ActualidadHistorias

Reformas económicas hasta 2012

Debido a una agenda dominada por el combate al narcotráfico, las reformas económicas tendrían que esperar hasta 2012.

31-08-2010, 10:27:26 AM
Reformas económicas hasta 2012
Agencias
31 de agosto de 2010

Las reformas económicas pendientes en México quedarían congeladas por lo que resta del mandato de Felipe Calderón, que termina en 2012, en un país donde la agenda está dominada por la violencia del narcotráfico y donde el opositor PRI apunta a recuperar el poder.

Pese a que México es la segunda economía de América Latina, se está quedando detrás de otros líderes regionales como Brasil o Chile, en parte por la resistencia del Congreso a respaldar reformas más profundas que las que aprobaron hasta ahora para aumentar la recaudación tributaria y la producción de crudo.

El Congreso abrirá el miércoles un nuevo periodo ordinario de sesiones de más de tres meses, pero existe poca expectativa de que sean aprobadas reformas que ayudarían al país a recuperarse más rápidamente de su peor recesión en décadas.

Durante la campaña que lo llevó a ser presidente a partir de diciembre del 2006, Calderón prometió generar un millón de empleos anuales y modernizar la economía, pero sus planes se han complicado.

Las reformas económicas, entre ellas una para facilitar el acceso al mercado laboral además de una fiscal y otra energética más profundas, parecen haber quedado en segundo término para dar paso a iniciativas que den al Gobierno más herramientas en su combate contra los violentos cárteles.

La estrategia antidrogas del Gobierno, con la participación de decenas de miles de militares y policías en varios estados, ha sido blanco de críticas por los altos niveles de violencia que han dejado más de 28,000 muertos durante la gestión de Calderón, pese a la captura o muerte de algunos capos.

“En la agenda del presidente sigue siendo prioritaria la guerra contra el crimen organizado, y dado que hay la percepción de que está perdiendo el Gobierno esa guerra, se hace todavía más importante la jerarquía de objetivos”, dijo Ernesto O’Farrill, director de Bursamétrica Management.

Faltan reformas estructurales

Entre las reformas que Calderón está empujando para mejorar el combate contra el narcotráfico está una para frenar el lavado de dinero y golpear así la estructura financiera de los cárteles y otra para establecer una policía única para todo el país con un mando centralizado.

Décadas de pocas inversiones en educación, energía e infraestructura pública tienen disminuida a la economía y a millones de mexicanos buscando trabajo en Estados Unidos.

La economía de México creció a un débil promedio anual de 1.9% en la última década, comparado con 3.7% de Chile y 3.3% de Brasil.

El Gobierno no ha dicho claramente si propondrá este año una nueva reforma fiscal a pesar de que analistas y políticos lo señalan a menudo como algo imprescindible.

“Nos faltan las reformas estructurales que se requieren para destapar el crecimiento, la política está deteniendo el crecimiento”, dijo a Reuters el senador del oficialista PAN, Juan Bueno, uno de los principales negociadores de las iniciativas del Gobierno en el Congreso.

El PRI con mala cara

El actual clima político no favorece a las reformas.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI), la mayor fuerza opositora del país que tiene mayoría relativa en la Cámara de Diputados, es con el que Calderón debe negociar sus iniciativas, pero la relación está muy dañada.

El PRI apoyó varias reformas durante los primeros años del Gobierno de Calderón, pero la luna de miel parece haber terminado luego de las elecciones estatales del 4 de julio, para las que el oficialista Partido Acción Nacional (PAN) se alió con la izquierda para arrebatarle varios estados.

“El presidente se ha convertido en el operador electoral de su partido y eso lo pone en una situación muy compleja en la capacidad para que pueda construir acuerdos”, anticipó el portavoz de los senadores priístas, Carlos Jiménez Macías.

Por otro lado, el PRI ha comenzado a mirar a las elecciones presidenciales del 2012, en las que según algunas encuestas podría recuperar el poder que perdió en el 2000 tras gobernar por 71 años, a menudo acusado de corrupción y autoritarismo.

Analistas dicen que hasta la segunda mitad del 2012 se podrá abrir otra oportunidad para las reformas económicas, ya que los partidos estarán en paz luego de las presidenciales de ese año y los comicios del 2011 para renovar a varios gobernadores, en las que podrían repetirse las polémicas alianzas.

“Ahora no hay mucha disposición del priísmo a negociar y tratar una reforma fiscal en sus términos debidos porque es impopular cuando están cerca las elecciones”, dijo Fernando Dworak, analista del Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

(Reporte adicional de Jason Lange)

.www.altonivel.com.mx

 

Relacionadas

Comentarios