A Fondo

¿Qué riesgos supone la nueva constitución de la CDMX?

La Ciudad de México tendrá su primera constitución, sin embargo, este paso puede limitar algunos derechos que el resto del país no tiene. Te explicamos cómo será el proceso.

29-03-2016, 3:13:57 PM
¿Qué riesgos supone la nueva constitución de la CDMX?
Darinka Rodríguez

Luego de la Reforma Política en la capital de México, una Asamblea Constituyente se prepara para la redacción de una nueva Constitución, se le dirá adiós al Distrito Federal y se le dará la bienvenida a la nueva Ciudad de México bajo un nuevo paradigma legal para sus ciudadanos.

Sin embargo, existen algunas “victorias” ciudadanas que podrían estar en riesgo al redactarse una nueva carta magna, según indicaron especialistas consultados por Alto Nivel. 

Esthela Damián Peralta, coordinadora del patrtido Movimiento Ciudadano en la capital, asegura en entrevista que varios partidos políticos han presentado inquietudes; de manera particular el Partido Acción Nacional (PAN) en torno a no proceder en contra de lo que jurídicamente ya tuvo sentencia definitiva por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

“Debe quedar agotado cualquier tema en torno al aborto o de matrimonios entre personas del mismo sexo, por ejemplo, porque ya hay sentencias definitivas por parte de la SCJN”, señala.

La Asamblea Constituyente estará integrada por 100 legisladores. 60 serán elegidos por los ciudadanos mediante voto directo, 14 serán senadores, 14 diputados federales, 6 serán elegidos por el presidente de la República y 6 por el Jefe de Gobierno capitalino.

De acuerdo con el Instituto Nacional Electoral (INE), hasta el momento se han registrado 10 candidatos independientes de un total de 75 manifestaciones de interés. Para contar con su registro deben recabar el respaldo de 73 mil 792 votantes y solicitar su registro a las autoridades electorales antes del 5 de abril.

Por su parte, los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional (PRI),  de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) difundieron las listas con los candidatos que buscarán redactar la constitución.

Algunos personajes no cuentan con una trayectoria política, pero gozan de reconocimiento público por ser periodistas, actores o activistas. El PRD, por ejemplo, encabezó su planilla con Katia D’Artigues, periodista y columnista, mientras que Morena postuló varios actores como Bruno Bichir, Héctor Bonilla y Damián Alcázar. 

La base de la constitución, ¿desde cero? 

Sergio Bárcena, Director de la carrera de Derecho del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México asegura que lo primero que se tiene que tomar en cuenta son principios y preceptos fundamentales como libertad e igualdad así como las relaciones entre individuos y el Estado, siendo la Carta Magna de México un primer ‘patrón’ para su redacción. 

“El referente más importante es la Constitución General de los Estados Unidos Mexicanos, no puede haber un solo elemento o una constitución local que contravenga o entre en contradicción con la constitución general”, dice.

Los logros obtenidos en materia de Derechos Humanos deben ser pieza central en la redacción del primer borrador. Roberto Fernández del Valle, socio de la firma de abogados Santamarina y Steta y experto en temas constitucionales recordó que en 2011 de hizo una reforma constitucional que sienta un precedente en la materia.

“Toda aquella regulación que se pretenda hacer en materia de derechos humanos debe hacerse bajo el principio de progresividad, es decir, puedes ampliar la protección establecida en la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos pero no se puede limitar”, explica.

Por su parte, Ímer Flores Mendoza, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, afirma que ya hay ciertas ‘conquistas’ de derechos humanos que progresivamente se han ejercido en la CDMX como la interrupción legal del embarazo, la posibilidad de adoptar y la unión legal entre personas del mismo sexo.

“Deben quedar asentadas porque son cosas que ya tenemos y que no se deben de echar para atrás”, precisó.

Alcaldías, ¿la nueva burocracia?

De acuerdo al Decreto publicado en enero de 2016, las figura de alcaldías sustituirá a las actuales delegaciones del Distrito Federal y será un tema que debe de analizarse para no crear entidades que entorpezcan los trámites administrativos.

Flores Mendoza, indicó que las alcaldías deben quedar reguladas mediante concejales que designen y complementen acciones, o bien, un esquema cabildo similar a lo que hacen los ayuntamientos de los municipios del país.

“Las delegaciones hoy en día ya tienen una carga burocrática y lo que se hace es un órgano colegiado en que los concejales toman decisiones con una cabeza que será el alcalde pero eventualmente se necesitan buenos diseños para que funcionen de manera adecuada”, dice. 

Un estudio de 2013 de la firma Consultores Internacionales indicaba que en México el número de burócratas ronda los ocho millones de personas, mientras que en Venezuela y Argentina están cerca de los tres millones y el gasto administrativo había crecido más de 140 por ciento en dos sexenios.

“No podemos hablar de forma anticipada de una carga de burocracia; hay que esperar a los resultados que arroje la nueva constitución y ver a través de ello la integración de los cuerpos vinculados al gobierno de la Ciudad de México como el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal”, concluye del Valle.

Relacionadas

Comentarios