HistoriasNegocios

Grandes retos ambientales

Conoce cuáles son los retos que enfrentan en tres rubros de alto impacto: agua, residuos y emisiones de dióxido de carbono.

26-08-2010, 11:48:42 AM
Grandes retos ambientales
Leticia Gasca Serrano

Recogimos la visión de cinco grandes empresas que operan en México y analizamos cuáles son los retos que enfrentan en tres rubros de alto impacto: agua, residuos y emisiones de dióxido de carbono.

AGUA

Si hay una industria para la cual el agua es fundamental, es el negocio de las bebidas. Por ello, nos acercamos a Vivian Alegría, directora de Responsabilidad social de Coca-Cola de México, quien explicó que la compañía refresquera se ha planteado una meta ambiciosa pero necesaria para que el éxito de la firma continúe: “Devolver a la naturaleza el 100% del agua que utilizamos en nuestros procesos; para ello buscamos reducir, reciclar y reabastecer”, dijo Alegría.

En materia de reducción del consumo, la empresa es uno de usuarios de agua más eficientes entre las compañías del sector. Adicionalmente, Coca-Cola tiene estándares muy altos para el tratamiento de agua residual. Para atender el tema del reabastecimiento, han forjado alianzas con diversas compañías, asociaciones y autoridades, a través del “Programa Nacional de Reforestación y Cosecha de Agua” para restaurar y reforestar 25,000 hectáreas.

“En Amecameca, Estado de México, tenemos una extensión de 250 hectáreas con tinas ciegas; son agujeros que se crean en pendientes de no más de 30 grados con la finalidad de absorber agua de manera directa. Ahí estamos captando alrededor de 1,250 millones de litros de agua por año”, agregó Alegría.

De forma similar, Holcim Apasco ha desarrollado políticas para atender la escasez y contaminación del agua. Gustavo Gastelum Gómez, director de Relaciones y comunicaciones externas de Holcim Apasco, detalla que en todas las plantas de cemento reutilizan la totalidad del agua y optimizan su consumo de forma rigurosa.

Otra tendencia en boga es la instalación de plantas de tratamiento. Firmas como Coca-Cola, Holcim Apasco y Walmart están convencidas de la importancia de tratar el agua que consumen y buscar su reutilización.

Manuel Gómez Peña, director de Sustentabilidad de Walmart, detalla que ya han instalado 390 plantas de tratamiento de aguas residuales y están haciendo pruebas con plantas más compactas para las tiendas de menor tamaño. “Tenemos metas ambiciosas para tratar el agua y utilizarla en nuestra propia operación; por ello pusimos a competir a todas las tiendas. El reto era que ahorraran el 10% de agua, y ahorraron el 11%, lo que representó un total de 65 millones de litros en sólo ocho semanas. Para nosotros es igual de importante cumplir una meta ambiental que una meta de negocios.”

La visión es compartida por una de las empresas más grandes y con mayor historia de la industria alimenticia del país, Grupo Bimbo. Para Alejandra Vázquez Langle Nieto, gerenta de Sustentabilidad, los tres principales objetivos deben ser la reducción de consumo y el uso racional del agua potable, así como la reutilización del agua tratada en áreas como riego y lavado de vehículos.

Incluso, en sectores como el financiero, que no son típicamente grandes consumidores de agua, el cuidado del recurso es una prioridad. Ignacio Deschamps, presidente y director general de BBVA Bancomer destaca que la organización ha desarrollado un plan de eco-eficiencia que contempla la reducción del consumo de agua por empleado del 7% (meta 2008-2012). “También contamos con certificación ISO14001 en algunos edificios corporativos con los que se obtienen ahorros en consumo de agua y un sistema de gestión ambiental”, agrega Deschamps.

RESIDUOS

Cada vez más, los residuos son un reto atendido por las empresas. La tendencia dominante entre las firmas más responsables es seguir la llamada “regla de las tres R”: reducir, reciclar y reutilizar.

