'; Alto Nivel
Opinión

Todos somos emprendedores (aunque sea de clóset)

Ojalá todos salgamos del clóset en donde guardamos nuestras mas grandes ideas o proyectos y las emprendamos con entusiasmo. Emprender es un acto lúdico de personas talentosas.

12-04-2016, 1:22:51 PM
Todos somos emprendedores (aunque sea de clóset)
Gilberto Novelo*

Cada que llega el día de quincena o fin de mes, leo en la redes sociales un grupo alborotado de personas que hacen mención a la “tan esperada recompensa”, al premio por estar colaborado durante varias horas al día (para bien o para mal) en una empresa. Este simple hecho empodera inclusive al mas débil para sentir que su vida vale algo, aunque la compensación de algunos empleados en México no es un dato para presumir: Según el INEGI, la tasa de desempleo en México a marzo del 2016 se mantiene por debajo de las expectativas de 4.3%.

Esta columna se orienta a construir los parámetros claves del emprendimiento y no pretende establecer una línea que nos conduzca a iniciar una discusión sobre los sueldos, el desempleo o datos relacionados al número de horas trabajadas ni tampoco a lo poco o mucho que cobramos por colaborar en una organización. Si estei fuera el caso les sugiero que ingresen a la página de www.misalario.org con la finalidad de que comparen de una manera clara y ordenada los ingresos percibidos considerando dos variables, rol y años de experiencia, inclusive con otros países de América Latina.

Cuando escuchamos la palabra emprendimiento nos lleva a suponer diferentes situaciones, quizás la mas común es relacionarlo con nuevas empresas, esto sucede porque tiene una connotación o significado asociado a personas emprendedoras de nuevos negocios, conocidos en el bajo mundo como “Startoperos” (del anglicismo “Start Up” o nuevos empresarios) que independientemente de su origen son personas que decidieron tomar las riendas de su destino, de sus ingresos y de su reputación, aquellos que decidieron aventarse al abismo con los ojos cerrados, por cierto esto último es una analogía romántica, porfavor no lo intente sin la supervisión de un experto.

En días recientes escuché a un colega referirse al empredimiento como una moda, “un acto pasajero” que tiene fecha de caducidad, sin embargo la realidad es distinta, quizás algunos de esos especímenes raros llamados emprededores o “soñadores de clóset” serán los futuros líderes o empresarios que aporten nuevo significado a las vidas de muchos. El reporte más reciente de Global Entrepreneurship Monitor describe a México como un país con fuertes percepciones de oportunidades y capacidades de emprendimiento y con un nivel creciente de la actividad empresarial, pero lejos de los primeros puestos comparado solo con América Latina.

Los emprededores en México no son pocos, pero tampoco son suficientes para provocar el cambio radical que el país requiere o para generar los empleos que se necesitan, cada vez es más sencillo abrir una nueva empresa, sin embargo, ese no es el problema, lo relevante es que se necesitan más personas dispuestas a mostrar su talento para establecer la diferencia. Aquellos que estudiamos en escuelas bajo un sistema tradicional (privadas o públicas) fuimos educados para ser empleados de tiempo completo, sin embargo esta teoría ha cambiado con las nuevas generaciones, ahora la perspectiva es distinta y la idea es obtener las herramientas técnicas y conductuales para que la persona interesada simplemente emprenda.

El emprendimiento es tan noble que cualquiera lo puede hacer y no se necesita tener estudios o experiencia en algo, pero si debes tener muchas ganas de construir un proyecto basado en una idea creativa. Y es que en el fondo todos somos emprendedores (aunque sea de clóset), porque cuando nos llega la inspiración a realizar un proyecto, simplemente lo hacemos, desde emprender un viaje, estudiar un nuevo idioma o cambiar de residencia, de hecho la propia definición de emprendiemiento dice que es el inicio de una actividad que exige esfuerzo o trabajo, o tiene cierta importancia o envergadura.

Aunque muchos preferiemos enfocarnos en trabajar en organizaciones (sobre todo empresas de renombre) todos, absolutamente todos tenemos el chip del emprendedor. Si tienes una idea en la que creas fielmente ¿qué te impide llevarla a cabo? Al final del día lo verdaderamente importante es intentarlo y no dejar que los miedos se apoderen de nuestra intención. Ojalá todos salgamos del clóset en donde guardamos nuestras mas grandes ideas o proyectos y las emprendamos con entusiasmo, porque emprender es un acto lúdico de personas talentosas y, como ya lo dije, todos somos talentosos.

Ojalá que a las nuevas generaciones les enseñemos a luchar por sus ideales y no por calificaciones, así cuando sean adultos probablemente trabajaran por sus propios sueños y no por quincenas.

*Gilberto Novelo es Socio Director y Fundador de IO Consultoría, especializada en innovación organizacional y estrategias de capital humano.

Relacionadas

Comentarios