A Fondo

3 visiones sobre el futuro de Pemex… si es que lo tiene

PORTADA: Pésimo negocio en medio de una coyuntura internacional de precios deprimidos del petróleo, Pemex es una empresa quebrada que pierde dinero todos los días. ¿Qué hacer con ella?

30-03-2016, 5:23:20 PM
3 visiones sobre el futuro de Pemex… si es que lo tiene
Jorge Arturo Monjarás

Alguien debe arreglar a Petróleos Mexicanos (Pemex), pero nadie se anima a tocar sus principales problemas: el sindicato y su gobierno corporativo. ¿Cómo mejorar la eficiencia de Pemex sin reducir su nómina? ¿Cómo asociarlo con terceros sin transparencia en su administración? ¿Cómo pagará sus deudas si su producción disminuye anualmente?

La reforma energética no plantea claramente cómo transformar un gigante ineficiente, atacado por la corrupción y profundamente endeudado, en una empresa eficiente y productiva.

Los expertos opinan cosas diversas sobre qué hacer con esta empresa: desde ayudarla a bien morir, hasta iniciar una cirugía mayor ahora.

Golpes externos, errores internos

Pemex reportó en 2015 uno de los peores años de su historia, con una baja de 26.5% en sus ventas totales, para totalizar 1.16 billones de pesos (bdp). Es cierto, los grandes responsables de esta situación fueron la baja en los precios promedio del petróleo (para diciembre la mezcla nacional rondaba los 30 dólares por barril) y las pérdidas cambiarias, con un dólar a 17.23 pesos en el mercado spot al 31 de diciembre.

Pero cuando baja la marea se ve quién andaba desnudo. Después de pregonar por años que su precio de producción de crudo rondaba los 9 dpb, Pemex aceptó que, contando comercialización, este sube a cerca de 25 dólares. Es decir, cualquier proyecto que implique un costo mayor resulta inviable.

Por esta misma razón, el rendimiento de operación de la empresa ascendió apenas a 98,136 mdp, 84.1% menos que el año anterior. Su margen operativo, por tanto, ascendió a únicamente 8.4%.

Con estos números, no resulta extraño que los costos financieros y el efecto cambiario metieran a la empresa de lleno en los números rojos. Así, su pérdida antes de impuestos y derechos fue de 128,375 mdp, cuando en un año normal, como 2014, había resultado positivo por 480,000 millones.

Un muy mal negocio

Luego viene lo inaudito. Sin importar el resultado de la empresa, el gobierno se encarga de cobrarle impuestos y derechos por 393,232 mdp. El resultado es una pérdida neta por 432,533 millones. ¿La única buena noticia? La negociación de un nuevo esquema de pensiones con el sindicato petrolero se reflejó este año en una “ganancia” actuarial por beneficios a empleados por 78,557 millones de pesos. Así, las pérdidas no fueran tan profundas como en 2014.

Sin embargo, lo que alarma es que esta vez los números rojos vienen desde muy arriba en la hoja de balance. En corto: de los números de Pemex se desprende que resulta muy mal negocio con un barril a 30 dólares; tanto que no podría sostener por sí misma su alto endeudamiento, ni siquiera con la renegociación de las pensiones de su sindicato.

¿Qué hacer con Pemex entonces? En el texto de portada de la edición de abril de la revista Alto Nivel se habla de tres posibles caminos para Pemex:

1. Cerrarla o venderla

2. Llevarla a cotizar en la bolsa de valores

3. Reducirla para hacerla eficiente

Cerrar, modernizarse o achicarse, son tres opciones para los siguientes años. Lo que es un hecho es que el peor camino que se podría tomar es el de no hacer nada.

*Lee a detalle en qué consisten los tres posibles caminos que le quedan a Pemex para su futuro en la edición de abril de la revista Alto Nivel. Busca tu ejemplar a partir de los primeros días de abril en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital. Sigue nuestra conversación en Twitter y Facebook.

Relacionadas

Comentarios