Así, Walmart se ha fijado la meta de generar “cero desechos” para 2025 y que todos los residuos se reincorporen a un proceso productivo; por ejemplo, reutilizar todos los ganchos de ropa. Gómez Peña explica que su primer paso fue una auditoria de residuos, “medimos cuánta basura generemos y a dónde se va; así, los desechos orgánicos los utilizamos para composta. Tenemos la convicción de que la mejor basura es la que no se genera”.

Por su parte, Irma Acosta Pedregal, directora de Reputación y responsabilidad corporativa de BBVA Bancomer, aclaró que en el banco el tema de residuos se trabaja de la mano con las áreas de Recursos Humanos e Inmuebles. Crearon el Programa de Separación Residuos en Edificios Corporativos, por lo que instalaron separadores de PET, latas y vidrio. En cuanto al papel se tienen campañas de reciclaje y prefieren las opciones ecológicas.

Adicionalmente, en alianza con Telefónica se está llevando a cabo una campaña de recolección de baterías, celulares y cables. Se instalaron buzones en los edificios corporativos para la recolección de estos desechos.

Otra forma de atender la generación de residuos es a través del core business de la empresa. Así, Bimbo ha optado por empaques oxo-degradables para sus productos y Coca-Cola ha elaborado recipientes más livianos que emplean menos plástico y ha lanzado la plant-bottle, el primer envase elaborado en un alto porcentaje con plantas.

CO2

Sin duda, las emisiones de dióxido de carbono, uno de los principales gases que causan el cambio climático, será un reto cada vez más apremiante. Por ello, la medición y la transparencia en materia de emisiones son críticas.

En ese sentido, Gómez Peña, expone que Walmart, además de ser transparente acerca de sus emisiones, lo es en sus planes para mitigar estos impactos. “Para reducir la huella que se genera en las 1,500 tiendas, clubes, restaurantes y centros de distribución, optamos por practicar la eficiencia operativa y energética. Buscamos que las nuevas tiendas consuman menos energía. Las construidas en 2009 y 2010 son 25% más eficientes en energía que las que abrimos en 2005.”

Además, Walmart ha destacado por apostar a las energías renovables. Ya son 350 las tiendas cuya energía proviene de un parque eólico ubicado en Oaxaca y en dos de sus puntos de venta se han instalado paneles solares.

El reto es mayor para las empresas que son muy intensivas en el uso de energía, como es el caso de Holcim Apasco. Su materia prima es la piedra caliza constituida por carbonato de calcio; por ello, en los hornos cementeros se producen grandes cantidades de dióxido de carbono. Gastelum detalló que por ello han desarrollado nuevos cementos compuestos que hacen que en la reacción química de producción de cemento disminuyan la producción de dióxido de carbono.

“También hacemos más eficiente el proceso de calcinación de cemento al sustituir los combustibles fósiles tradicionales”, agregó el director de Relaciones y comunicaciones externas de la cementera.

Otras firmas, como Coca-Cola y Grupo Bimbo, han optado por reducir las emisiones generadas por el traslado de sus productos. Sus flotillas son cada vez más eficientes en cuanto al uso de combustible y trabajan para optimizar sus rutas de reparto. Así, Grupo Bimbo fue la primera empresa mexicana en introducir vehículos híbridos para la distribución de sus productos, y Coca-Cola emplea pequeños camiones híbridos para el reparto en los centros históricos de varias ciudades. Por si fuera poco, los refrigeradores de la refresquera tienen un chip que permite un ahorro de alrededor de 35% de energía, ya que los equipos pueden ser programados para no gastar energía cuando la tienda está cerrada.

Otra importante fuente de emisiones son los viajes del personal. Por ello, en BBVA Bancomer existen políticas encaminadas a la reducción de los traslados de ejecutivos para las que se tienen metas establecidas de reducción por año. De esa forma, se promueven las audioconferencias, videoconferencias y telepresencia.

www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios