'; Alto Nivel
A Fondo

Este es el costo millonario de la violencia en México

Los estados de Hidalgo, Yucatán, Veracruz, Tlaxcala y San Luis Potosí son los más pacíficos del país, según el Índice de Paz en México 2016. Sin embargo, el combate a la corrupción y la implementación del nuevo Sistema de Justicia Penal son los grandes pendientes para lograr reducir los costos de la violencia.

07-04-2016, 7:22:06 AM
Este es el costo millonario de la violencia en México

El impacto económico de la violencia en México durante 2015 ascendió a 2.1 billones de pesos (bdp), lo cual representa 13% del Producto Interno Bruto (PIB) del país y equivale a casi la mitad del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) aprobado para este año, de acuerdo con el Índice de Paz México 2016.

“Hay que empezar a invertir en combatir a la corrupción y continuar con la implementación del Nuevo Sistema de Justicia Penal, antes de que impacto económico de la violencia siga creciendo”, asegura en entrevista con Alto Nivel Patricia de Obeso, coordinadora del Institute for Economics and Peace (Instituto de Economía y Paz en México) (IEP).

Durante 2014, el costo económico que tuvo la violencia fue de 3 bdp, equivalentes a 17.3% del PIB, lo cual muestra una disminución considerable del impacto, aunque aún el monto es elevado y evidencia que existen para abatir la impunidad.

El año pasado, los niveles de paz en México mostraron una mejora de 0.3%, cifra que representa el menor avance en los últimos 5 años. Todo se explica por un deterioro en el indicador de presos sin condena, mayor número de delitos cometidos con arma de fuego y la tasa de homicidios, la cual experimentó un crecimiento de 6% durante el último año.

Por otro lado, los avances de los que da cuenta el índice se sustentan principalmente en una disminución de 10% en la tasa de delitos con violencia y de 8% en la tasa de crímenes cometidos por la delincuencia organizada.

“Un aspecto que preocupa es la tendencia hacia una mayor impunidad en homicidios, que se deterioró drásticamente a partir de 2007. En ese año, había 4 condenas por cada 5 casos de homicidio, pero en el 2013, sólo había una condena por cada 5 casos”, dice el Índice de Paz México 2016.

Patricia Obeso explica que las mejoras vistas a partir de 2011 se dieron, principalmente, por la diversificación de actividades de los grupos de la delincuencia organizada, como el secuestro, aunque un aumento en el número de homicidios “enciende los focos rojos” sobre una nueva ola de violencia por el reacomodo de grupos antagónicos del crimen en México.

La tasa de homicidios se deterioró por primera vez en 5 años, al incrementarse 6.3% de 2014 a 2015.

Asimismo, el número de presos sin condena muestra la saturación del sistema de justicia, que enfrenta la disminución en el gasto que destina la federación. En 2015, el gasto federal  fue de apenas 78,000 millones de pesos (mdp) en este sistema, monto por debajo de lo destinado en 2012.

Los estados más y menos violentos

Los claroscuros forman parte de los resultados del Índice de Paz. En un periodo más largo, si se toman en cuenta los niveles de paz desde 2011, cuando la violencia alcanzó su punto álgido en México por la guerra contra el narcotráfico, el país mejoró su nivel de paz un 13%.

Hoy, los delitos con violencia, homicidios y la delincuencia organizada han disminuido casi 30%, lo cual repercute en que 25 de los 32 estados sean más pacíficos desde 2011. Cerca de 85% de la sociedad mexicana vive en entidades federativas que son más pacíficas.

La paz lograda en las entidades tiene beneficios económicos. Las mejoras en los estados han generado un beneficio económico de 802,000 mdp en los 4 años posteriores a 2011, es decir, una reducción del 38% en el impacto económico de la violencia, es decir, casi 1.5 veces el tamaño de la producción agrícola anual.

Durante 2015, la brecha entre los estados más y menos pacíficos creció ligeramente, hecho que revirtió la tendencia observada en 6 de los 7 años previos.

El estado más pacífico que encabeza el índice es Hidalgo, seguido por Yucatán, Veracruz, Tlaxcala y San Luis Potosí; mientras que los estados menos pacíficos se encuentran integrados por Guerrero, Sinaloa, Morelos, Baja California y Baja California Sur.

Los cinco estados con los mayores deterioros desde 2011 son Baja California Sur, Zacatecas, Oaxaca, Querétaro y Guanajuato, lo que se explica por los ajustes entre los grupos de la delincuencia organizada.

“El principal deterioro tuvo lugar en Baja California Sur, que se ha desviado de la tendencia nacional. Su tasa de homicidios se incrementó a más del triple, de 5.7 en 2011 a 19.8 en 2015. Su tasa de delitos cometidos con armas de fuego se elevó 7 veces”, explica el estudio.

Por otro lado, los 5 estados que mostraron mayores avances en la medición de los últimos cinco años son Nayarit, Durango, Nuevo León, Chihuahua y Baja California.

“En 2011, estas entidades se encontraban entre los siete estados menos pacíficos, lo que revela que las mayores mejoras se han registrado en los estados más afectados por la violencia”, dice el Índice de Paz.

Para la coordinadora del IEP los estados que han mejorado tienen elementos en común: “el combate a la corrupción, el acceso a la justicia y el apoyo ciudadano han hecho la diferencia para mejorar la situación en los estados”, dice.

En la actualidad, 90% de las extorsiones y 83% de las violaciones en México no se denunciaron ante las autoridades.

Sin embargo, un tema que no debe de perderse de vista para mejorar los resultados en las entidades es la claridad en la información que presentan la autoridades

Las estadísticas oficiales no incluyen a las 26,000 personas que se han reportado como desaparecidas desde 2007. “Las investigaciones independientes sugieren que aproximadamente 9% de las desapariciones reportadas están vinculadas a autoridades o grupos que operan en colusión con estas”, dice el índice.

El Índice de Paz México se compone de una medición de los niveles de paz entre 2003 y 2015 que busca alcanzar una mayor comprensión de las tendencias, patrones y factores que impulsan la pacificación en México, además de destacar los beneficios económicos derivados de una sociedad más pacífica. Este estudio forma parte de otros índices similares que se realizan en Estados Unidos y Reino Unido.

El Instituto for Economics and Peace es una institución independiente, apartidista y sin fines de lucro que trabaja con asociaciones y gobiernos con el fin de cuantificar el impacto económico de los indicadores de paz.

Patricia de Obseso insiste en que aún hay camino por delante para lograr las entidades sean más pacíficas. Hoy, es muy pronto para dar tendencia definitiva, pero sí sabe que la inversión para un mejor acceso a la justicia puede hacer la diferencia.

Relacionadas

Comentarios