ActualidadHistorias

CDMX en bici: rápida, no contamina, pero arriesgas la vida

Aunque no lo creas, resultó ser el segundo transporte más rápido, sin embargo, si circulas fuera del centro de la ciudad es altamente peligroso. Te contamos nuestra experiencia en bici por la ciudad.

04-04-2016, 9:39:21 PM
Darinka Rodríguez

Nota del editor: El equipo de Alto Nivel realizó el mismo recorrido, a la misma hora, en cuatro transportes distintos. Te contamos nuestra experiencia en auto, bicicleta, microbús y MetroCada ejercicio fue videograbado de principio a fin y lo puedes ver en time-lapse.

En sólo cinco años, más de 1,636 ciclistas en México encontraron la muerte rodando en la calle: bajo esa premisa tomé mi bicicleta a las ocho de la mañana, una de las llamadas “hora pico”, en la que todos los transeúntes buscan llegar a tiempo, sea como sea, a sus lugares de trabajo, escuelas y citas.

Estoy sobre el Eje 3 Oriente, en la delegación Iztapalapa, y mi objetivo es llegar al centro de la Ciudad de México, un trayecto que forma parte del recorrido que más habitantes realizan en la ciudad, según la Encuesta Origen Destino de 2007. En total, más de 700 mil personas (más de la mitad de los habitantes de la demarcación) se transportan al centro de la ciudad. Al ser la delegación con mayor cantidad de habitantes, es también la delegación que más viajeros tiene todos los días.

Declaro que soy una ciclista frecuente: llevo ya unos ocho años transportándome en bicicleta a innumerables lugares y he realizado trayectos de hasta 20 kilómetros de manera cotidiana, pero jamás lo había hecho en “hora pico” por cuestiones de seguridad y decidí tomar el reto como parte de un ejercicio de movilidad en Alto Nivel.

Por esa razón, una pregunta no dejaba de rondarme la cabeza: ¿cómo viajaría una persona que no se traslada de manera habitual en bicicleta y que de pronto dejará de circular diariamente gracias a las nuevas disposiciones del Hoy No Circula?

Tan cerca de los autos y tan lejos de Waze

Para llevar a cabo el trayecto, escogí la ruta más amigable para la bicicleta, es decir, que no tuviera puentes, que no fueran vías primarias como Circuito Interior o el Viaducto Río de la Piedad y que fueran un poco menos saturadas que las avenidas principales, insisto, por cuestiones de seguridad. Una ruta que Waze y otras aplicaciones no toman en cuenta para trayectos en bici.

Salir de la colonia Escuadrón 201 fue sencillo, ya que hablábamos de vías locales; lo complicado empezó cuando me enfilé por el Eje 2 Oriente Calzada de la Viga y empecé a sortear el transporte público subiendo pasaje, los autos estacionados en doble fila y los peatones intentando cruzar a mitad de calle: todos con prisa, todos queriendo moverse.

De acuerdo con el estudio “Más ciclistas, más seguros: Guía de intervenciones para la prevención de lesiones en ciclistas” elaborado por la Comisión Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra) y el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), 12 por ciento de las lesiones no fatales en accidentes viales fueron protagonizadas por ciclistas.

“Uno de los retos para la bicicleta como medio de transporte es que haya vialidades seguras, actualmente se tiene la impresión de que andar en bici por la calle es peligroso”, indicó Xavier Treviño, integrante del ITDP.

Más adelante, luego de cruzar Viaducto encontré señalización para bicicletas y finalmente, una ciclovía. Eso hizo el trayecto más sencillo y pude encontrarme con otros ciclistas.

¿Y las ciclovías?

Pero hasta ese momento, lo peor no había pasado: llegando a Fray Servando Teresa de Mier, una veintena de motociclistas intentaba rebasar a cualquier otro vehículo que pasara mientras que el transporte público y los peatones cruzando a mitad de calle se duplicaron, complicando el trayecto.

Al arribar a la calle de Topacio, una vialidad estrecha pero altamente transitada, la cantidad de vehículos se hizo tal que me fue imposible pasar entre los autos, una de las bondades de la bicicleta y la motocicleta al ser vehículos de dos ruedas. Esperaba poder pasar por el extremo derecho de la calle sin tener que subirme a la banqueta, dado que está prohibido por el Nuevo Reglamento de Tránsito de la CDMX.

No lo hice, pero detrás de mí un importante número de motociclistas hacía sonar su motor y, a la menor provocación, pasaban muy cerca de mí para rebasarme sin miramientos: a lo largo de esa calle (unos 800 metros, aproximadamente), sentí por primera vez que una pequeña equivocación podía costarme un choque con un motociclista o peor, con un camión. 

El final de mi trayecto fue lo más sencillo, ya que tanto Avenida Pino Suárez como 20 de Noviembre cuentan con una ciclovía funcional que facilita el trayecto a las bicicletas.

De acuerdo con la Secretaría de Movilidad y la Secretaría de Medio Ambiente de la CDMX, al día se realizan unos 95 mil viajes en bicicleta, la mayoría de ellos en trayectos entre 0 y 5 kilómetros, mientras que más de la mitad de la población realiza viajes de más de 30 kilómetros para llegar a sus centros de trabajo.

42 minutos y 12 kilómetros después llegué a mi destino, el Zócalo de la Ciudad de México. La experiencia y las cifras seguían siendo desalentadoras: ¿cómo lograr hacer recorridos en bici cuando sigue siendo peligroso? ¿Cómo dejar el auto cuando sigue siendo un medio cómodo que, sin embargo, contamina?

“Hace falta una política pública de transporte que desincentive el uso del automóvil y que privilegie el transporte público y la intermodalidad, porque está en juego no sólo el tránsito sino la salud de los habitantes” concluyó Treviño.

Bicicleta: Segundo lugar de cuatro transportes. ¿Cómo le fue a los demás? Entra a nuestro micrositioUn día sin auto: 4 formas de sobrevivir a la ciudad del caos

*Los recorridos para este ejercicio se realizaron el 31 de marzo y 1 de abril de 2016.

Relacionadas

Comentarios