A Fondo

Obama en Cuba y el discurso del socialismo del siglo XXI

Con esta visita a la tierra de Fidel Castro, 57 años después de la revolución, Obama hace gala de la diplomacia como forma de resolver conflictos en el ámbito internacional.

21-03-2016, 1:58:04 AM
Obama en Cuba y el discurso del socialismo del siglo XXI
Santiago Betancourt

Barack Obama llegó este domingo a Cuba para realizar la primer visita de un presidente estadounidense a la isla desde 1928. La relación entre estos dos países está marcada por Fidel Castro, la Guerra Fría, el antiguo bloque soviético y el embargo impuesto por la administración del presidente John F. Kennedy. Ahora, Cuba busca regresar al mundo, y envía señales de cómo debe vivirse el socialismo en el siglo XXI.

Esta visita y la apertura benefician a ambos países, “no excluvisamente  Estados Unidos, o exclusivamente a Cuba”, apunta la Dra. Iliana Rodríguez Santibáñez, Directora del Departamento de Derecho del Tec de Monterrey Campus Ciudad de México. “Es un impacto positivo para los inversionistas alrededor del mundo”.

Mientras Bernie Sanders y Donald Trump emiten discursos en contra de la globalización y hablan de “regresar los empleos a América” en sus campañas por la presidencia, el país del Son y el Guaguancó busca acercarse a Estados Unidos.

En 2013, las principales exportaciones de la isla fueron: azúcar, refinado de crudo y tabaco, entre otras materias primas. Y los destinos principales de estos productos: China, Venezuela y España, de acuerdo a datos del Observatorio de Complejidad Económica del MIT Media Lab.

La apertura obligará a otros estados a competir con Cuba, explica  la Dra. Iliana Rodríguez, “a elevar sus estándares de competitividad en aras de generar un mercado mucho más positivo para los consumidores. Además existe un juego geopolítico interesante si se considera que América Latina se ha convertido también en un objetivo de China”. El país asiático es también el principal proveedor de importaciones cubanas.

Se jugará, además, un partido de béisbol entre los Rays de Tampa Bay y la Selección Nacional de Cuba, sin dejar exentos los recorridos históricos por La Habana. “Tiene un objetivo totalmente simbólico, le va a dar a la presidencia de Barack Obama un elemento de trascendencia”, asegura Ricardo Robles, consultor en comunicación política.

Al recibir a Obama en La Habana, Cuba envía una señal muy importante de modernización del socialismo, explica la Dra. Iliana Rodríguez, “Manda un mensaje a los estados que mantienen este socialismo del siglo XXI como Venezuela o Bolivia”. Un mensaje de diversificación. Tras el anuncio de Obama de reiniciar las relaciones, aeorlíneas y empresas hoteleras han anunciado su interés de expandir sus negocios al país caribeño. 

Para levantar el embargo, aún falta aprobación del Congreso, actualmente controlado por los republicanos en Washington. Por ello, esta visita de Obama también tendrá impacto en el proceso electoral, explican los analistas. El presidente no. 44 de Estados Unidos deja pendiente al próximo ocupante de la Casa Blanca darle seguimiento a esta relación.

“Si llegan los demócratas, es muy probable que la relación continue”, pero en caso de que los republicanos recuperaran la presidencia este acercamiento se vuelve más incierto, explica la Dra. Iliana Rodríguez. Y no solo con Cuba, los republicanos, entre ellos el senador de origen cubano y ex candidato presidencial Marco Rubio, han retrasado por meses el nombramiento del embajador para México.

“Obama está dejando una imagen de un gran estadista y conciliador”, añade Ricardo Robles, quien se especializa en temas de liderazgo. “Sobre todo en una contienda que ha visto dos candidatos de ascendencia cubana, Cruz y Rubio”. Sanders y Clinton, del lado demócrata, han mostrado su interés por continuar fortaleciendo el vínculo con Raúl Castro o su sucesor, que se espera sea elegido en 2018.

Hay una diferencia entre un presidente y un jefe de estado, marcada por la magnitud de sus acciones, añade la Dra. Iliana Rodríguez. “Un jefe de estado deja un legado trascendental a su pueblo”, y con esta visita a la tierra de Fidel Castro, 57 años después de la revolución, Obama hace gala de la diplomacia como forma de resolver conflictos en el ámbito internacional.

Obama dejará la isla el martes y viajará a Argentina, otro país que vuelve a acercarse a Estados Unidos después de un cambio de régimen. Tras la salida de Cristina Fernández, el presidente de derecha, Mauricio Macri, ha renegociado con “los fondos buitres” la deuda que marcó los últimos años del Kirchnerismo.

Relacionadas

Comentarios