'; Alto Nivel
Estilo de VidaHistorias

Cocina artesanal, un fragmento de arte en un bocado

Los alimentos artesanales tienen relación con la idea de separar lo común de lo extraordinario. Por ello, el consumidor previlegia la tendencia artesanal en la elaboración de cervezas, quesos, café, té, pan, chocolate y hasta mezcal.

23-03-2016, 2:45:55 PM
Cocina artesanal, un fragmento de arte en un bocado
Ricardo Gabriel

Hoy en día, los alimentos hechos mediante técnicas artesanales suelen ser los preferidos de las nuevas generaciones. Aquellas que están en busca de lo auténtico, de regresar al origen de cada uno de los procesos y de los métodos tradicionales para acercarse lo más posible a la versión pura de cualquier platillo.

Consumir alimentos artesanales tiene que ver con la idea de separar lo común de lo extraordinario. Con esta visión, es valorada en mayor medida la dedicación que se tiene en la elaboración de cada uno de aquellos productos, donde todos los procesos son manuales y cada uno es cocinado con dedicación.

De ahí las tendencias que observamos sobre las cervezas, quesos, café, té, pan, chocolate y hasta mezcal, elaborados con técnicas ancestrales, que hacen sentir especial y hasta privilegiado a aquel que las adquiere, consume y disfruta por tratarse de un producto hecho con ingredientes naturales, donde han sido invertidos tiempo y esmero.

De igual forma que cada pieza de algún objeto de decoración que se encuentra en alguna tienda de “souvenirs”, los platillos auténticamente artesanales son aquellos en los que el chef o panadero puso un trozo de su vida y una buena dosis de cuidado para obtener una pieza única que se ofrecerá al consumidor final.

Un caso muy emblemático es el del pan, con la elaboración a mano, el uso de levaduras naturales y sin conservadores que prima ahora sobre cualquier producción en serie, con el fin de llegar a los estándares de calidad que busca el comensal actual, aquel que está consciente de cada uno de los ingredientes que lleva a su boca.

En Pane En Vía realizamos un estudio que nos arrojó datos sobre los consumidores de entre 27 y 38 años, quienes tienen mayor preferencia por el pan artesanal.

La tendencia que privilegia el consumo de este tipo de productos, concretamente por el pan artesanal o aquellos elaborados con harinas integrales, se dio a principios del siglo XXI, cuando la sociedad tomó mayor conciencia sobre los beneficios que el consumo de fibra significa para una mejor digestión.

Regresar a los procesos antiguos en la elaboración de productos tiene que ver no sólo con la búsqueda de un mayor número de nutrientes, sino de sabores y texturas. En el caso de la preparación de platillos está implicado el uso de productos de temporada para aprovechar su mejor estado y presentación.

Desde hace milenios, la historia de la gastronomía da testimonio de la gran función que ha sido alimentar a la sociedad. Sin embargo, como seres sociales le damos un significado y hasta una forma de expresión artística donde no sólo los ingredientes, sino cada componente del ritual donde se consumen es determinante.

La comida artesanal o aquella que se realiza mediante técnicas tradicional, tiene la gran tarea de conservar técnicas ancestrales, continuar aprendiendo de ellas y a su vez difundir la riqueza de sus sabores y su mundo de experiencias que van más allá del paladar, aquellas que recuerdan la infancia, los viajes o la historia de una nación.

Se requiere de personas donde la pasión por su trabajo vaya de la mano de su gusto por los procesos tradicionales, ya que sólo así se logrará el rescate de las técnicas antiguas para atraerlos hacia el presente y de esa forma degustar sabores auténticos y disfrutar de esa forma el regreso a los orígenes de cada uno de los platillos.

El comensal actual conoce y es consciente de cada los ingredientes con los que fue preparado cada platillo, esa es su forma de disfrutar los alimentos. Ve en cada bocado la posibilidad de llevarse a la boca el fragmento de una obra de arte.

Ricardo Gabriel es experto en dirección de negocios de la industria restaurantera y se ha especializado desde su experiencia profesional en revolucionar el servicio de envío de comida preparada a domicilio. En la actualidad, es director general y fundador de Pane En Vía, empresa con 15 sucursales y 20 años de presencia en el Distrito Federal y Área Metropolitana.

 

Relacionadas

Comentarios