A Fondo

Veracruz: las deudas pendientes de Javier Duarte

El desprestigio de la actual gestión pone en riesgo el triunfo electoral del PRI en una entidad endeudada, donde reinan la pobreza, la violencia, la impunidad y la corrupción.

30-03-2016, 9:58:22 AM
Veracruz: las deudas pendientes de Javier Duarte
Elena Michel

Nota del editor: Este texto forma parte de un serial en el que analizaremos estado por estado cuáles son las principales cifras económicas y cuáles son los retos a los que se enfrentan las 12 entidades en donde habrá elecciones el próximo 5 de junio. (Lee aquí Puebla). Espera las siguientes entregas en los próximos días. 

La noche del jueves 3 de marzo, apenas un mes antes del inicio de las campañas electorales, el gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa (PRI), se reunió con el secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en la Ciudad de México para exponer el avance de la investigación por la desaparición de cinco jóvenes en Tierra Blanca, y en la que están involucrados elementos de la policía estatal.

El sudor escurrió por sus sienes hasta llegar al rictus apretado que mantuvo en aquel encuentro en donde se comprometió a depurar los cuerpos de seguridad locales, relata uno de los asistentes a esa reunión, quien pide reservar su nombre.

La desaparición de estos jóvenes agravó el descrédito del gobierno de Duarte, que incluye los señalamientos de distintas organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales por el asesinato de 19 periodistas en la entidad y las irregularidades en las finanzas públicas detectadas por la Auditoría Superior de la Federación.

Sobreendeudamiento, violencia, pobreza, impunidad y corrupción, son las críticas que la gestión de Duarte recibe por parte de la oposición.

Previo a esa reunión, el presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, tomó distancia por primera vez del gobernador y lo emplazó públicamente a rendir cuentas ante los reclamos sobre corrupción que enfrenta: “Javier Duarte deberá de estar presentando, obviamente, cuentas concretas y verdaderas a los veracruzanos”, sentenció el pasado 23 de febrero.

Para el tricolor ya no es fácil defender a Duarte. En juego está un padrón electoral de 6 millones 758 mil 168 personas, lo que equivale al 8.14% de la población nacional en edad de votar.

A un complicado escenario político se suma la pobreza del estado. De acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en Veracruz 67 por ciento de su población está en situación de pobreza y precariedad. Mientras, el promedio de escolaridad es de segundo año de secundaria.

Estado quebrado

“La corrupción y la impunidad le ha dado en ‘la madre’ a todo en Veracruz”, resume para Alto Nivel Juan Bueno Torio, ex militante del PAN que hoy busca la gubernatura del estado por la vía de candidato independiente.

De acuerdo con el Índice Global de Impunidad México (igi-MEX 2016), que elaboró el Centro de Estudios sobre la Impunidad y Justicia y el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de la Universidad de las Américas en Puebla, Veracruz es una de las 10 entidades del país con un “grado de impunidad muy alto”.

En materia de seguridad, por ejemplo, “la cifra negra que se registra en la entidad es de 91.6%. Lo cual indica, al igual que el valor promedio nacional, que la mayor parte de los delitos que se cometen en Veracruz no son denunciados ante las autoridades”,  establece el reporte.

“En Veracruz tenemos problemas porque existe una gran impunidad. Nadie es llamado a cuentas y nadie es responsable de la desgracia que vivimos en Veracruz. Defino la corrupción como el hilo conductor del resto de los problemas que enfrentamos. Por corrupción hay inseguridad; por corrupción no hay desempleo; no hay calidad en la educación ni nueva infraestructura. Es la corrupción el principal problema del estado”, considera Bueno Torio.

En la entidad se registraron como candidatos a gobernador el senador con licencia Héctor Yunes Landa (PRI, PVEM, PANAL,AVE-Cardenista); el diputado federal con licencia, Miguel Ángel Yunes Linares, impulsado por una alianza del PAN-PRD; Cuitláhuac García Jiménez, de Morena; Alba Leonila Méndez, del PT, y dos candidatos independientes con pasado perredista y panista,  Elías Miguel Moreno Brizuela y Juan Bueno Torio, respectivamente.

La deuda reconocida del estado es de más de 45 mil millones de pesos, dice el investigador Rafael Arias Hernández, integrante del Instituto de Investigaciones y Estudios Superiores Económicos y Sociales de la Universidad Veracruzana (UV), pero explica que la cifra se eleva casi al doble al considerar los pasivos con proveedores e instituciones que no reciben recursos, como la máxima casa de estudios de la entidad.

Para el especialista, la conclusión es simple y llana: “Hay una incapacidad para atender las necesidades incluso básicas, simple y sencillamente porque no tiene flujo, y Veracruz esta padeciendo un gobierno estatal que técnicamente podría decirse que está en quiebra.”

El candidato a la gubernatura de Morena, Cuitlahuac Jiménez, considera que un foco rojo en la entidad es la violencia y el auge del crimen organizado: “En mis recorridos y mientras ayudamos a buscar a los jóvenes desaparecidos de Tierra Blanca, han aparecido otras fosas, eso significa que la Secretaría de Seguridad Pública estatal no hace su trabajo.”

Veracruz en cifras

• PIB anual creció 0.17% en 2014

• PIB: 676,265 millones de pesos (valores constantes a precios de 2008)

• Representa el 5.09% del PIB nacional

• Empleos: 1,626 nuevos puestos en 2015 (asegurados en el IMSS)

• Tasa de desempleo 3.56% (enero 2016)

• Deuda: 45,879.80 millones de pesos (hasta el cuarto trimestre de 2015)

Relacionadas

Comentarios