ciudad de Sao Paulo, Serra pareció encomendar su suerte a las manos divinas y declaró que “si Dios quiere, habrá una segunda vuelta”.

De acuerdo con todos los sondeos, Serra tiene en torno a un 30% de respaldo y sería el único candidato con posibilidades de llegar a esa posible segunda vuelta frente a Rousseff.

En sus declaraciones a periodistas, Serra elogió el vigor de la democracia brasileña y aprovechó la oportunidad para deslizar alguna velada crítica a Rousseff y al PT.

“Brasil no tiene dueño, Brasil es de los brasileños”, expresó el candidato del PSDB en aparente alusión al partido de Gobierno, al que acusa de haberse apoderado de la maquinaria pública para ponerla al servicio de la campaña de Rousseff.

La candidata del Partido Verde (PV), Marina Silva, quien confía en robarle a Serra el segundo puesto a pesar de que los sondeos le atribuyen un 17% de apoyo, votó en la ciudad amazónica de Río Branco y dijo que apuesta a que haya “una gran sorpresa”.

El presidente Lula, quien no puede aspirar a un tercer mandato consecutivo por imperativos constitucionales, valoró la forma en que transcurría la jornada, que calificó de “espectáculo de democracia”, que “no lo tiene cualquier país”.

Lula subrayó que estos comicios, en los que se elige al próximo presidente, a los gobernadores de todos los estados del país, a dos tercios del Senado, 513 diputados y 1.059 legisladores regionales, muestran la “madurez política” de Brasil y la “modernización del sistema electoral”, totalmente informatizado.

El ex sindicalista fue candidato presidencial y perdió en 1989, 1994 y 1998, pero ganó finalmente en 2002 y fue reelegido en 2006.

Tras votar en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, en el cinturón industrial de Sao Paulo, Lula confesó casi con melancolía que lo único que lamentaba es que él no aparece entre los candidatos.

Hasta la mitad de la jornada, que moviliza en todo el país a 135,8 millones de electores, el Tribunal Superior Electoral informó que 368 personas habían sido detenidas temporalmente por diversos motivos, entre los que citó proselitismo frente a los colegios, transporte ilegal de votantes o “compra de votos”.

También indicó que, de las 400.001 urnas electrónicas instaladas en todo el país, solamente 1.141 registraron problemas y fueron sustituidas por aparatos similares.

Los colegios electorales permanecerán abiertos hasta las 17.00 hora local (20.00 GMT) en prácticamente todo el país, salvo en los cinco estados más occidentales, que lo harán una hora más tarde, por su diferente huso horario.

Las autoridades calculan que los resultados consolidados de las elecciones presidenciales podrán ser conocidos entre tres y cinco horas después del cierre de todas las mesas.

www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios