A Fondo

Redes y política: el #tuit quiere defender la democracia

Las redes se han convertido en el enemigo de los políticos en México, un espacio que deja fuera el aplauso fácil, el clientelismo y las prácticas antidemocráticas.

28-03-2016, 1:07:44 PM
Redes y política: el #tuit quiere defender la democracia
William Turner M.

Marzo fue un mes muy ‘viral’ en México. No por el Zika o el Chikungunya, sino por todos los acontecimientos que fueron tendencia en las redes sociales.

Desde Arne aus den Ruthen y su Periscope, el caso de la periodista Andrea Noel, el #LordFerrari o los políticos en el metro por la contingencia ambiental en la Ciudad de México. Todos ellos nos dejan ver que las redes sociales han estado presentes para influir en la configuración de la agenda política y mediática.

Te recomendamos leer: Arne aus den Ruthen, la política en tiempos de Persicope 

Y es que los ciudadanos han ido apropiándose de las redes sociales como un medio para mostrar su frustración y desencanto con la democracia y sus instituciones.

“Los ciudadanos descubrieron las posibilidades de denuncia y de capacidad de influir en los temas de la agenda con las redes sociales. A los políticos y medios tradicionales nos les queda más que retomarlos”, señala María Elena Meneses, analista del Tecnológico de Monterrey.

En México, el 37% de los ciudadanos dice estar “nada satisfecho” con la democracia, según el estudio de opinión 2015 de Latinobarómetro. Apenas el 3.8 dice, por el contrario, estar “muy satisfecho” con el sistema democrático. 

Pero México no es el único país en el que las redes sociales han sido vehículo para la denuncia y logrado influir en la esfera política para dejar en evidencia las malas prácticas de los gobernantes.

“Las redes sociales en América Latina se han convertido en un contrapoder, en un medio efectivo para pedir rendición de cuentas y transparencia”, agrega María Elena Meneses.

Basta con ir unas semanas atrás para conocer las declaraciones de Evo Morales, quien ante su fracaso en la votación para modificar la Constitución boliviana para lograr una cuarta reelección, enfurecido dijo que todo había sido culpa de las redes sociales. 

“Las redes sociales son como si todo se fuese por la alcantarilla”, dijo Evo al diario El País luego de su derrota, que le impedirá volver a presentarse a las elecciones presidenciales de 2019. 

Para Morales poco importa el escándalo que salió a la luz hace poco que involucra a su amante, Gabriela Zapata, y los beneficios por parte del gobierno boliviano que recibieron empresas que tenían cercanía con ella.

Ni le parece relevante que el 51.3% de sus ciudadanos hayan votado por el ‘No’ para buscar su cuarta reelección, un nivel bajo comparado con el 61% de sufragios que recibió apenas hace año y medio en las elecciones presidenciales para su tercer mandato.

Voces independientes

Las pasadas elecciones de 2015 marcaron la llegada de las candidaturas independientes con dos casos emblemáticos: Pedro Kumamoto en el Congreso de Jalisco y Jaime Rodríguez, el Bronco, quien ganó la gubernatura de Nuevo León. 

Ambos dijeron que sin las redes sociales no estarían en el lugar que hoy ocupan. Y quienes buscan cambiar el estilo de la política por la vía independiente saben que serán herramientas indispensables para incentivar la participación de los ciudadanos

“Sí veo un cambio en los jóvenes por las redes sociales. Ahora se han reducido los costos de la participación activa. Han visto que ya no necesariamente tienen que asistir a mítines o eventos para estar en el debate. He visto más prendidas las discusiones en el mundo digital que en los eventos de la vida real”, señala Gabriela Alarcón, que forma parte del movimiento #TúConstituyente.

#TúConstituyente necesita reunir unas 74,000 firmas en la Ciudad de México para lograr la postulación de cinco candidatos independientes a diputados constituyentes. Estos independientes buscan ser parte de los 100 diputados que redactarán la nueva Constitución de la ciudad, que debe estar lista el 31 de enero de 2017.

Para llegar a una audiencia más activa y participativa en redes sociales han organizado eventos que son poco convencionales en procesos electorales, como el Mezcaltón, en donde invitaban un trago a los que se sumaran a discusión y apoyaran con su firma, u organizando firmatones en lugares de moda como el Cine Tonalá, en la colonia Condesa.

“Nosotros no le tenemos miedo a las redes sociales porque somos auténticos y no tenemos compromisos. Ante las críticas que recibimos en redes sociales, cada uno de nosotros sabe defender nuestra propuesta. Y no nos da miedo perder votos por mostrar cuáles son nuestras posturas”, aclara Gabriela Alarcón.

Con 13 estados de México que van a elecciones este 2016, entre los que 12 eligen a gobernador, tal vez veamos más independientes tratando de llegar a un puesto de elección popular, e inevitablemente tendrán que acercarse a las redes sociales. Ahí podrán demostrar su carácter como candidatos independientes.

“Los políticos convencionales le tienen miedo a las redes sociales. No las soportaban porque significa tener que escuchar las voces adversas. Las redes se han convertido en el enemigo de los políticos, tan acostumbrados al aplauso fácil, al clientelismo y a las prácticas antidemocráticas”, subraya Meneses, del Tec de Monterrey.

Además de constituir como un foro de libertad, para muchos ciudadanos representa un primer acercamiento al ejercicio político y participativo. Lo que para algunos es el ‘activismo de sofa’, por la creencia de que muchos solo publican en redes sociales pero no concretan nada en el mundo real, para otros tantos fue la puerta de entrada para involucrarse en protestas o movimientos civiles de diversos tipos.

Meneses concluye que: “las redes sociales tienen la posibilidad de inaugurar vías de cambio político. No necesariamente la inconformidad se queda en un tuit o en el iPhone, permite poner temas en la agenda que de otra manera no lograrían estar en el debate público”. 

Relacionadas

Comentarios