'; Alto Nivel
ActualidadHistorias

Lula se protege y acepta ser jefe de gabinete de Rousseff

El expresidente brasileño, investigado por corrupción, se convertirá en el jefe de gabinete de la actual presidenta, quien enfrenta una crisis política.

16-03-2016, 10:08:48 AM
Lula se protege y acepta ser jefe de gabinete de Rousseff
Reuters

La presidenta brasileña Dilma Rousseff designará a su antecesor Luiz Inacio Lula da Silva como jefe de gabinete, dijo el miércoles un líder oficialista en el Congreso, una iniciativa que le ofrece algo de protección de una investigación por corrupción, por fraude y lavado de dinero.

La designación permitiría también que Lula ayude a Rousseff en sus intentos por manejar una crisis política.

El líder del gobierno en la cámara baja del Congreso, Jose Guimaraes del Partido de los Trabajadores, dijo en Twitter que Lula se convertirá en el principal asesor de Rousseff.



El líder del Partido de los Trabajadores (PT) en la Cámara de Diputados, Afonso Florence, en declaraciones a los periodistas, también confirmó la decisión.

El real brasileña extendía su declive frente al dólar por la noticia del retorno del ex presidente de izquierda al palacio presidencial para ayudar a Rousseff, que se está defendiendo de los intentos por impugnarla.

Rousseff busca defender su gobierno en medio de una tormenta de acusaciones de corrupción que amenazan su gestión. Nombrar al carismático Lula en su gabinete podría ayudarla a mantener unida a su coalición y evitar una impugnación frente al Congreso.

El retorno de Lula a Brasilia fue opacado por una serie de nuevas acusaciones por parte del senador Delcídio do Amaral, un cercano aliado del Partido de los Trabajadores del ex presidente hasta su arresto el año pasado.

En testimonio bajo acuerdo judicial, Amaral dijo que Rousseff estaba al tanto de un esquema de corrupción en la compañía estatal brasileña Petrobras y que uno de sus ministros había tratado de comprar su silencio.

La popularidad de Rousseff se ha desplomado, golpeada por la peor recesión económica desde la Gran Depresión y por el alcance de la investigación por corrupción enfocada en Petrobras.

Más de un millón de personas marcharon en protestas en Brasil el domingo pidiendo un juicio político contra Rousseff.

Relacionadas

Comentarios