'; Alto Nivel
HistoriasUncategorized

Cómo cambiaron nuestra vida en Tierra los viajes al espacio

Gracias a ellos tenemos herramientas sin cable, la pintura anticorrosión, los detectores de humo y hasta el código de barras., pero eso no es todo.

12-04-2016, 5:54:55 PM
Cómo cambiaron nuestra vida en Tierra los viajes al espacio
Soledad Garrido*

Con el fin de reafirmar el papel de la ciencia y la tecnología espacial en nuestra vida cotidiana, el 12 de abril se conmemora el Día Internacional de Vuelos Espaciales Tripulados, que recuerda la hazaña del cosmonauta soviético Yuri Gagarin, el primer hombre que salió de la órbita terrestre en 1961.

Para saber cómo es que la tecnología espacial está presente en nuestro día a día bastan algunos ejemplos: las herramientas sin cable (como el taladro inalámbrico), la pintura anticorrosión, los detectores de humo y hasta el código de barras, éste último utilizado por la NASA para llevar el control de los millones de piezas destinadas a viajar al espacio.

Eso sin hablar de toda la tecnología que ahora nos rodea, porque en el espacio cada gramo cuenta, tanto para enviarlo como para mantenerlo funcionando.

Así que el tener teléfonos cada vez más pequeños y poderosos, dispositivos que caben –con espacio de sobra- en la palma de la mano, son resultado de la investigación y el desarrollo.

No podemos pasar por alto el cuidado de la salud. Proveer un gimnasio para la Estación Espacial Internacional puede sonar descabellado, sin embargo, se realizó para estudiar el comportamiento del cuerpo humano realizando ejercicio en la gravedad cero. Así, el Sistema para la Investigación sobre la Atrofia Muscular y para el Ejercicio (MARES por sus siglas en inglés), que es una parte esencial del laboratorio para investigación humana, es además la principal fuente de información sobre el efecto de la ausencia de gravedad en los músculos de los astronautas.

Este conocimiento también se aplica en soluciones médicas, como los equipos para la monitorización y estudio de la fisiología humana; así como soluciones con aplicaciones biológicas y biomédicas para la preservación de muestras fisiológicas y biológicas, entre otros aspectos.

Se ha avanzado en el desarrollo tecnológico y de ingeniería de Sistemas Ecológicos Cerrados de Soporte de Vida (CELSS), un campo en el que la biología, la química y la tecnología agroalimentaria se combinan con la ingeniería tradicional con el objetivo ambicioso de desarrollar hábitats autosuficientes que alberguen vida humana en entornos rigurosos, como Marte o la superficie lunar.

Estas investigaciones implican avanzados sistemas de reciclaje y tratamiento de agua y de residuos orgánicos, cuya tecnología podrá aplicarse, sin duda, en las futuras necesidades de nuestro planeta.

Tener la mirada en el espacio ha sido una fuente inagotable de inspiración para la innovación y el avance del conocimiento técnico y científico en áreas tan diversas como la agricultura, la meteorología, las telecomunicaciones y la educación, entre otras.

*Responsable de Aeroespacial de SENER en México

Relacionadas

Comentarios