'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

El FMI ve un panorama gris en 2016 para México y el mundo

El Fondo Monetario advirtió sobre el riesgo mundial de estancamiento y con ello la vulnerabilidad ante crisis como depreciaciones de divisas o empeoramiento de conflictos geopolíticos.

12-04-2016, 10:51:45 AM
El FMI ve un panorama gris en 2016 para México y el mundo
Reuters

El Fondo Monetario Internacional recortó su previsión de crecimiento mundial por cuarta vez en un año, tras apuntar a la ralentización de China, los precios del petróleo persistentemente bajos y la debilidad crónica en algunas economías avanzadas.

El Fondo, cuyas reuniones de primavera boreal junto a las del Banco Mundial se celebrarán en Washington esta semana, prevé que la economía mundial crezca un 3,2 por ciento en 2016, frente a una previsión anterior de una expansión de 3,4 por ciento en enero.

En sus últimas Perspectivas Económicas, el Fondo advirtió sobre el riesgo generalizado de estancamiento y dijo que un crecimiento más débil podría hacer que la economía mundial fuese más vulnerable a crisis como depreciaciones de divisas o empeoramiento de conflictos geopolíticos.

El Fondo instó a las autoridades globales que acuden a las reuniones del FMI y el Banco Mundial a adoptar acciones coordinadas para impulsar la demanda, con reformas económicas estructurales, estímulos fiscales en los casos en que sea posible y una política monetaria expansiva.

“Un crecimiento más bajo implica menos margen de error“, dijo el economista jefe del FMI Maurice Obstfeld en un comunicado. “Un crecimiento lento y persistente tiene efectos (…) que reducen la producción potencial y con ello, la demanda y la inversión”, añadió.

Sobre América Latina y el Caribe, el FMI dijo que sufrirá una recesión algo más profunda de lo que se estimaba anteriormente debido a una agudización del histórico desplome de la actividad en Brasil y un desempeño moderado en México.

EU, ni el mejor se salva

Mientras, Estados Unidos, uno de los puntos relativamente positivos de la economía mundial, también vio recortadas sus previsiones a una expansión de 2,4 por ciento en 2016 desde el 2,6 por ciento. El FMI anticipó una caída de las exportaciones por un dólar más fuerte, mientras que los precios del petróleo mantendrán la debilidad de las inversiones en energía.

China seguirá debilitándose

Además, el organismo elevó las perspectivas de crecimiento para China ligeramente al 6,5 por ciento este año y al 6,2 por ciento en 2017, en parte debido a estímulos previamente anunciados. Pero dijo que sigue esperando que el crecimiento chino continúe debilitándose mientras realiza la transición a una economía basada en el consumo.  

“Una ralentización más pronunciada en China que la actualmente proyectada podría conllevar fuertes contagios internacionales a través del comercio, precios de materias primas y confianza, y llevar a una ralentización más generalizada en la economía mundial, especialmente si recorta más las expectativas de beneficios futuros“, dijo el FMI.

Brasil, en gran incertidumbre

El FMI proyectó en su última edición de las Perspectivas de la Economía Mundial que la producción de la región de Latinoamérica y el Caribe se contraerá un 0,5 por ciento en 2016, un descenso levemente más pronunciado que el 0,3 por ciento que había calculado el organismo en enero.

Sobre Brasil, el informe dijo que “muchas de las grandes perturbaciones de 2015 y 2016 habrán recorrido su curso, y con la ayuda de una moneda más débil, se proyecta que el crecimiento pase a ser positivo durante 2017. No obstante, la producción en promedio probablemente seguirá sin cambios”.

El Fondo advirtió que sus pronósticos acerca del país estaban sujetos a una “gran incertidumbre”. El reporte dijo que “posibles demoras en el retorno a condiciones más normales” en Brasil y Rusia podrían empujar nuevamente al crecimiento global por debajo de la previsión actual.

La economía brasileña está pasando el segundo año de la que se espera sea su peor recesión en más de un siglo. La actividad se frenó, el desempleo asciende y la inflación continúa elevada, ante la inquietud en torno al proceso de impugnación de la presidenta Dilma Rousseff y un vasto escándalo de corrupción.

México modera su crecimiento

La perspectiva para México luce más favorable, ya que el país “continuaría creciendo a un ritmo moderado (…) apuntalado por una saludable demanda doméstica privada y los efectos derrame de una robusta economía estadounidense”, reseñó el organismo con sede en Washington.

El FMI dijo que la economía mexicana se expandiría 2,4 por ciento este año y 2,6 por ciento en 2017. Aún así, las nuevas estimaciones representaron disminuciones respecto de los cálculos ya rebajados que había ofrecido en enero, destacando una reducción gradual del optimismo en torno a México.

Perú, con el mejor panorama en la región

Perú volvió a presentar el mejor panorama de Latinoamérica, con un avance esperado del crecimiento en 2016 y el próximo año, a 3,7 por ciento y 4,1 por ciento, respectivamente. El FMI atribuyó esta mejora a un fortalecimiento de la actividad en el sector de los recursos naturales, que incluye la minería. 

Las proyecciones para los otros países de la región continuaron deslucidas. Chile se vería afectado por el declive del precio del cobre, Colombia por la baja del valor del petróleo, Argentina tendría una leve recesión este año por el ajuste que atraviesa y Venezuela seguiría en una crisis aguda.

El riesgo de un ‘estancamiento secular’

Como recomendaciones de política en general ante este panorama, combinado con el pronóstico de precios bajos de las materias primas por un período extenso, el FMI recomendó a los países emergentes mantener la flexibilidad cambiaria, vigilar el impacto de este enfoque sobre la inflación y ajustar el gasto.

El reporte citó recetas para algunos países en particular, entre ellos Brasil. “El gobierno debe perseverar son sus esfuerzos de consolidación fiscal para fomentar una recuperación de la confianza y la inversión (…) una reducción de la inflación (…) requerirá una política monetaria ajustada”.

Los analistas creen que el crecimiento global podría debilitarse fácilmente por las últimas perspectivas del FMI, que podrían reforzar la espiral deflacionaria de un crecimiento más débil que erosionase la potencial producción futura. Este fenómeno es conocido en círculos económicos como “estancamiento secular”.

Un crecimiento persistentemente bajo podría reforzar la percepción sobre las desigualdades económicas y alentar políticas nacionalistas y proteccionistas, sobre todo en la zona euro, lo que también podría reducir el potencial de los países.

Relacionadas

Comentarios